Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ayón y Rudy se agigantan en Kaunas

El Real Madrid doblega la vibrante oposición del Zalgiris con una monumental embestida final liderada por el pívot mexicano (13 puntos y 10 rebotes) y el alero balear (5 de 7 en triples y 7 asistencias)

Randolph supera a Jankunas
Randolph supera a Jankunas EFE
Euroliga Fase Regular

Finalizado

Tampoco el Zalgiris de Jasikevicius logró contener a un Real Madrid inabarcable. Llegaron a ir 14 abajo los blancos tras un pésimo primer cuarto, perdía el campeón por 10 a falta de 13 minutos, pero, de nuevo fieles a su ideario competitivo, los de Laso remontaron y se llevaron un prestigioso triunfo de Kaunas con una monumental embestida final (11-28 en el último cuarto) liderada por Gustavo Ayón (13 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias, 3 robos y 30 de valoración) y Rudy Fernández (5 de 7 en triples y 7 asistencias). “Es un bloque impresionante. Tienen nueve o 10 jugadores que podrían jugar en la NBA. El Madrid es, en realidad, un equipo NBA”, dejó dicho Jasikevicius en la víspera. El elogio debilitó a los madridistas en la presentación, pero el desenlace respondió al mito del equipo de los mil recursos.

Presumiendo de repertorio escaparon los blancos de la emboscada lituana. Llegó tarde el Madrid al partido y para cuando rompió a sudar el entusiasmo del Zalgiris había generado un tremendo roto en el marcador. La brillante dirección de Wolters y el martilleo de Davies y, sobre todo, de Jankunas (10 puntos de inicio) destartalaron la defensa madridista y elevaron la producción del cuadro lituano hasta los 32 puntos en los primeros 10 minutos. Apenas minimizaron daños los de Laso con unas pequeñas dosis de Tavares y Llull que resultaron insuficientes ante el torbellino verde. El tanteo del primer cuarto se cerró con un concluyente 32-18 (46-17 en la valoración). Pero el propósito de enmienda del campeón fue tan grande como su borrón en la puesta en escena.

La segunda unidad rearmó al Madrid en un santiamén. Una canasta de Ayón (agigantado en el rebote), un triple de Carroll, un tres más uno trepidante de Campazzo y una asistencia del Facu para otro bingo desde el 6,75, esta vez de Rudy, completaron un parcial de 2-12 en poco más de tres minutos que inauguró un nuevo duelo (34-30, m. 14). Pidió tiempo muerto Jasikevicius para frenar la embestida y rescató a Wolters y Davies. El respiro de ambos le costó caro al Zalgiris y su regreso devolvió el aire a los verdes (42-34, m. 17). Pero, para entonces, el engranaje madridista ya funcionaba a buen ritmo. Seis puntos consecutivos de Randolph ajustaron el pulso justo antes del viaje a vestuarios (44-43, m. 20).

“Nos enamoramos de nuestro ataque en el primer cuarto y lo pagamos en el segundo”, analizó Jasikevicius sobre el ensimismamiento de los suyos. “Tenemos que defender y cuidar el rebote si queremos ganar”, apuntó Laso en el entreacto. En la reanudación, retomó Randolph la faena donde la había dejado y, con un triple, dio la primera ventaja del partido a su equipo. Se elevaron entonces las revoluciones a ambos lados de la pista, regresó la mejor versión de Jankunas y se tensó la cuerda para deleite de la parroquia del Zalgiro Arena. Un equilibrado intercambio de golpes, con defensas de colmillo afilado, que se rompió con un triple de Ulanovas y dos canastas magistrales de Walton (la segunda, con falta de Randolph incluida). Perdió el paso el Madrid ante otra embestida entusiasta de los locales y en minuto y medio concedió un parcial de 10-0 (del 54-54 al 64-54, m. 27).

Recuperó Laso el manual de crisis. Regresaron los rebotes y la defensa de Ayón, las asistencias de Rudy, la intensidad de Deck, la aplicación de Carroll y el espíritu corajudo de Campazzo. Entre todos, recortaron la renta del Zalgiris, pero el Madrid entró a contrapié en la recta de meta (68-62, m. 30). No desistieron los blancos. Les quedaba la traca final. Con un plan abnegado y gremial, el conjunto de Laso se agarró primero a la cornisa, sin acusar el desgaste de la persecución, para después sacudir el partido. Después de unos minutos titánicos de Ayón el marcador se quedó en un puño (71-71, m. 34). Con la captura se liberó el campeón que, con dos triples de Rudy y otro de Randolph, recuperó el mando a lo grande (74-82, m. 38) para llevarse un triunfo mayúsculo de Kaunas. El balear anotó cuatro sin falló en el último cuarto. Los plusmarquistas blancos ya suman 13 triunfos de 13 posibles. El partido en Kaunas fue el primero de los 10 que disputará el campeón en un exigente mes de noviembre, de los nueve restantes: cinco en casa (ante Andorra, Khimki, Gipuzkoa, Gran Canaria y CSKA) y cuatro fuera en pistas difíciles (frente a Maccabi, Fuenlabrada, Olympiacos y Barça).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información