Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

La anotación se dispara y abre el debate en la NBA

Los equipos pierden eficacia defensiva, imitan el estilo de los Warriors y promedian 112,3 puntos, una cota que no se alcanzaba desde 1971

Klay Thompson y Holiday en el Bulls-Warriors Ampliar foto
Klay Thompson y Holiday en el Bulls-Warriors AP

El estallido anotador resuena en el túnel del tiempo de la NBA a pesar de que la temporada no ha hecho más que comenzar. Hoy apenas se habrá rebasado el centenar de los 1.230 partidos que se disputan en la fase regular. Es preciso retrotraerse 47 años para encontrar la última campaña con una tormenta de puntos más intensa que la presente. La combinación de un remedo de run and gun (correr y tirar) con el que los ataques evitan el juego posicional y priman el vértigo en las transiciones, el incremento exponencial de los tiros y aciertos en los triples, la propagación del small ball o juego de pequeños sin un pívot genuino y los ajustes en las reglas propician un campeonato de récords. Pero también se abre un debate sobre una posible bajada de competitividad expresada en el bajón de eficacia defensiva, como sucede, salvando las distancias, en los partidos del All Star.

Golden State, campeón de tres de los últimos cuatro títulos, marca la pauta. En la madrugada del martes, sin ir más lejos, volvió a disfrutar con otra de sus orgías anotadoras: ganó por 124-149 en Chicago y llegó al descanso con 92 puntos, la segunda mejor marca de todos los tiempos, por detrás de los 107 de Phoenix en un partido contra Denver en noviembre de 1990. Y Klay Thompson, su escolta de 28 años, anotó 14 triples de los 24 que lanzó y batió el récord histórico, en poder de su compañero Stephen Curry, que sumó 13 en un partido contra Nueva Orleans en noviembre de 2016.

Klay Thompson anotó 54 puntos contra los Bulls. Le bastaron 27 minutos, los mismos que a su equipo para dejar resuelto el partido lo que revela que a los Warriors y a sus extraordinarios jugadores —cuentan con un potencial quinteto All Star— no les debería resultar difícil seguir batiendo toda clase de récords. Promedian 124.3 puntos en sus ocho partidos esta campaña. A su estela, tres equipos rebasan los 120 puntos de media: Nueva Orleans, Lakers y Milwaukee. Y eso que tres de los más anotadores en las últimas campañas no han empezado bien: Houston (110), Cleveland (105.7) y Oklahoma City (104.8).

La anotación se dispara y abre el debate en la NBA

La importancia de los triples se revela capital en el incremento anotador. En la temporada 2012-2013 se promedió por equipo 7.2 triples de los 20 lanzados; en la presente son 11.3 triples de los 31.8 lanzados desde la máxima distancia. El salto es abismal y es una razón de peso para explicar que cada equipo promedie 112.3 puntos esta campaña, seis más que la pasada. “La Liga definitivamente ha cambiado. Todos están lanzando más de tres, sin importar su posición”, explica el base de Charlotte Kemba Walker. “Yo he trabajado mi tiro y me siento cómodo lanzando siempre que llego a mi posición”.

La anotación se dispara y abre el debate en la NBA

Ricky Rubio explica a EL PAÍS por qué Utah es diferente a la mayoría de equipos: “No tenemos una superestrella, jugamos como un bloque y a partir de la defensa. Un poco al contrario que la mayoría. Casi todos juegan basándose en grandes estrellas y a partir del ataque. En nuestro caso, la defensa es nuestro ataque. Empezamos desde allí”. Utah recibe una media de 106 puntos. Solo hay cinco equipos que reciben menos puntos. Boston, con 93, es el mejor en este aspecto. Los Celtics ya basaron su excelente campaña anterior en la defensa: fueron los terceros que recibieron menos puntos (100.4) solo superados por Utah y San Antonio (99.8). Pero la moda es que todos sigan el ejemplo de los Warriors y de los Rockets, con Steve Kerr y Mike D'Antoni al frente.

La Liga ha reconocido que es un estilo que gusta al aficionado, y lo propicia con los cambios de reglas y con su interpretación

Steve Kerr

“La Liga ha reconocido que es un estilo que gusta al aficionado, por lo que lo propician con los cambios de reglas y también con su interpretación”, afirma Kerr. Hasta ahora, cuando un equipo capturaba un rebote ofensivo, el reloj volvía a marcar los 24 segundos de posesión. Ahora se ha reducido a 14. Las faltas en contraataque se sancionan con dos tiros libres más saque de banda. De esa forma, el juego es más rápido.

“Es un tema de talento. Se habla mucho de atleticismo, pero actualmente en la NBA existe una gran concentración de talento, con muchos jugadores que pueden hacer muchas cosas distintas”, razona Chus Bueno, vicepresidente de la NBA para Europa, África y Oriente Medio. “Ahora los jugadores son más rápidos y capaces de hacer cosas como tirar de tres a mayor velocidad. Las defensas existen igualmente, pero se encuentran enfrente a jugadores con una velocidad de movimiento y un acierto espectaculares”.

Las defensas existen igualmente, pero se encuentran enfrente a jugadores con una velocidad de movimiento y un acierto espectaculares

Chus Bueno

Hay que retrotraerse a 1971 para encontrar una temporada con la avalancha anotadora de la actual. Kareem Abdul-Jabbar cumplía 24 años entonces, en plena batalla por el que fue su primer anillo con Milwaukee Bucks. La media fue de 112.4 puntos por equipo. Por entonces, el aspecto físico y el juego defensivo, siendo importantes, no habían adquirido la relevancia ni disponían de los medios para ser desarrollados de los últimos años. Se prodigaban muchos jugadores con un gran talento ofensivo, el propio Abdul-Jabbar (31.7 puntos de media), John Havlicek (28.9) o Elvin Hayes (28.7), estuvieron al frente de los más de 20 que promediaron más de 20 puntos en una lista en la que también destacaban Pete Maravich o Wilt Chamberlain, aunque este ya con 34 años un poco en el declive de su carrera.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información