Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un rebote de Diego Costa derriba el muro de Irán y acerca a España a los octavos de final del Mundial

La selección de Hierro, bloqueada ante un planteamiento extremadamente defensivo, se impone con un tanto de rebote

España Iran Ver fotogalería
Diego Costa, tras el marca el gol de España AP

Bastó un rebote. Es una acción afortunada estuvo el alivio de una España que se mostraba incapaz de percutir en el férreo planteamiento defensivo de la Irán de Carlos Queiroz. Tras muchos minutos de un dominio estéril y algunos menos de asedio, un rechazo en la tibia de Diego Costa superó al meta iraní y permitió a la Roja (0-1) allanar un triunfo que le acerca a los octavos y le coloca en una situación exactamente idéntica a la de Portugal. Ambas depende de sí mismas para liderar el grupo B: si las dos ganan, quedará primera la selección que más goles marque. Por detrás espera Irán, a la que una sorpresa ante el combinado de Cristiano le metería en los octavos.

Ante España pudo darla. De inicio ni la buscó y al primer minuto ya podían intuirse las intenciones de ambas: la Roja, a por el asedio; Irán, encantada con el empate. Iniesta, Silvia y compañía aglutinaron rápido el balón. Fue en vano. Hierro apostó por Lucas en vez de Koke, pero no funcionó. El atasco de hombres arriba y la escasez de espacios bloqueó al gallego, prácticamente desaparecido. Salvo Isco, el español más atinado, pocos despuntaron. Situado siempre en torno al área, un remate de Silva fue el único aviso en la primera mitad.

Declaraciones de Hierro e Isco, tras el partido.

La reanudación trajo consigo una versión más voraz de la Roja. Con una marcha más, empezó a inquietar la puerta iraní. No acertó hasta la jugada más insospechada. Balón hacia Costa, movimiento del delantero y el intento de despeje del defensa iraní rebota en la tibia del jugador atlético y el balón supera a Beiranvand. El gol liberó y durmió a una España que se vio obligada a marcar otro gol durante los segundos que tardó en linier el anular el tanto de Irán. No fue el único susto para los de Hierro, sin aire cuando Azmoun remató a un palmo de De Gea. Se le fue arriba. Se libró una Roja que ya enfila los octavos.

Más información