Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlsen no muerde tras conocer secretos de Caruana

La filtración de un vídeo sobre la preparación del retador precede a un empate soso y extraño (2-2)

En foto, Magnus Carlsen hace uno de sus primeros movimientos en la cuarta partida del Mundial.

Un vídeo de apariencia inocente publicado en Internet puede convertirse en veneno letal para Fabiano Caruana en el duelo por el título mundial que disputa en Londres frente al campeón, el noruego Magnus Carlsen, porque contiene información clave sobre la preparación secreta del estadounidense. Tras conocer la filtración, Carlsen jugó este martes sin garra la cuarta partida de las doce previstas, a pesar de que tenía la iniciativa de las piezas blancas. No hay una explicación clara de esa actitud. El marcador está igualado (2-2).

El campeón intentó escabullirse cuando se le preguntó por el vídeo, publicado por la mañana y retirado a las pocas horas: “Lo veré esta noche”, fue su primera respuesta. Ante la insistencia de los periodistas, reconoció: “Estoy enterado de su existencia, pero no de los detalles”. Caruana se negó a responder sobre este asunto.

El vídeo muestra imágenes de Caruana y su equipo de analistas -el uzbeko Rustam Kasimyánov, el cubano Leinier Domínguez, el rumano Cristian Chirila y el estadounidense Alejandro Ramírez- durante su concentración en la lujosa casa de campo del mecenas Rex Sinquefield en el estado de Misuri (EE UU). Todo parece muy inocente hasta que, de pronto, se ven imágenes de Caruana en una sesión de entrenamiento, analizando varias posiciones, y, sobre todo, una captura de pantalla de ordenador con la lista de buena parte del repertorio de aperturas y defensas (formas de comenzar una partida) que ha preparado para este Mundial de Londres. Eso es precisamente el mayor secreto que un ajedrecista puede tener antes de un duelo por el título mundial. Lo más probable es que los responsables del vídeo y de su publicación no tengan ni idea de ajedrez.

Una imagen del vídeo filtrado: en la parte superior hay una lista de aperturas y defensas incluidas en la preparación de Caruana
Una imagen del vídeo filtrado: en la parte superior hay una lista de aperturas y defensas incluidas en la preparación de Caruana

Muy pocas horas después de la filtración, Carlsen mantuvo una actitud muy extraña en la cuarta partida. Aceptó meterse en una variante de la Apertura Inglesa a sabiendas de que Caruana la había jugado tres veces; lo normal en una situación así es que el noruego hubiera preparado una idea incisiva que sorprendiera a su rival. Pero en lugar de ello jugó pasivamente, sin correr riesgo alguno. Para eso habría sido más lógico jugar una apertura muy inusual, como Carlsen ha hecho tantas veces, con el fin de sacar a su rival de los caminos más conocidos y obligarle a pensar por sí mismo desde el principio y no hacer de memoria los diez o quince primeros movimientos.

En la sala había dos interpretaciones contrapuestas. Los periodistas noruegos no descartaron que, de acuerdo con los principios morales que imperan en Escandinavia, Carlsen no quisiera hacer sangre en una situación claramente injusta para su rival, a pesar de que, en condiciones normales, el campeón es una bestia salvaje de la competición y admite que disfruta cuando sus adversarios sufren. La otra interpretación es mucho menos filosófica, y se resume en estas palabras del veterano gran maestro australiano Ian Rogers: “Carlsen ha decidido ganar tiempo, no correr ningún riesgo hoy, para que su equipo de analistas pueda trabajar profundamente durante el descanso de mañana [por el miércoles] para aprovechar esa información tan valiosa”.

Las consecuencias de lo ocurrido pueden ser muy graves, porque prácticamente obligan a Caruana a olvidarse de gran parte de lo que ha preparado durante meses y a improvisar un nuevo repertorio de aperturas y defensas para las ocho partidas restantes. Y además puede haber secuelas psicológicas importantes, para él y su equipo.

La filtración de información secreta en los Mundiales de ajedrez tuvo su apogeo durante el tercer duelo Kaspárov-Kárpov, en 1986 (Londres y Leningrado). Kaspárov expulsó de su equipo en diferentes momentos a tres de sus analistas (Timoschenko, Vladimírov y Dorfman) tras acusarlos de pasar material escrito muy confidencial a personas cercanas a Kárpov. Pero en este caso no parece haber traición alguna, sino ignorancia sobre los aspectos técnicos del ajedrez y falta de rigor en el control de la información.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información