Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Incertidumbre en el área deportiva del Barcelona

El club no le ha comunicado al secretario técnico Robert Fernández si sigue, al tiempo que se desconoce si firmará Griezmann

Bartomeu y Umtiti, en el acto de renovación del central. Ampliar foto
Bartomeu y Umtiti, en el acto de renovación del central. REUTERS

El presidente Josep Maria Bartomeu se aferró ese enero de 2015 a sus motivos para despedir al director deportivo Andoni Zubizarreta, molesto como estaba por ser afeado por la afición del Camp Nou tras un vídeo que se reprodujo en el estadio con motivo de los goles de Messi —y en el que salían tanto él como Zubizarreta—, por entonces ya máximo goleador histórico de la Liga. “Es verdad que se ganó el triplete unos meses después”, explican desde el club; “pero cuando se le despidió era el director deportivo de un equipo que no había ganado nada en el curso anterior y en esas fechas estaba a siete puntos del líder”. Admiten desde la entidad que el presidente sabe que se precipitó —y que no ha reculado en momento alguno—, pero lo justifican por su forma de actuar. “Se enamora y desenamora rápido”, señalan. Ahora, tres años más tarde, parece que a quien le enseñarán la puerta de salida es al secretario técnico Robert Fernández.

En el área deportiva dan por descontado que Robert no continuará en la entidad puesto que su contrato finaliza este 30 de junio. “Tenía firmados dos años más uno”, desvelan desde las oficinas del club azulgrana. Un contrato con sus particularidades porque durante los dos primeros cursos renovaba en caso de conquistar algún título —como así fue con la Copa del año anterior y con la Liga y de nuevo la Copa en este último ejercicio— y ahora perdía la potestad de decidir en favor del Barça. Y el Barcelona, por el momento, no le ha dicho ni pío, por lo que se deduce que no seguirá a partir del 1 de julio y será Pep Segura, el director deportivo, quien asuma las negociaciones que en su momento hacía Raúl Sanllehí —ya en el Arsenal— y ahora lleva el propio Robert.

El ‘caso Griezmann’

La misma incertidumbre se da con Antoine Griezmann, que en su momento le dio el sí al Barcelona pero ahora no se decide. “Mientras no diga nada, pensamos que es positivo”, señalan desde los despachos de la ciudad deportiva azulgrana; “y hasta ahora no ha indicado públicamente qué quiere hacer con su carrera”. Lo comparan, más o menos, con la situación que se dio con Neymar, donde desconocían las intenciones del futbolista. “Pero estamos tranquilos porque si no viene él, vendrá otro. Y lo que está claro es que el Barça del año que viene será mejor”, apostillan.

Descartada la vuelta de Thiago (Bayern), el club se centra en fichar a Lenglet (Sevilla), quizá a los ajaccied De Jong y De Ligt y alguna pieza más cuando se consiga traspasar a jugadores como Aleix Vidal, André Gomes y Alcácer, puede que también a Denis y Digne. Lo que sí está claro es que Arthur llegará en enero, que se le buscará una cesión a Yerry Mina y se tratará de cerrar las ventas de los jugadores que están cedidos (Deulofeu, Arda, Rafinha, Samper, Douglas y Munir). Pero eso quizá ya no lo vea Robert Fernández. O, quién sabe, quizá sí.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información