Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escudero: “Tenemos ganas de revancha”

El capitán del Sevilla, que ya jugó la final de Copa ante el Barcelona en 2016, analiza la final del Wanda

sevilla - barcelona Ampliar foto
Escudero, en el duelo ante el Villarreal de Liga. Getty Images

Sergio Escudero levantará la Copa si el Sevilla gana al Barcelona. El lateral ya disputó, y perdió, la final de 2016 ante el Barcelona. Tiene ganas de revancha. Como su equipo.

Pregunta. Es el capitán del Sevilla. ¿Siente una especial responsabilidad ante esta final?

Respuesta. Pues sí. Ser capitán del Sevilla requiere tirar del grupo y estar orgulloso de mis compañeros. También tengo que transmitir una serie de valores que acompañan a este vestuario desde hace tiempo como la unidad, el trabajo, la humildad, el alma de una entidad como el Sevilla que nunca se rinde. Así me lo enseñaron a mí y ahora así debo yo transmitirlo.

P. ¿La eliminación del Barcelona ante la Roma les beneficia o perjudica en la previa de esta final?

R. Ellos son grandes profesionales. El Barcelona sabe afrontar las finales pase lo que pase en otras competiciones. Han caído en Champions, pero no nos darán tregua. No creo que estén en una dinámica negativa. Eso sí, siempre es malo perder. De todas formas, nosotros tenemos que centrarnos en nosotros. Les podemos hacer daño. Ya lo demostramos en la Liga. Si bien ellos son muy buenos, lo que hagamos nosotros también marcará mucho lo que pase en la final.

P. Ese partido de Liga (2-2) se fue por detalles. ¿Marca el camino a seguir en esta final?

R. La verdad es que hicimos muchas cosas bien. Es cierto que se nos fue por pequeños detalles, aunque uno de ellos fue un detalle clave como es Messi. No recuerdo un partido donde le hayamos hecho tantas ocasiones al Barcelona. Y tan claras. Ellos son muy buenos, tienen calidad y pegada y lo sufrimos. Pero hay muchas cosas positivas en ese partido que debemos trasladar a la final.

P. Se reedita la final de la Copa de 2016. ¿Hay ánimos de revancha en el grupo?

R. Pues la verdad es que sí. Los que quedamos de aquel partido en el Sevilla queremos la revancha. Queremos esa Copa que estuvimos tan cerca de conseguir hace solo dos años. Pero serán dos partidos totalmente diferentes el de aquel año y este.

P. ¿Qué diferencias ve en el Barcelona de entonces y el de ahora de Valverde?

R. Yo diría que este Barcelona de Valverde juega más directo y a diferencia de otros años no se basa tanto en la posesión. En cuanto ven un hueco, tiran para arriba.

P. ¿Ganar la Copa taparía la irregularidad de la Liga?

R. Es cierto que no estamos lo bien que desearíamos en la Liga, pero en la Copa y en la Champions hemos hecho un enorme trabajo. Queríamos estar más arriba en la Liga, pero esto es una final, ante el Barcelona, así que si ganamos sería un gran éxito. Y luego tendríamos tiempo para seguir mejorando en Liga.

P. ¿Llega el Sevilla cansado a esta final? El equipo acumula 53 partidos oficiales y casi siempre juegan los mismos.

Escudero, en la rueda de prensa previa a la final. ampliar foto
Escudero, en la rueda de prensa previa a la final. Europa Press

R. Estos partidos son especiales. Es una final. El corazón y las ganas que tienes pueden con todo, es verdad. El cansancio es secundario cuando afrontas una final incluso si juegas 53 partidos. Es lo que hay, es la máxima competición y lo que debemos hacer es trabajar para recuperarnos lo antes posible y afrontar el choque con absolutas garantías.

P. “Cuando corremos todos somos un equipazo”. Así definió a su equipo después de caer con la frente alta ante el Bayern.

R. Quiero que quede claro que no lo dije por reproche a ningún compañero, sino porque cuando todos damos la cara en partidos importantes demostramos que podemos con cualquier rival que se nos ponga por delante. Ocurrió con el Liverpool en la fase de grupos de la Champions o luego contra el United. Incluso contra el Bayern.

P. Le han quitado el balón al Liverpool, al United y, por momentos, al Bayern. ¿Lo podrán hacer con el Barcelona?

R. Lo vamos a intentar, sin duda. Buena parte de nuestro fútbol pasa por tener el balón y lo intentaremos ante el Barcelona. Ellos lo tienen y, lo que es muy importante, lo mueven con velocidad y verticalidad. Por eso se lo tenemos que quitar. Si no le quitamos el balón vamos a sufrir una barbaridad.

P. No han perdido contra Liverpool y Manchester United. Empataron en Múnich. ¿Les da para jugar la final ante el Barcelona sin complejos?

R. Por supuesto. Esos partidos te curten y recuerdo que el Sevilla es un equipo que sabe jugar las finales.

P. ¿Qué hará si gana la final?

R. Una fiesta cojonuda.

P. Muchas voces apuntan a Banega como el jugador clave del Sevilla.

R. Ever no es importante, es importantísimo para nosotros. Es un jugador diferente en su puesto, no hay jugadores ya como él, que siempre la pida, que haga regates, que traspase líneas, que juegue en corto y en largo… Sí, marca las diferencias en el Sevilla.

P. Le tocará medirse con Messi.

R. Bueno, la verdad es que con Messi, por mucho que lo estudies, da igual. Tiene recursos de todo tipo para irse de ti. Normalmente sale para su izquierda, pero tiene tanta calidad y tanta clase que aunque sepas que te la va a hacer por ahí, te la hace.

P. ¿Será importante el factor emocional y de apoyo de la afición del Sevilla en esta final?

R. Por supuesto. Lo vivimos en Manchester, donde solo se escuchaba a ellos. La afición para nosotros es vital, aprieta de manera impresionante y cuando le das un poco te lo devuelve todo. Se merecen esta Copa.

P. ¿Qué recuerdos guarda de Unai Emery?

R. Un técnico que me exigía mucho. Fue mi primer año en el Sevilla y tuve la mala suerte de lesionarme. Él pensaba que yo podía dar más de mí y me apretaba mucho. Acabé muy bien con él.

P. ¿Qué significó personalmente Jorge Sampaoli?

P. Me hizo ver el fútbol de otra manera. Jugué más adelantado todo el año y resultó genial.

P. ¿ Y de Berizzo?

R. También me dio su total confianza. El problema fue que no supimos hacer en el campo lo que él nos transmitía y quería. A mí me marcó cuando en la primera charla nos dijo que él entrenaba a personas y no futbolistas. Eduardo es muy buena persona. Siempre que tenías un problema, el primero que intentaba ayudarte era él.

P. ¿Qué tal con Montella?

R. Ha confiado también en mí. Tengo una relación directa con él porque me busca para que le dé información. Habla mucho conmigo como capitán para ver cómo está el equipo. Fue un cambio grande para nosotros porque Montella quiere jugar de una manera totalmente distinta a la que quería Eduardo. Él quiere más verticalidad, más salida hacia adelante que antes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información