Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obradovic: “No vivo pensando que soy un ganador”

En 26 temporadas como entrenador el druida serbio colecciona 33 títulos, entre ellos 9 Copas de Europa. En Belgrado, donde empezó su leyenda, buscará la décima corona en su 17ª presencia en la Final Four

Zeljko Obradovic, entrenador del Fenerbahçe
Zeljko Obradovic, entrenador del Fenerbahçe Getty Images

En 1991, cuando era capitán del Partizan y de la selección yugoslava, le propusieron hacerse entrenador de la noche a la mañana. Tenía solo 31 años, pero aceptó el reto y comenzó una carrera memorable en los banquillos ganando la Euroliga a la primera. En 26 temporadas, Zeljko Obradovic (Cacak, Serbia, 1960) colecciona 33 títulos, entre ellos 9 Copas de Europa, tantas como el Madrid en 87 años de historia. En Belgrado buscará la décima corona en su 17ª presencia en la Final Four. Mientras ultima los detalles para la cita, el entrenador del Fenerbahçe atiende por teléfono a EL PAÍS desde su despacho en el Ulker Sports de Estambul.

Pregunta. ¿Jugar en casa es un aliciente para intentar revalidar el título?

Respuesta. Estoy muy feliz por jugar en mi ciudad y en mi tierra. Llevo más de 25 años viviendo fuera de mi país así que agradezco cada minuto que vaya a pasar en Belgrado. Allí comenzó todo con el Partizan, muy cerca de allí vive mi madre... En casa siempre se está bien.

P. Los otros tres entrenadores de esta Final Four [Itoudis, Laso y Jasikevicius] han sido discípulos suyos y han heredado su pasión.

R. Me alegro mucho por los tres. Tengo una relación especial con ellos. Dimitris [Itoudis] fue mi ayudante durante 13 años en el Panathinaikos, y fue el padrino de mi boda y yo de la suya; a Saras [Jasikevicius] lo entrené durante cuatro temporadas y pasamos algunos veranos juntos; y a Pablo [Laso] también le tuve dos años en los 90. Es verdad que son unos apasionados del baloncesto, pero la pasión no es solo cosa de jóvenes. Yo mantengo una pasión grandísima, como el primer día, o más.

P. ¿Qué recuerda del Laso jugador y cómo valora su trayectoria?

R. Le quería una barbaridad como jugador porque era muy inteligente. Entendía el juego como pocos. Yo sabía que algún día sería entrenador y su gran trayectoria al frente del Madrid no ha sido una sorpresa para mí. Ha sabido imponer su manera de entender el baloncesto.

Obradovic posa con la Euroliga de 2017
Obradovic posa con la Euroliga de 2017 getty

P. En su caso, ¿cuál es la clave para que sus equipos tengan siempre esa identidad competitiva?

R. La identidad se construye con ambición. Aquí, en el Fenerbahçe hay mucha, desde las oficinas a la pista. Ya se nos considera uno de los grandes de Europa. En verano se marcharon tres piezas importantísimas como Bogdanovic, Udoh y Antic, pero entendimos rápidamente lo que necesitábamos para mantener nuestro nivel. Sabemos lo que queremos conseguir y hay mucho respeto entre todos. Soy muy feliz dedicándome al baloncesto y estoy trabajando en un proyecto que me encanta.

P. Usted, que es considerado un maestro, ¿qué aprendió de su maestro, Asa Nikolic?

R. Muchísimas cosas, de baloncesto y de la vida. Aprendí la importancia de los pequeños detalles. Para no dejar de crecer hay que ser muy perfeccionista, no estar nunca contento, repetir mucho las cosas, hablar mucho con los jugadores, ser psicólogo.

P. ¿Cómo lleva ser más importante que sus jugadores?

R. Yo no pienso así. La clave son siempre los jugadores, ellos son los que deciden todo. Yo trabajo para estar a su disposición y ayudarles a pensar solo en baloncesto. Soy duro, pero sé que al final siempre acaban encantados conmigo. Saben que les ayudo como personas y como jugadores.

P. ¿Les recuerda su palmarés para motivarles?

R. No necesito presumir delante de mis jugadores, ellos ya saben quién les entrena. Soy una persona muy sencilla y ahora no voy a cambiar. No vivo pensando que soy un ganador. Siempre me dedico a que mis equipos progresen y para progresar no puedes tener tu palmarés en la cabeza ni llevar los trofeos encima. Pienso en el siguiente entrenamiento, nada más. Me encanta construir el equipo contando con la visión y la opinión de los jugadores.

Obradovic, en un tiempo muerto del Fenerbahçe
Obradovic, en un tiempo muerto del Fenerbahçe reuters

P. ¿Cuál es la fórmula para ganar la Final Four?

R. Mucha gente piensa que ganar la Euroliga es fácil, pero no lo es. Lo digo yo, que tengo nueve. Ganar es muy difícil siempre. Da igual todo lo que hayas ganado antes. No hay fórmula mágica. Intento que mis jugadores entiendan que van a hacer lo mismo que vienen haciendo durante el año. Tienen que jugar al baloncesto y abstraerse de la presión. En una Final Four tienes que disfrutar de cada minuto. Tienen la posibilidad de demostrar muchas cosas en el mejor escenario.

P. ¿Cómo ha seguido el fenómeno Luka Doncic?

R. Es un joven que está demostrando muchísima calidad. Se ha desarrollado fantásticamente gracias a sus compañeros y a su entrenador. Le han dado espacio y confianza. Se le ve que ama el baloncesto y está a un nivel impresionante. Le deseo lo mejor.

P. ¿Las estrellas europeas se van demasiado jóvenes a la NBA?

R. Al final, son los jugadores los que deciden que quieren hacer en la vida. Lo bueno es que esto no para y cuando uno se va deja hueco para que aparezca otro. Hay que intentar que los niños se enamoren del baloncesto para seguir produciendo cracks. A nosotros se nos marchó Bogdanovic, que era un pilar básico. Entendió que era su momento y le deseamos suerte. Pero después de su último partido en la NBA vino directamente a nuestro entrenamiento y se fue a comer con el equipo. Echa de menos la competitividad que hay en Europa.

Más información