Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fútbol desatado entre Betis y Celta

Un trepidante segundo tiempo premia a un valiente equipo gallego y penaliza a los verdiblancos, que ganaban 2-0

Bartra presiona a Aspas ante Setién. Ampliar foto
Bartra presiona a Aspas ante Setién. EFE

Se recordará el segundo tiempo que jugaron el Betis y el Celta. Ganaban los andaluces 2-0 gracias a dos acciones de sus canteranos Loren y Junior. En el Benito Villamarín se mascaba el triunfo bético después de tres derrotas seguidas y, entonces, apareció un valiente Celta. Impulsado por los cambios de Maxi y Hjulsager, introducidos por Mohamed, que fue expulsado, y por el incombustible Aspas, el conjunto gallego le hizo tres goles como tres soles a un Betis que se derrumbó como un castillo de naipes cuando más fácil lo tenía. Con el 2-3 en el marcador, Canales se inventó un fabuloso disparo de falta a la escuadra que salvó un punto para los locales.

Betis

3-4-2-1

Quique Setién

13

Pau López

12

Cambio Sale Tello

Sidnei

5

Bartra

23

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Mandi

18

Guardado

2

Cambio Sale Sanabria

Francis

14

William Carvalho

20

1 goles Gol Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Júnior Firpo

21

Giovani Lo Celso

6

1 goles Gol Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Canales

16

1 goles Gol Cambio Sale Joaquín

Loren Morón

1

Sergio Álvarez

2

Hugo Mallo

22

Cabral

24

Roncaglia

17

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

David Juncà

23

1 goles Gol Cambio Sale Néstor Araújo

Brais

8

Fran Beltrán

19

Cambio Sale Hjulsager

Sofiane Boufal

5

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Okay Yokuslu

10

Aspas

7

Cambio Sale Maxi Gómez

Emre Mor

Celta

4-4-2 (D.P.)

Antonio Mohamed

El Betis, horrible en defensa, todavía respiró cuando un lanzamiento de falta de Aspas fue al larguero en el minuto 89. En el rechace, nadie sabe aún por qué no marcó Juncà. El punto realmente, no puede saber bien a ninguno de los dos. El Betis hizo un aceptable primer tiempo y marcó un golazo para irse al descanso con ventaja. Pero ya Pau lo había salvado en varias ocasiones. Luego, hizo el segundo tanto después de una virguería de Loren desde el centro del campo que estuvo a punto de entrar en la meta de Sergio. Entonces apareció la enorme figura de Maxi Gómez con sus goles. A medida que el uruguayo marcaba se empequeñecía la figura de un Betis errático en defensa y sin capacidad para tener el balón, su presunta especialidad. En una tempestad de golazos, ocasiones y juego de área a área, se acabó por establecer un empate que prolonga la mala racha del Betis, pues son ya cuatro los partidos en los que no conoce la victoria, con tres derrotas incluidas. Sorprendió su falta de madurez para manejar un resultado de 2-0 ante un Celta demasiado estirado. A los gallegos les queda el consuelo de su enorme reacción. Los dos pudieron perder y ganar en un duelo espectacular. Una gozada para el espectador neutral. Quizás una pesadilla para el bético.

Hubo tantos partidos en el césped verdiblanco que todos tienen razón para quejarse y valorar a su antojo el punto logrado. El choque fue un continuo tiroteo, una mezcla de estilos y una sucesión de golazos por parte de los dos equipos. El primero y el tercero del Betis fueron tremendos, como el segundo del Celta. Los de Setién controlaron más o menos bien la primera mitad, pero fueron superados en la segunda por un buen Celta. El técnico del Betis no supo frenar la oleada gallega, conducida por dos grandes delanteros y un extremo, Hjulsager, a gran nivel.

Betis
Celta

59.1%

40.9%

1
1
6
8
5
3
7
4
0
2
  • 5

    3

  • 4

    2

  • 0

    0

  • 9

    11

  • 12

    11

  • 122

    125

  • 48

    49

  • 0

    5

  • 0

    0

El Betis tuvo la virtud de golpear en un momento decisivo en el primer acto. Okay había marcado y el gol fue bien anulado por fuera de juego. En un minuto de fútbol pueden pasar muchas cosas. Pau sacó la falta como si fuera Cardeñosa y el balón le llegó a Francis. Con un control orientado, el lateral se plantó al borde del área del Celta, donde Lo Celso asistió de tacón a Loren, que marcó de un golpeo sutil. Un gol espectacular en cuatro toques. En una jugada de vértigo, el Betis se adelantó en el marcador, y de paso, espantó algunos de los fantasmas que le atenazaban. El más importante, su ausencia de gol. Un preludio de todo lo que llegó en la segunda mitad. Marcó Junior y la alegría bética duró muy poco. Por el buen hacer del Celta y porque Carvalho y Guardado no podían más, con toda su defensa superada por los delanteros rivales. Resulta que el Betis no marcaba y defendía bien. También que al Celta le costaba llegar a la puerta contraria. Todo se lo llevó por delante un vendaval de fútbol, sin ataduras, con algunas obras de arte de por medio como la falta de Canales, que encontró por fin el premio del gol después de fallar dos ocasiones muy claras. Por sobrar, solo sobró la parsimonia de los recogepelotas del campo bético, que tardaron más de la cuenta en devolver el balón cuando el Betis ganaba. Así, al menos, lo denunció Mohamed.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información