Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Scariolo: “Puede haber sido mi último partido como seleccionador”

El entrenador reitera su deseo de compatibilizar su cargo con el trabajo en el equipo técnico de Toronto Raptors en la NBA. "Ojalá no sea así. Pero si ocurre, ha sido una buena manera de terminar”, sentencia

Scariolo felicita a sus jugadores
Scariolo felicita a sus jugadores EFE

Fran Vázquez rompió a llorar como un niño en la sala de prensa del pabellón Martín Carpena mientras agradecía a Sergio Scariolo la confianza depositada en él en su regreso a la selección a los 35 años. España acababa de arrollar a Bielorrusia (80-60) para completar el pleno de victorias en la primera fase de la clasificación para el Mundial de 2019. El ambiente se cargó de emotividad. Y, después de semanas de conversaciones y mensajes cruzados, el propio Scariolo también sonó nostálgico. Reiteró el entrenador su deseo de compatibilizar en un futuro inmediato su cargo actual con el trabajo en el equipo técnico de Toronto Raptors en la NBA, pero esta vez fue más allá en su presión hacia la Federación. “Si dependiera de mí estaría todo solucionado hace tiempo. Pero hay tres partes involucradas y, al final, los que tienen que tomar las decisiones son casi más los demás que yo mismo. Mañana tomaré un café con Jorge [Garbajosa] y hasta el último segundo de mi compromiso con la selección trabajaré como si tuviera que quedarme no los dos años que me quedan de contrato sino 10 años más”, comenzó explicando el seleccionador para, acto seguido, responder contundentemente. “Ojalá todo pueda ir en la buena dirección, pero este puede haber sido mi último partido aquí. Mi deseo y mi esperanza es que no sea así, pero si lo es ha sido una buena manera de terminar”, sentenció.

Sergio Scariolo es el seleccionador más laureado del baloncesto es pañol, con seis medallas en siete campeonatos, y el tercero más longevo después de seis años en el banquillo –solo por detrás de los históricos Antonio Díaz Miguel (1965-1992) y Lolo Sainz (1993-2001)-. El técnico de Brescia llegó al cargo en febrero de 2009 en sustitución de Aíto García Reneses y, después de alcanzar dos oros europeos y una plata olímpica con la mejor generación del baloncesto español, se marchó en noviembre de 2012 para “tomar aire y distancia”. Dos años y medio después, regresó al lugar del éxito para ayudar a ese mismo grupo a enderezar el camino tras el batacazo en el Mundial 2014 y a estirar su leyenda con el tercer oro europeo en 2015, el bronce olímpico en Río y el del pasado Eurobasket. En aquel regreso Scariolo ya aviso de su intención de “acercarse a la NBA”. En los últimos tiempos, ese deseo de completarse profesionalmente floreció después de las conversaciones y ofertas de Charlotte Hornets y Toronto Raptors para integrarle en sus respectivos cuerpos técnicos. En un principio, el presidente de la Federación, Jorge Garbajosa, fue sensible a los deseos de Scariolo pero, cada vez que se acercaba un desenlace, el técnico recibía el no por respuesta a la posibilidad de simultanear cargos.

En octubre de 2016, Scariolo renovó como seleccionador hasta 2020 con el reto de “completar el relevo generacional”, con retos cumplidos como el de lograr la plaza para Río sin pasar por el preolímpico o reinventar al equipo ante el nuevo sistema de la FIBA. Con ello despertó su deseo de dotar de contenido a su profesión de manera constante, no episódica. Sin embargo, la complejidad que introdujo el nuevo sistema de ventanas de clasificación para el mundial le ha complicado cualquier salida puesto que ha dispersado el trabajo del seleccionar durante el año, no solo en la concentración y el campeonato correspondiente de cada verano.

“Emocionalmente, estoy al cien por cien con la selección por todo lo vivido, por las relaciones humanas y por todo lo ganado… Pero también hay un aspecto profesional y otros valores que entran en juego”, reflexionó Scariolo dentro de su elogioso balance de la primera fase de clasificación de las ventanas. “Lo que ha conseguido este equipo es fantástico. Han sido un ejemplo de compromiso. Ni en nuestros mejores sueños esperábamos acabar con un 6-0. La angustia vivida en este proceso se acabó en el primer entrenamiento. El más tranquilo era yo, tenía sensaciones buenas y, desde ese primer día, me quedo con el disfrute, la alegría y la eficiencia de este grupo”, completó el seleccionador. Este miércoles Scariolo pone rumbo a Estados Unidos, con una conferencia en Salt Lake City y la presencia en las ligas de verano de Las Vegas entre sus primeros compromisos de agenda. Pero también pretende resolver su futuro. Entre las ofertas recibidas de Europa y la NBA, la de los Toronto de Nick Nurse es la apuesta más fuerte. Su idea, encontrar la fórmula para compaginar cargos con la flexibilidad de la Federación. Este sábado, Scariolo fue manteado por sus jugadores dentro de la conmemoración de su victoria número 100 al frente de la selección (la lograda en Eslovenia la semana pasada). La 101, ante Bielorrusia, ha podido ser también la última.

Más información