Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIATLÓN

Gómez Noya busca hacer historia

El triatleta español se estrena en el Ironman de Kona, competición que nadie ha ganado en su debut

Gómez Noya, entrenándose en Cáceres.
Gómez Noya, entrenándose en Cáceres.

Nadie ha ganado el Ironman de Kona, el que es considerado el más duro del planeta por las condiciones climáticas y el nivel de los participantes, en su debut. Javier Gómez Noya, el triatleta español de 35 años que decidió pasarse al Ironman a principios de enero, busca hacer historia. La carrera, que se puede seguir por la página web de la organización, arranca este sábado a las 6.35 (18.35 hora española) y terminará unas ocho después, en la madrugada española del sábado al domingo. “El viernes [la víspera] descansará y se acostará temprano. A las 3 de la mañana hay que estar en pie para desayunar porque a las 6.30 empieza la prueba”, cuenta por teléfono Carlos Prieto, técnico de Gómez Noya desde finales de 2012.

Con él y el fisio Óscar Vicente ha viajado Noya a Hawai el pasado 28 de septiembre (también le ha acompañado su novia, la triatleta Anneke Jenkins). Las horas de diferencia con España son 12 y querían tener tiempo suficiente para aclimatarse. Se han alojado en un piso a unos nueve kilómetros del centro. “Para que Javi pudiera alejarse un poco de la locura que se vive antes de la prueba”, cuenta al otro lado del teléfono Óscar Vicente. Se le ha visto, en un vídeo colgado en su Instagram, tocar el ukelele, instrumento típico de la isla.

El día antes de viajar a Hawai, Prieto se llevó a correr a Gómez Noya a la Casa de Campo y le hizo prometer que no se escapara a entrenarse a escondidas en Kona; que el trabajo estaba hecho y que en estas últimas dos semanas se trataba simplemente de hacer activación. Ha cumplido. “Tener templanza y saber descansar es fundamental. El periodo de carga más fuerte terminó en España, aquí lo que hemos hecho es recuperarnos del viaje, bajar progresivamente el volumen de trabajo y mantener la intensidad de competición para llegar frescos a la carrera. Hemos estado haciendo dos sesiones al día y por la mañana, la primera a las 8 y la segunda a las 12, para a las 3 de la tarde terminar y tener libre para descansar y recuperar”, explica el entrenador al mismo tiempo que recuerda la importancia de la hidratación y alimentación en una carrera de 8 horas con 3,8 kilómetros a nado, 180 en bicicleta y un maratón.

“Habrá que beber un litro y medio de agua e ingerir 90 gramos de carbohidratos cada hora”, explica Prieto. Gómez Noya llevará un gps que le irá marcando los datos. Su punto fuerte es la natación y la carrera a pie. “No es un contrarrelojista y los rivales intentarán reventar el tramo de bici para cogerle ventaja. La estrategia es intentar estar vivo en la salida de la natación para pillar el grupo de cabeza; si hay cortes y se van los nadadores más fuertes, intentar meterse a los pies y si el ritmo es bueno seguir ahí o coger un ritmo acorde a la duración de la prueba. No puedes sacrificar tu potencial por mejorar 30-40 segundos en el agua sino que tienes que coger un ritmo alto pero cómodo. La bici será el momento complicado porque hay que medir cuál es la intensidad idónea para aprovechar luego su potencial a pie. Hay que mantener un nivel alto, sin quemarse. Aquí gana el que mejor gestiona el sistema de energías. En el maratón, una vez vistas las diferencias de tiempo con los rivales, se reaccionará. No se puede salir a un ritmo elevado porque no acabas”, detalla el técnico.

Con la baja por lesión de Jan Frodeno, los mayores rivales de Gómez Noya son Patrick Lange (ganador del año pasado), Lionel Sanders (segundo el año pasado), Frederik Van Lierde e Iván Raña.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >