Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Historia de los caminos

El estadounidense Robert Moor propone un interesante paseo por la historia del caminar que trae consigo una visión diferente de nuestro entorno y de los pasos que damos cada día

Portada del libro 'En los senderos'.
Portada del libro 'En los senderos'.

¿Cuál es el deporte más beneficioso y completo que existe? La terna final del debate la suelen copar la carrera lenta, la natación y el caminar. Caminar es un deporte innato al ser humano. No requiere entrenamiento ni habilidades técnicas. Más allá de los desplazamientos de la vida cotidiana, está indicado para aquellas personas que quieran iniciarse en alguna práctica deportiva y para las que han tenido algún tipo de lesión y necesitan movimiento. También para liberar un poco del estrés y la ansiedad que conlleva el ritmo de la rutina.

Pero, más allá de los beneficios para la salud, también tiene una influencia en el espíritu, pues al caminar y mientras disfrutamos del paisaje se ponen en orden los pensamientos y se ve el mundo de otra forma. Caminar es una de las actividades más humanistas y, al mismo tiempo, una de las formas que el hombre ha encontrado para descubrir y cartografiar el espacio en el que vive.

Millones de personas en todo el mundo practican senderismo. Lo hacen a pocos o a miles de kilómetros de su casa, pero siempre con el objetivo de hacer deporte y descubrir algo nuevo; o de admirar algo ya conocido desde otra perspectiva. El estadounidense Robert Moor, autor de En los senderos (Capitán Swing), es un gran experto en caminatas. En 2009, mientras recorría Los Apalaches, empezó a plantearse cuestiones casi filosóficas sobre los caminos: ¿cómo surgen? ¿Por qué algunos perduran y otros se pierden en el olvido?

La respuesta estaba en la observación. Moor viajó a Terranova para conocer los primeros rastros de desplazamientos de la historia del planeta Tierra. Datan de hace 565 millones de años y su rastro lo dejaron las formas de vida más antiguas que se conocen. También observó con detenimiento las hileras de hormigas, y como de forma casi imperceptible van haciendo más efectiva la ruta que siguen. O los inicios de los caminos, cuando además de para el transporte, servían para trasladar información, y ejercían de Internet en tiempos en los que no había Internet.

Un interesante paseo por la historia del caminar que trae consigo una visión diferente de nuestro entorno y de los pasos que damos cada día.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >