Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ramón Puerta: “Los que se portan mal son muy poquitos”

El embajador de Argentina en España sostiene que los ultras no serán problema y que hay que ver el lado positivo de que la final de la Libertadores se juegue en Madrid

El embajador de Argentina, Ramón Puerta, durante la entrevista en las instalaciones de EL PAÍS.
El embajador de Argentina, Ramón Puerta, durante la entrevista en las instalaciones de EL PAÍS. EL PAÍS

El representante oficial de Argentina en España es el embajador Ramón Puerta (Apóstoles, Misiones, 1951), ingeniero, empresario de la yerba mate, presidente fugaz de la República en el caos institucional de 2001, y amigo de universidad del presidente, Mauricio Macri, con quien jugaba al fútbol en aquellos primeros tiempos de su amistad. Estos días previos al partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores que se jugará en el Santiago Bernabéu es también uno de los hombres más requeridos de Madrid.

Pregunta. ¿Cuántas entradas le han pedido para la final del domingo?

Respuesta. Incontables, te diría. Pero se van canalizando por distintos modelos de venta: Boca, River, Conmebol, Real Madrid… Me han pedido apenas se dio la noticia.

P. ¿Cuántos argentinos vendrán a Madrid para la final?

R. Las líneas aéreas tienen todos los pasajes vendidos, no solo desde Buenos Aires, sino desde las capitales que están alrededor de Buenos Aires. Han programado nuevos vuelos. Una de ellas me dijo dos vuelos más, interpreto que por día. Somos muchos los argentinos que estamos en España y son muchos los que van a venir. Y hay argentinos que viven en otros lugares de Europa que también van a estar.

P. ¿Baraja una cifra?

R. ¿De cuántos van a venir? No, pero somos 350.000 argentinos que la embajada tiene registrados en España. A eso hay que agregar los que no están registrados, así que hay bastantes. Es difícil de estimar. Van a venir toda la capacidad de transporte que haya. La voluntad de venir a ver es increíble.

P. Estos días se ha dicho mucho en Argentina que les han robado la final. ¿Qué le parece?

"Cuando ocurrió lo de River, estábamos enfocados al G20 y eso distrajo"

R. Yo soy un gran respetuoso de las instituciones. La Conmebol tuvo que resolver un problema; problema que se da no solo en Argentina. Se ha dado en muchos lugares. Hay países que lo pudieron resolver, como Inglaterra, España incluso, y hay otros que estamos en esta lucha por resolver las cuestiones un poco irracionales en materia de pasión futbolística, o de violencia si se quiere usar el término más duro.

P. ¿En qué punto están?

R. Yo no soy un especialista en la materia, pero soy, como buen argentino, futbolero. Y debo reconocer que me gustaría que ya lo tuviéramos resuelto. Es un tema que se arrastra de varias décadas. Bueno, eso ya pasó. Hoy estamos en un país que pudo realizar el G20 más impecable de la historia. Con antecedentes de que nadie lo había podido hacer. La última, en Hamburgo, tuvo problemas que en Buenos Aires los hemos sabido resolver. Quiere decir que si hace falta, cuando nos dedicamos a las cosas, lo hacemos.

P. ¿Van a venir policías argentinos a ayudar en el operativo?

R. Eso lo he leído. La inteligencia española es muy fuerte, muy eficiente.

P. Dicen que han tenido muy pocos días para prepararse.

R. Sí, pero las máquinas hoy, la cibernética, resuelven rápidamente lo que antes nos llevaba meses. Y los que se portan mal no son tantos, son muy poquitos.

P. ¿Van a entrar al campo?

R. Yo supongo que no van a salir de la Argentina. Yo atribuyo lo que pasó allá a que cuando ocurrió lo de River estábamos todos enfocados al G20, que salió muy bien, se venía planificando hace tiempo, y eso distrajo la mirada. Bueno, algún descuido hubo. Ahora, yo soy partidario de esa frase: “No hay mal que por bien no venga”. El mal ya ocurrió. No tendría que haber pasado lo que pasó. Eso ya pasó. Lo que viene hacia delante es mostrar el fútbol argentino en una vidriera de primerísimo nivel como es Madrid.

