Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Rubiales: “El líder indiscutible de un vestuario debe ser el entrenador”

El presidente de la RFEF reflexiona sobre su trayectoria en el cargo, el nombramiento de Luis Enrique como seleccionador, y la necesidad de reorganizar la gestión de la plantilla

Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol, en la sede de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.
Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol, en la sede de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

Han pasado nueve semanas desde que fue elegido presidente de la federación y Luis Rubiales (Las Palmas, 1977) acredita una experiencia insólita. Ninguno de sus predecesores afrontó un Mundial después de despedir al seleccionador tres días antes de la competición. Ninguno nombró a tres seleccionadores en dos meses. Ninguno heredó el cargo de un presidente —Ángel María Villar— previamente encarcelado.

Pregunta. El miércoles pasado se cumplió un año desde que la Guardia Civil entró en este edificio con su anterior presidente, Ángel María Villar, detenido. ¿Qué ha cambiado en la federación para que esto no se repita?

Respuesta. Nos hemos puesto el listón muy alto. Ya se está auditando a nivel económico, a nivel de gestión, todo lo que se ha hecho en los últimos años. Será un estudio minucioso que dará resultados dentro de algunos meses. Queremos tener por bandera el rigor, los valores, la transparencia y cada céntimo, cada acción que se haga desde la federación va a llevar aparejado el máximo rigor. Nos podemos equivocar, pero hay determinadas cuestiones en las que tenemos que ser infalibles.

P. ¿Cómo encaja eso con incluir en su equipo a dos personas imputadas en la Operación Soule, como José Ángel Peláez, presidente de la Comisión de Segunda B y Tercera, y Jacinto Alonso, director del área de Formación?

R. Estar investigado en este país es un derecho, hay que explicarlo así. Es un derecho con la posibilidad de acudir al juzgado con tu abogado. Nosotros somos los más rigurosos, pero también los más prudentes, y hay que esperar a que estas personas se defiendan. Si alguien de mi equipo el día de mañana sufre una condena, sin duda seremos consecuentes con esa condena.

P. ¿La raya es la condena?

¿Ramos? No es bueno que como presidente yo hable individualmente de uno u otro jugador. Además, tengo la obligación de proteger el patrimonio de la federación en cada departamento, y en el deportivo los futbolistas son el mayor de los patrimonios

R. No, obviamente. Pero creo que la raya no tiene que ser prejuzgar.

P. ¿Por qué cree que la selección históricamente ha tenido un rendimiento tan por debajo del potencial de los jugadores, la historia y la cultura del fútbol en España? Holanda y Uruguay han estado más veces en disposición de ganar títulos mundiales; y Croacia, una federación de menos de 30 años, ha disfrutado de más semifinales mundiales que España.

R. En las grandes citas, Mundiales y Eurocopas, es verdad que muchas veces nos hemos quedado fuera por detalles, pero de todas las selecciones que van, el 80% rinden por debajo de su potencial. Solo cuatro llegan a las semifinales y ocho a los cuartos. La alta competición es muy complicada. Hemos hecho los movimientos deportivos en ese área, con José Francisco Molina, para buscar el éxito sin renunciar a nuestros valores, a esa lealtad que pedimos a esta casa, y a nuestra cultura futbolística. Pero entendiendo que es el momento quizá de enriquecerla más. Todos los técnicos ven que es el momento de meter más novedades en el juego, quizá hacerlo algo más vertical. Y si ellos lo piensan así, pues hemos tratado de buscar un entrenador valiente para transmitir estos cambios que desde el área deportiva nos dicen que son necesarios.

P. El proceso que va de 2008 a 2012 parece una excepción en la historia de la federación española. ¿La causa es la deficiencia intrínseca de la propia federación o el contexto que hace que esta institución esté sometida a grandes tensiones?

R. Tenemos que ver lo que rodea al fútbol en España, lo que rodea al fútbol en otros países, y también los dirigentes del fútbol en España y en otros países. Analizando esto último, los dirigentes, dentro de los cuales tengo la obligación de gestionar el ente que gobierna el fútbol español, tenemos que hacer todo lo posible por tender puentes y llegar a acuerdos. Yo soy muy firme. Nunca vamos a traicionar nuestras convicciones y pero esto no quita para que tengamos prudencia y flexibilidad para buscar un interés general. Si alguien piensa que tiene la verdad absoluta, va a seguir siendo difícil. Si todos pensamos que podemos ceder en algo, construiremos unos pilares fuertes para el futuro.

P. Cuando llegó a la federación lo hizo con un respaldo que ahora parece perder. Javier Tebas le critica públicamente y da la sensación de que su relación con los clubes, y en concreto con el Madrid, no pasa por un buen momento. ¿No se identifica con Villar, que en su primera etapa fichó a Clemente y consolidó su posición distanciándose de clubes como el Madrid?

