Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Enrique: “Saúl es muy inteligente”

El seleccionador elogia al volante del Atlético y el vestuario celebra la victoria en Wembley. "Las expectativas son muy buenas"

Saul celebra su gol en Wembley.
Saul celebra su gol en Wembley. AP

Cuando sonaba el himno de la Liga de las Naciones, desde el ala este de Wembley descolgaron una bandera: Home of football. Especialmente hábiles para vender mística, los ingleses saben potenciar sus marcas, se llame la Premier League o el nuevo hogar de la selección inglesa, inaugurada en 2007. Y en el hogar del fútbol el dueño de la pelota no fue ni Dele Alli ni Lingard, muchos menos el pivote Henderson. El jugador que rescató a España del cachetazo inicial de The Three Lions fue Saúl Níguez. En Rusia, anclado en el banquillo de la Roja; ayer omnipresente en el juego del equipo de Luis Enrique.

A Saúl lo llevó a la Roja Julen Lopetegui, que lo ya lo conocía de las categorías inferiores de España. Sin embargo, cuando Fernando Hierro tomó, sorpresivamente, el mando de la selección se olvidó de Saúl. El volante del Atlético no jugó ni un minuto en Rusia, ni siquiera cuando la Roja no podía desarmar a las defensas más tacañas. "Cuando los equipos se tiran tan atrás se generan espacios entre las líneas. Siempre hay un lugar para atacar", asegura Saúl. Tan aplicado tácticamente, como especialista para romper la monotonía del juego de posesión, Saúl se desesperaba desde el banquillo del Estadio de Luzhniki, cuando España se despidió en octavos Rusia. Todo cambió con Luis Enrique.

El técnico asturiano comenzó a enseñar su jugada con la convocatoria y terminó por enseñar sus cartas en Wembley. La presencia de Saúl sumada a la de Rodrigo e Isco como extremos, más Marcos Alonso como lateral izquierdo fueron el sello inicial del expreparador del Barcelona. Con Isco en la banda izquierda, Luis Enrique necesitaba un volante astuto para leer el juego, nada perezoso para recular. Algo así como Rakitic en su Barça, que tenía que cubrir las espaldas de Messi. El problema para el croata es que el lateral azulgrana era Dani Alves, mientras que para su España Luis Enrique apostó por un defensa tan hábil para atacar como para defender como Marcos Alonso. Entonces, a partir de su once en Wembley se puede entender la ausencia de Jordi Alba, sobre todo la de Koke.

"Saúl es un jugador que me gusta mucho", subrayó el entrenador de España; "no solo tiene una gran capacidad técnica, sino también que tiene un físico descomunal". Le costaba a Luis Enrique disimular su alegría. Los elogios empezaron para Saúl y continuaron para el resto del grupo. "Lo que más me gustó del partido fue la actitud de los jugadores durante todo el partido. A pesar de haber encajado el equipo siguió haciendo lo mismo. Todo lo que habíamos hablado lo llevamos al campo. Hay cosas a mejorar, evidentemente, como el final del partido en el que tuvimos que sufrir. Pero es lógico en un estadio como este y ante un rival como Inglaterra", sumó el técnico.

Luis Enrique buscó explicar el retroceso en el campo de sus muchachos en los últimos minutos, después de que reemplazara a Aspas (por Asensio), a Thiago (por Sergi Roberto) y a Marcos Alonso (por Íñigo Martínez). "Nunca hago cambios para asegurar resultados. Los hago para ganar y para mejorar a mi equipo. Sergi nos iba a dar recorrido y posesión de balón. Íñigo llevaba mucho sin jugar y pensé que nos vendría bien su juego aéreo. Y Marco para aprovechar los espacios", justificó el preparador. El grupo también piropeó a Luis Enrique. "Es un entrenador que tiene mucha experiencia, ha ganado prácticamente todo. Las expectativitas son muy buenas", aseguró el capitán Sergio Ramos. "El estilo fue tener el balón, hemos atacado más", terció Nacho.

Saúl fue el jugador que más veces probó a la portería de Pickford (tres). Además, el volante tocó 83 pelotas, repartió 55 pases buenos y recuperó cinco balones. "Sabe leer el juego, es bueno en el juego aéreo y es muy inteligente. Es un jugador muy completo", concluyó el asturiano. Ausente en Rusia, omnipresente en Wembley, Saúl señala el camino de lo que quiere Luis Enrique de su España.

 

Más información