Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Es Mónaco el Gran Premio “más aburrido” de la Fórmula 1?

Alonso, Vettel y Raikkonen se quejan de la monótona carrera en el Principado. El ancho de los coches y el tipo de neumáticos, claves en la poca acción en pista

Fernando Alonso Formula 1
Fernando Alonso tras abandonar el GP de Mónaco. REUTERS

Fernando Alonso sumó este fin de semana en Mónaco su primer abandono de la temporada. El asturiano volvía a la mítica carrera del Principado tras su ausencia el año pasado, cuando la crítica situación de McLaren con Honda le llevó explorar las 500 Millas de Indianápolis. En Estados Unidos pudo disfrutar de un coche con potencial ganador y un entorno refrescante que celebró el gesto del bicampeón del mundo. El domingo, dejó varios guiños en las redes para mostrar su nostalgia por el óvalo.

Ese sentimiento pudo haberse reforzado después de que su vuelta al Principado, ahora con motor Renault, no fuera la esperada, sobre todo por la poca acción en pista, como lamentó en unas palabras muy críticas contra la cita más importante del Mundial: "Probablemente es la carrera más aburrida que ha habido nunca en la F-1, con estos coches tan anchos. Sin coches de seguridad, sin banderas amarillas, sin poder adelantar. Probablemente necesitamos darle algo más a los fans para devolver el dinero de la entrada", exclamó Alonso, y añadió: "Ahora veré la Indy 500. Al menos me divertiré, porque la gente debe estar adormilada con lo que se ha visto hoy". 

El asturiano no fue el único. Su mensaje encontró eco en otros pilotos, como Raikkonen o Vettel, que le transmitió la misma idea a su equipo tras ser felicitado por radio: "Ricciardo gana la carrera, acabaste segundo Sebastian", recibió el alemán.  "Vale, gracias chicos, tuvimos un coche rápido, los neumáticos han sido un desastre, gracias por lo de hoy aunque ha sido un poco aburrido", respondió. En la misma línea se pronunció Hamilton: "Si hubiera estado en el sofá, me habría dormido".  Ricciardo, el gran triunfador del día, no se quejó. El australiano pudo cruzar primero incluso tras haber perdido parte de la potencia eléctrica de su motor. En otra carrera hubiera sido impensable. 

¿Qué pasó entonces en Mónaco? ¿Por qué hubo tan poca acción en pista, salvo por la remontada de Verstappen? Jolyon Palmer, expiloto británico de Renault, da algunas claves en un artículo publicado por BBC Sports. "Primero, Pirelli eligió para Mónaco neumáticos con una alta degradación, en una pista que es famosa por su baja degradación y donde los pilotos pueden ir a tope durante 78 vueltas", apunta Palmer. "Y segundo, todos sabemos que en Mónaco es difícil adelantar, pero desde que cambió el reglamento en 2017 —lo que significa que ahora los coches son más anchos y tiene más carga aerodinámica— es casi imposible sin una gran ventaja de velocidad", añade.

El piloto explica que en una carrera normal con ese desgaste de los neumáticos, hubiera significado una estrategia de dos paradas, porque con solo una los coches hubieran sido demasiado lentos. En el Principado, el problema era que nadie podía apostar por hacer una parada más, porque al ser tan difícil adelantar no hubieran recuperado posiciones. Además, apunta una que puede reflejar lo conservadores que iban en cabeza de carrera: "Stroll, después de hacer su parada, era cinco segundos más rápido que los pilotos en cabeza en el coche más lento". La confesión de Hamilton tras la carrera también va en esa línea: "Es increíble lo poco que empujé", reconoció el de Mercedes. "No recuerdo haber empujado menos en ninguna carrera", añadió. "La carrera necesita otro formato", propuso el británico, que también habló de modificar el recorrido u obligar a hacer más de una parada. 

Liberty Media, dueños de la Fórmula 1, se enfrenta ahora al reto de elegir alguna de estas soluciones, o encontrar nuevas, para agitar la joya de su calendario. Mientras llegan las soluciones, Alonso, en estas fechas, seguirá divirtiéndose con la acción en pista del óvalo de Indianápolis, como exhibió en sus redes sociales colgando un adelantamiento espectacular de Alexander Rossi.

Más información