Todos los técnicos ven que es el momento de meter más novedades en el juego, quizá hacerlo algo más vertical

R. La federación requiere, en primer lugar, ser honesto con la propia federación y tomar no las decisiones más cómodas ni las más sencillas, ni las que más a gusto le puedan hacer sentir a uno mismo, sino las que son necesarias en cada momento, incluso aunque haya parte de contestación. Tomando las decisiones contrarias a las que hemos tomado, tendríamos el mismo o más nivel de contestación. Y también hay muchísima gente que me ha apoyado, la mayoría, y así lo he sentido. Segunda cuestión: requiere explicarlas, estar abierto a los medios, a la sociedad. Porque voy a rendir cuentas hacia dentro y hacia fuera. Y tercer asunto y más importante: la búsqueda de la excelencia, del interés general siempre. Si esas tres premisas se cumplen, estamos actuando bien, y si además para desmontar esas decisiones se intoxica de manera informativa, eso me refuerza y refuerza a la federación. Nos estamos dando cuenta de que para convencer a grandes masas se están tratando de usar argumentos tóxicos que nada tienen que ver con la realidad.

P. Todo gira en torno al 13 de junio, cuando el Real Madrid anunció el fichaje de Julen Lopetegui. ¿Usted estaba dispuesto a mantener a Lopetegui si él mantenía en secreto su fichaje por el Madrid hasta que acabara el Mundial?

R. Todo está viciado desde el principio. Si se nos hubiera llamado desde un principio, hubiéramos podido establecer las condiciones de la negociación en cuanto a los momentos, las pautas, etcétera. Como no se hizo, contestar a esa pregunta es una hipótesis que nunca sabremos.

P. ¿Cómo es su relación con Florentino Pérez desde entonces?

R. Es que yo soy el presidente de la federación y tengo que estar a disposición de Florentino Pérez, del Madrid, y a disposición de todos los clubes, árbitros, entrenadores, federaciones territoriales, etcétera. Aquí estoy para servir a todos los estamentos del fútbol español.

P. ¿Siente reciprocidad de la Liga? Tebas dijo hace unos días que habría que estar atento porque a Rubiales acabarían imputándolo en la Soule.

R. Prefiero no hacer ningún comentario al respecto. Por responsabilidad los dirigentes tenemos a veces que mantenernos al margen y no entrar en contestaciones con algunas declaraciones que no puedan estar dentro del tono adecuado y del contenido adecuado.

P. ¿Ve vías para reconducir la relación?

R. Esta semana estuve reunido con Javier Tebas. Obviamente, yo no puedo dejar de hablar con el presidente que los clubes han elegido en la patronal. Tengo que ser muy respetuoso con eso. Claro que agradecería que él tuviera un tono más respetuoso. Pero si es el camino que escoge, pues él lo marca. Yo no voy a entrar en eso.

P. ¿No tiene la sensación de que el origen de todos sus problemas es un reiterado conflicto de intereses? Conflicto entre los intereses de la federación, de los clubes, del seleccionador, de algún representante… ¿No cree que Lopetegui no percibió que incurría en un conflicto de intereses?

R. Yo no puedo estar en la cabeza de otra persona. No pido nada para los demás que no me exija a mí. Pero de verdad que creo que debemos pasar página.

P. Cuando hay un representante como Jorge Mendes que representa a un seleccionador y a unos jugadores, ¿no es natural que se genere una situación de desconfianza?

Si todos los dirigentes del fútbol español pensamos que podemos ceder en algo, construiremos unos pilares fuertes para el futuro.

R. No estoy al tanto de los representantes de los jugadores. Es algo en lo que no me inmiscuyo. Creo en los principios de honestidad de todas las personas mientras no se demuestre lo contrario.

P. Cuando ficha a Luis Enrique, recalca que él no viene aquí por dinero, que viene porque le entusiasma el reto. Cuando presenta a Molina como director deportivo, también. Hace hincapié en este carácter independiente. Me gustaría que desarrollara un poco esta idea. ¿Ha habido gente que ha pensado más en su carrera profesional que en la federación?

R. No, yo cuando digo esto hablo de Luis Enrique. Luis Enrique ha tenido una oferta asiática multimillonaria, que muy pocos habrían rechazado. En cambio ha tenido que hacer un sacrificio, que nosotros también hemos hecho. Lo que hayan hecho otros… yo no voy por ahí.

P. ¿Cómo seduce a Luis Enrique?

R. No creo que yo haya hecho nada especial. Él ha querido ser seleccionador y nosotros no hemos hablado con nadie más que él. Nos reunimos un par de horas y al día siguiente o a los dos días nos dio su respuesta.

P. ¿Le estimulaba saber que viene a una federación y a un equipo en crisis?

R. Él no rehúye la búsqueda del éxito. No quiere que eso sirva de excusa para no afrontar cada partido.

P. Dice que la federación ha hecho un sacrificio para fichar a Luis Enrique. ¿Cuál ha sido?

R. Para hacer una federación más profesional y mejor, con el control de la comisión económica, con consultoras que nos ayudan, estamos haciendo una readaptación que nos está llevando a utilizar mucho mejor el patrimonio económico. Hay departamentos, como el de comunicación o el jurídico, donde hemos llevado a cabo acciones que han producido un enorme ahorro. Pero para ello también necesitamos contratar muy buenos profesionales.