P. ¿Cómo interpreta el apelativo “Copa Conquistadores” que se extendió al saber que se jugaría en Madrid?

"Nuestro gran héroe, San Martín, era español, así que no estamos en un territorio tan ajeno"

R. Es parte del ingenio argentino. Los argentinos si algo tenemos es que somos ingeniosos. También entramos en una discusión histórica, que San Martín, nuestro héroe máximo, era español, y hoy tenemos un espacio sociopolítico, cultural, enorme, que se llama Iberoamérica. No estamos en un territorio tan, tan ajeno. A mí me hubiera gustado jugar donde había que jugar, pero miremos las cosas también con una visión de esta amplitud.

P. ¿Qué significará para el que pierda?

R. Siempre perder es un problemón. En nuestra cultura, perder es muy duro, no solo en fútbol. Pasa en política, pasa en otras disciplinas. Somos cultura muy pasional. La pasión es muy fuerte, que es una de las explicaciones de los partidos que nos cuesta resolver: hay una dosis de pasión muy alta.

P. ¿Sacar el partido de allí ha rebajado la tensión?

R. No, para nada, por ahí alimenta más. La adrenalina se va acumulando. Pero va a andar todo bien.

P. ¿Y para el que gana qué va a significar?

R. Que va a tener que ir a Abu Dabi [ríe]. El que gana tiene la satisfacción de haber ganado al gran rival de más de 100 años de historia.

P. Está muy contenido para ser futbolero como dice.

"Las noches sin dormir van a ser unas cuantas para el que le toque perder"

R. Hoy soy el embajador.

P. ¿Con quién va el embajador?

R. Todos saben que yo soy de Boca. Ahora, soy amigo de River también, y tengo grandes amigos en uno y otro equipo.

P. Con todo lo que ya ha pasado con este partido, ¿se va a jugar de verdad?

R. Hasta ayer había amigos que tenían los pasajes reservados, aunque decían que tal equipo no va a viajar o tal equipo no quiere jugar. La Conmebol reafirmó y la FIFA reafirmó y las entradas salieron a la venta, y los pasajes se han vendido y dicen que mañana [por hoy] llegan los dos equipos.

P. Estamos en un ambiente en el que cualquier cosa parece posible.

R. Sí, todo es posible. Argentina es un país imprevisible muchas veces. No es un país donde se puedan planificar las cosas con ciento por ciento de seguridad. El argentino es talentoso. Y el argentino es cambiante también. Tanto de humor como de posición. La imaginación llega lejos.

P. Asumiendo que se juega, ¿la final va a terminar cuando se acabe el partido?

R. [Toma aire] Van a seguir las discusiones. Vamos a ver cómo se desarrolla el partido. Pero un Boca-River no termina en el minuto 90, eso continúa.

P. Ya se dice, por ejemplo, que si Boca pierde irá al TAS. Y River se siente perjudicado por no jugar en su estadio. ¿Están fabricándose el relato por si pierden?

R. Pero no lo dude. Eso lo hacemos todos. Siempre hay un reaseguro. Debe estar mucho más preparado el festejo, pero si pasa lo contrario, argumentos rápidamente van a existir. Siempre pasó esto. Son clubes que vienen de principios del siglo XX. Tienen una larga historia en este sentido.

P. ¿Y eso los va a consolar?

R. Ah, no, no, no. Eso son argumentos nada más. El corazón late fuerte y las noches sin dormir van a ser unas cuantas para el que le toque perder. Como disfrutar para el que le toque ganar. Esto tiene una connotación muy fuerte. Es motivo de conversación muchos días, previos y posteriores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información