Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cazorla regresa al fútbol y ficha por el Villarreal

Tras un calvario de lesiones, el centrocampista asturiano, que jugó su último partido en octubre de 2016, supera la prueba de la pretemporada y vuelve a la que fue su casa

Santi Cazorla, durante un partido amistoso contra el Wolverhampton Wanderers el sábado.
Santi Cazorla, durante un partido amistoso contra el Wolverhampton Wanderers el sábado. REUTERS

Vuelve la magia. Así anuncia el Villarreal el regreso definitivo al fútbol de Santi Cazorla, tras superar una lesión en el talón de Aquiles y una traumática recuperación de casi dos años. La luz al final del túnel parecía no llegar nunca. Tuvo que pasar por el quirófano una y otra vez por una infección que se produjo en una primera intervención y que casi le deja inválido. Su último partido oficial lo jugó con el Arsenal un 19 de octubre de 2016 ante el Ludogorets.

Una odisea y mucho sufrimiento ha padecido Cazorla para volver a sentirse feliz con un balón en los pies. Hoy tiene 33 años y tras realizar la pretemporada vestido de amarillo, recuperar sensaciones y olvidar sus dolencias, Cazorla se siente con fuerzas y ánimos para continuar. Un deseo compartido con el Villarreal con el que ha formalizado un contrato por una temporada con opción a otra más.

El Villarreal captó hace 15 años a Santi Cazorla en edad juvenil para completar su formación y hacerle debutar en la élite del fútbol hasta convertirse en internacional (fue dos veces campeón de Europa con la selección española). La entidad castellonense vuelve a ser la casa de Cazorla, el equipo que le permitirá retomar su carrera como futbolista puesta en duda por el calvario de lesiones. Mientras el Arsenal, el club con el que ha ejercido con maestría Cazorla en las últimas seis temporadas a las órdenes de Arsène Wenger, le ofreció la posibilidad de formar parte de la estructura técnica, el Villarreal le abrió las puertas del campo de fútbol. Un gesto que el asturiano espera devolver con su juego de siempre.

Ni el propio Cazorla tenía claro que su deseo se haría realidad. Una larga convalecencia y mil dudas en la cabeza. A sus 33 años, no quería verse obligado a abandonar el fútbol amargado por las lesiones, olvidado. Cazorla, sin perder la sonrisa, quería ser honesto consigo mismo. “Ojalá pueda recuperar el nivel para poder defender esta camiseta en un club muy especial para mí. Quiero agradecer que me den la oportunidad de poder volver a la que considero mi casa”, se expresó agradecido cuando se hizo público que el Villarreal le recibía con los brazos abiertos.

No había compromiso alguno por ambas partes. Solo si recobraba su capacidad para competir, como está demostrando en la pretemporada del equipo de Javier Calleja, volvería a calzarse unas botas, a vestirse de amarillo y regresar a la Liga. Así será. Un esperado fichaje para el Villarreal, un regalo para su afición.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.