P. ¿Y en el caso de Luis Enrique el sacrificio cuál es?

R. Económico. Él nos pedía unas condiciones y hemos hecho todo lo posible por estar a la altura.

Para convencer a grandes masas se están tratando de usar argumentos tóxicos que nada tienen que ver con la realidad

P. En Rusia la concentración de la selección no fue modélica. ¿Qué pesó más a la hora de elegir al seleccionador? ¿Su autoridad disciplinaria o su método puramente futbolístico?

R. Eso son cosas que tiene que valorar Luis Enrique. Habrá comportamientos que le gusten más, que le gusten menos, y él es el que va a llevar las riendas, pero de verdad que creo que tenemos un grupo de jugadores muy bueno, de una gran calidad y muchos entrenadores estarían encantados de trabajar con ellos. Él dice que el reto es apasionante porque cree mucho en los futbolistas que hay.

P. ¿Notó que en el Mundial los futbolistas intentaron asumir responsabilidades que no les correspondían?

R. Esa es una cuestión que quienes hemos convivido con ellos…Yo estaba en momentos del desayuno, la comida, la cena, y conmigo han tenido una buena actitud y siempre hay cosas que pueden empeorar y cosas que pueden mejorar. El jefe del vestuario tiene que ser siempre el entrenador, el que tiene que marcar el camino.

P. ¿Qué intimida más una reunión con la patronal o con Sergio Ramos?

R. No suelo acudir a ninguna reunión intimidado. A las reuniones hay que acudir a aportar cosas en positivo.

P. ¿Cómo fue el comportamiento de Ramos como capitán?

R. No es bueno que como presidente yo hable individualmente de uno u otro jugador. Además, tengo la obligación no solo de respetar, sino de proteger el patrimonio de la federación en cada departamento, y en el deportivo los futbolistas son el mayor de los patrimonios.

P. Lo pregunto porque todos sabemos que Sergio es un caudillo y que ha tenido cada vez más poder...

R. ¿Eso lo va a poner así? El caudillo en España… tiene un significado… No me siento cómodo con esa palabra, desde luego, por lo que ha representado en España.

P. Ha sido un jefe cada vez más fuerte en todos los vestuarios, en el Madrid y en la selección, y usted hizo hincapié, cuando presentó a Luis Enrique, en que era necesario contratar a una persona que asumiera él todo ese liderazgo.

R. Está preguntando sobre una interpretación. Yo lo que dije es lo lógico: los que hemos jugado al fútbol, hemos sido futbolistas, queremos un entrenador con un gran liderazgo, pero eso no hay que contraponerlo con el liderazgo que determinados futbolistas puedan tener en el campo. El líder indiscutible de un vestuario tiene que ser el entrenador, y luego dentro del campo hay futbolistas líderes.

P. Aparte de la selección, el seleccionador y la transparencia, ¿qué tareas ve por delante en que suponga más desafío?

R. Reestructuración interna, ordenar la casa, el fútbol femenino es una de nuestras banderas, el fútbol sala, el fútbol playa…

P. ¿En qué sentido el fútbol femenino?

R. Nos hemos volcado con el fútbol femenino, estamos dotando al departamento de muchos más medios, se va a multiplicar el presupuesto por tres o por cuatro, y esto es posible gracias al buen trabajo que se está haciendo en el área de captación de ingresos, en cuanto a colaboradores y marketing. También en el departamento de formación vamos a hacer un cambio total y absoluto de volcar hacia el exterior la federación.

P. La FIFA ha mirado a España con lupa, por la sospecha de injerencias del Gobierno, o la idea de que esta es una federación asediada. Ahora vienen Ceferin e Infantino a la asamblea. ¿Vienen porque creen que usted necesita que lo respalden?

R. Me siento muy honrado. Con toda humildad, tengo que decir que nunca fueron juntos a ninguna asamblea de ningún país. El presidente Infantino es amigo desde hace muchos años, hemos trabajado codo con codo en el desarrollo de algunas cuestiones cuando ocupaba la secretaría del fútbol europeo. Es una persona con la que hablo a menudo, en la que confío y sé que hacia mí tiene esa confianza y ese cariño y se lo agradezco. En cuanto a Ceferin, le conozco mucho menos, pero enseguida hemos conectado y desde el principio me dijo que quería estar aquí con el fútbol español. Solo puedo tener para los dos, que son los mandatarios más importantes del fútbol, palabras de agradecimiento.

P. Parece un apoyo a una selección que ha sufrido un ataque en medio del Mundial.

R. Aunque la confirmación viene luego, ellos estaban dispuestos desde el principio. Hemos tenido muchas conversaciones con ambos, quizá más con el presidente de FIFA, que obviamente ha estado más presente en la Copa del Mundo.

P. Si el Madrid no hubiera fichado a Lopetegui y usted no lo hubiera despedido, ¿también vendrían?

R. Estoy convencido de que sí. Es verdad que alguno [Infantino] ha entendido que ha sido una decisión valiente y de valores, pero no ha sido el único. Lo he hablado también con jefes de Estado, con presidentes de otras federaciones, y la mayoría, o todos, me han comentado que era una decisión acertada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información