Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iván Pedroso: “Ana Peleteiro ya ha entrado en la dinámica; quiere más”

El entrenador cubano relata el proceso que ha llevado a la triplista gallega a tener posibilidades de ganar el Europeo de Berlín

Iván Pedroso, en el centro de entrenamiento de Guadalajara.
Iván Pedroso, en el centro de entrenamiento de Guadalajara. ÁLVARO GARCÍA

Ha llegado junio pero, aunque parezca imposible recordarlo desde agosto, a Guadalajara no ha llegado aún el calor. Iván Pedroso, de 45 años, se sienta en la terraza del Mesón Sancho y, entre sorbos de café, mira vacío la rotonda ajetreada a sus pies, camiones y coches acelerados. El verano no llega. Le llena la nostalgia del mar, no de su Cuba, sino de Alicante,donde entrenó unos meses y  donde le gustaría estar si no fuera porque la familia se ha establecido en la capital alcarreña, tan práctica, cerca de Barajas, y su grupo de entrenamiento, la crème de la créme del triple salto mundial. Y Ana Peleteiro, que hoy (20.07) disputa la final del Europeo, y con posibilidades de victoria.

Pregunta. ¿Cómo empezó todo?

Respuesta. El grupo lo empecé hace siete años con Teddy Tamgho, que todavía está aquí conmigo, y con Ruth Ndoumbé, y luego, por Facebook, cogí a Yulimar Rojas...Después, Copello... Me interesa que sean atletas con ambición, que no se entrenen solo porque quieren ganar algún dinero, no, quiero que sean de los que se entrenan porque les gusta, porque quieren llegar a lo más alto, quieren ser los mejores. Eso es lo que busco en mis atletas. Y después me ha venido Ana junto con Nelson Évora. Ana ha llegado en un momento muy, muy especial, porque los atletas que tengo son atletas que están encaminados, que tienen metas grandes, y Ana se ha incorporado y poquito a poquito ya ha entrado en esa dinámica de que quiere más, quiere más, y eso es lo que a mí me interesa, más que todo.

P. ¿El hambre?

R. Exactamente. El sentir de querer llegar, de no solo entrenar por entrenar. Más que todo porque el deportista tiene que apartar unas cosas que una persona normal las hace, un bar, una fiesta... El deportista tiene que tener otro tipo de mentalidad para apartarlo.

P. Peleteiro, que parece feliz en este ambiente, habla del gen cubano, del relax…

R. Siempre, sobre todo, cuando hay lesiones, molestias, conflictos, nunca hay que estresarse y pensar que el mundo se va a acabar ahí, y querer arreglar los problemas en un día. Hay problemas que se arreglan en un día y otros que se arreglan en un mes, pero siempre afrontándolos tranquilo, relajado, así la cosa fluye mejor.

P. ¿Se siente como su padre, su hermano mayor?

R. No, yo me siento con ellos como un atleta más. Ellos me ven a mí como un atleta. Siempre estoy arriba, encima de ellos, activo, dándoles consejos... Más que todo, soy un guía para ellos, un guía que cuando les digo una cosa no me equivoco, porque ya pasé por eso.

P. Y lo que dice lo demuestra...

R. Esto se hace así y lo hago, sí, sí, sí. No les gusta mucho que se lo demuestre porque les bajo un poquito el pavo... pero, bueno, es cosa de jaraneo. Pero les gusta también que les demuestre porque así ven exactamente el movimiento que quiero.

P. ¿Es muy exigente?

R. Trato de que no sean acomodaticios, y el que sea así, intento cambiarle la mente. Con todos los sacrificios que se requieren, los entrenamientos duros, estos días feos, fríos, de lluvia..., no hay que desaprovechar las oportunidades. Si ya está aquí, aprovecha. No me vale eso de si no lo salto no pasa nada, no: lo salto o lo salto. mi meta es sí o sí, no puede haber un no como respuesta.

Ana Peleteiro e Iván Pedroso.
Ana Peleteiro e Iván Pedroso.

P. ¿Cómo ha sido el trabajo con Peleteiro, que a los 22 años ya ha visto muchas cosas?

R. Más que todo, la conozco desde hace muchos años. Sabía cómo era, sabía como era su carácter... y desde que vino ya supe cómo trabajar con ella. Primero, plazo. De tal fecha a tal fecha necesito que tú me hagas esto, si no, no seguimos. Le puse metas. En marzo, si no has hecho lo que yo quiero, no quiero que entrenes conmigo, porque ya la conocía y por el simple hecho de presionarla un poco. Ella se ha sentido presionada, ha estado mal, ha llorado porque no le salía la marca, y cuando le salió me dijo, ‘ya está, ¿puedo seguir?’ Pues sí, pero tienes ahora otra meta más. Ahora, en tal fecha, tienes que hacer lo que yo quiera, si no, te vas también. Pero era simplemente una cosa psicológica, la forma que utilicé para que ella se centrara. A partir de ahí ha cambiado, ha mejorado, ha mejorado, ha mejorado... Ella solita lo ha hecho, pero confiando y esperando a que mi entrenador me ponga metas, y yo lo pueda hacer. Y ella solita lo ha hecho. Y ahora ella ya está, y ahora tengo que aguantarla. Y eso es lo que yo quería.

P. Y hasta se cortó y se recogió el pelo, el símbolo de su rebeldía…

R. También se lo dije, que buscara un nuevo look. Lo hizo porque quiso, pero siempre se lo dije. Y ahora ya se ha acoplado bien al grupo y ya entra en el grupo. Todavía sigue estando un poquito abajo, pero poquito a poquito, yo creo que va a llegar.

P. Está con campeones olímpicos y mundiales...

R. Pero bueno, poco a poco. Ya por lo menos ya ha alcanzado una medalla... [el bronce del Mundial de pista cubierta en marzo] Mi objetivo con todos es decirles hay que tener más títulos que yo [nueve mundiales, uno olímpico], que es difícil. Entonces, hay que trabajar.

P. ¿Qué hará en Berlín?

R. Es su primera cita con grandes posibilidades desde un principio. Va a ser un año de prueba para ella. Una prueba difícil. Antes ella estaba libre. Iba a competir pero sin presión. Ahora tiene la presión de toda España arriba de ella. Es una meta muy importante para ella, pero también muy comprometedora. Siempre trato con la prensa de que traten de no exigirle tanto. ¡Tiene que ganar el Europeo! ¡No! Vamos a ir paso a paso. De momento quiero que los 14,55m sigan atrás, que siga mejorando...

P. ¿El récord de España, los 14,62m de Castrejana?

R. Sí, sí, siempre. Pienso que Carlota como recordista nacional, como me está pasando a mí con Echevarría, está a la espera de que en cualquier momento le rompan el récord nacional. Ana está muy bien, está trabajando muy bien este año en comparación con los años anteriores. Venía arrastrando una molestia en la espalda que ya ha dejado atrás, ya ha empezado a hacer técnica, a hacer salto, ahora está muy bien.