Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tomic y Singleton levantan al Barça en Estambul

El equipo azulgrana se rehace de un parcial adverso y logra su primer triunfo a domicilio en la Euroliga

Tomic, ante Evans, en el Darussafaka-Barça. Ampliar foto
Tomic, ante Evans, en el Darussafaka-Barça.
Euroliga Fase Regular

Finalizado

El Barcelona de Bartzokas, el de Sito Alonso y el de Pesic habían acusado una inaudita debilidad en sus desplazamientos europeos en las dos campañas anteriores. Las dos primeras derrotas en esta, en Moscú y Gran Canaria, convirtieron en muy urgente un triunfo que cambiara la dinámica adversa. Lo consiguió por fin el Barcelona en Estambul, en la cancha del Darussafaka, por 71-79. Le costó lo suyo al Barcelona, que empezó muy bien el duelo (8-19), pero se desconectó por momentos entre el segundo (26-27) y el tercer cuarto (64-58). Pero, de la mano de Tomic, con 17 puntos, y Singleton, con 18, dominó por completo los últimos cuatro minutos. Se quitó así un enorme peso de encima y restableció sus posibilidades después de haber empezado la campaña europea con dos derrotas.

DARUSSAFAKA, 71; BARCELONA, 79

Darussafaka Estambul: McCallum (6), Kidd (10), Evans (6), Peiners (0), Savas (5) –equipo inicial-; Ozmizrak (5), Baygul (2), Demir (8), Ozdemiroglu (0), Brown (8), Diebler (4) y Eric (17).

Barcelona Lassa: Pangos (7), Kuric (3), Singleton (18), Claver (2), Tomic (17) –equipo inicial-; Séraphin (9), Pau Ribas (3), Blazic (5), Heurtel (13) y Oriola (2).

Parciales: 18-23, 22-24, 24-11 y 7-21.

Árbitros: Radovic, Rocha y Thepenier.

Volkswagen Arena de Estambul. 3.905 espectadores. Cuarta jornada de la Euroliga. El Barcelona suma dos victorias y dos derrotas.

La imponencia y la buena mano de Tomic, la excelente conexión del croata con Pangos, los triples que abrillantan y propulsan el talento y la aportación en casi todos los aspectos del juego de Singleton, la anotación que descomprime la dirección de Heurtel y la presión defensiva del Barcelona que provocó siete pérdidas del Darussafaka en el primer cuarto. La inercia del juego azulgrana se expresó en el marcador, 8-19, y en la desesperación del técnico turco, Ahmet Caki.

El Darussafaka despabiló con una presión defensiva en toda la cancha y llegó a acariciar la remontada, 26-27, recién iniciado el segundo cuarto. Fueron minutos en que Michael Eric, el pívot nigeriano que jugó en el Bilbao hace dos temporadas, dio muchos problemas a Séraphin y Oriola. Él y Markel Brown, ex de Brooklyn Nets, rompieron a menudo la defensa azulgrana. El Barcelona retomó parte de su ventaja en el marcador porque de nuevo Singleton y Tomic marcaron diferencias (31-41). Los diez puntos quedaron ligeramente limados, entre otras cosas porque en la última milésima de segundo antes del descanso Demir anotó un triple desde su propia cancha y puso el 40-45.

El Darussafaka hizo valer su enorme presión ya desde el mismo inicio de cada jugada de los azulgrana. Eric siguió dando muchísimos problemas a los pívots del Barcelona, mientras que Kidd, Brown y Demir se repartieron la anotación.

El marcador llegó con empate a 67 cuando faltaban cuatro minutos. El equipo azulgrana no había conseguido que varios de sus hombres alcanzaran su mejor nivel, caso de Claver, Kuric, Pau Ribas y Oriola. Pero Tomic y Singleton, a los que se añadió un espléndido Heurtel, con 13, puntos, cuatro rebotes y cinco asistencias, acabaron ejecutando un esprint triunfal en los últimos cuatro minutos. Ganó el Barcelona, con lagunas, pero con solvencia. Lo necesitaba para olvidar su mala racha lejos del Palau.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información