Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jorge Lorenzo: “Tienes que estar obsesionado con la perfección”

Tres veces campeón de MotoGP, el mallorquín quiere volver a triunfar. Y hacerlo con Ducati. Lo explica en esta entrevista a una semana de que arranque el Mundial en Qatar

Persistente. Confiado. En que el trabajo dará resultado. Nunca hasta el curso pasado había estado un año en blanco, sin ganar una carrera. Pero Jorge Lorenzo (Palma de Mallorca, 30 años), tiene hoy la suficiente calma interior como para pensar que eso no se repetirá. Y para asimilar la crítica de Claudio Domenicali, consejero delegado de Ducati, que dijo que el piloto había estado en 2017 por debajo de sus expectativas. Tres veces campeón de MotoGP, también él quiere volver a triunfar. Y hacerlo con Ducati. Así nos los explica en una charla en Andorra, donde pasa largas temporadas y se entrena entre puertos de montaña, a una semana de que arranque el Mundial de MotoGP en Qatar.

Pregunta. ¿Cómo le sentaron las palabras de Domenicali?

Respuesta. Respeto todas las opiniones, en especial la de mi jefe; él tiene una opinión, yo otra. Al final, hay respeto y confianza, que es lo importante. Lo que está claro es que el año pasado me costó más de lo que pensamos; no gané ni una carrera. Pero progresé. Y luché en las últimas cinco carreras por estar entre los primeros. Me adapté a la moto, pero no conseguí los resultados a los que estaba acostumbrado en Yamaha. Eso son hechos, pero mi opinión es que el año pasado trabajé más que nunca por intentar ser competitivo. Si no lo logré no fue ni por falta de entrega, ni de trabajo.

“Con más fuerza ganaré resistencia y podré dominar mejor la Ducati”

P. ¿Qué será capaz de hacer este año?

R. En la pretemporada hemos tenido altos y bajos. En Sepang me costó mantener el ritmo y que fuéramos competitivos. El circuito de Thailandia se me atragantó un poco y no fui rápido ni a una vuelta. En Qatar fue mejor, pero también mejoraron los otros. Con esta moto tengo que pilotar todavía un poco de forma antinatural. Estoy intentando encontrar aún el truco para hacer girar la moto en las curvas. Dovizioso, por su manera de pilotar o por los años que lleva, sabe ciertos trucos para hacer girar la moto en la curva que a mí todavía me falta entender y aplicar en la pista para sacarle el máximo potencial. Quizá no me resulte tan natural llevarla como cuando cogí la Yamaha por primera vez. La moto ha mejorado, pero también lo han hecho los otros. Aun así, creo que Gigi [Dall'Igna, director general] y los ingenieros conseguirán hacer la mejor moto de la parrilla. Y que yo puedo aspirar al título mundial.

P. Su brazo ha ganado volumen. ¿El músculo es primordial para llevar mejor la Ducati?

R. MotoGP se ha convertido en un campeonato tan competitivo y tan profesionalizado que no basta con estar motivado. Tienes que estar obsesionado por la perfección, por cuidar el más mínimo detalle. Y he querido dar un paso más en cuestiones como la preparación física y la dieta. Poco a poco, esa obsesión irá dando sus frutos. Creo que con un poco más de fuerza ganaré resistencia en las carreras y será más sencillo dominar y mover la moto, que requiere de más potencia física que la Yamaha, con un motor muy dócil. Este motor es agresivo, muy potente y tiene una cierta inercia entrando en curva que no tienen otras motos más convencionales. Pero también tiene puntos muy positivos, que hay que saber aprovechar, como la potencia o la estabilidad en frenada. Con ella se pueden ganar muchas carreras, como hizo Dovizioso el año pasado.

“Dovizioso sabe trucos para hacer girar la moto que yo aún no entiendo”

P. ¿Evolucionará para girar mejor o tendrá que adaptarse a ella?

R. Estoy convencido de lo que pueden hacer los ingenieros. Gigi es muy terco; no parará hasta que gane el campeonato. Si la moto hoy gira más en las curvas es porque yo he insistido en que era muy importante trabajar en distintos tipos de chasis. Ahora solo me faltan los resultados; y que me adapte lo más rápido posible.

P. Pero el nuevo chasis no le convence.

R. Nos permite girar más, pero también tiene algunos puntos negativos que solventar. Mientras eso ocurra hay que intentar adaptarse lo más rápido posible, trabajar en los reglajes que disimulen esos aspectos negativos y entender cómo hace Dovizioso para conseguir esas últimas dos décimas que me faltan para luchar por la victoria regularmente.

P. ¿Le ha pedido que le explique el truco?

R. Sé que truco es, pero me resulta difícil de aplicar. Los pilotos tenemos muchos automatismos y, como en todo, hay que empezar poco a poco. Y tener la paciencia de, aun yendo peor, acostumbrarse a ese estilo de pilotaje y saber aplicarlo de manera correcta y natural. Estamos en ese proceso.

Jorge Lorenzo, tras un entrenamiento en el Puerto de Arcalís. ampliar foto
Jorge Lorenzo, tras un entrenamiento en el Puerto de Arcalís.

P. Ducati acusó el año pasado la prohibición de las alas. Este invierno se han probado carenados con alas integradas. ¿Funcionan?

R. Los puntos débiles son demasiado grandes. Se pierde mucha velocidad en la recta y, en ciertas curvas, crean mucha inestabilidad. Las fábricas todavía no han encontrado la manera, pero es cuestión de tiempo.

P. Dijo que lo más positivo de estos meses ha sido observar que puede salir de su zona de confort.

R. Me refería a la forma de pilotar la moto. Cuando llegué a Yamaha, sin cambiar mucho mi estilo de pilotaje de 250cc fui competitivo desde el principio. Al ser competitivo no trabajas en cambiar el estilo ni te rompes la cabeza pensando en dónde mejorar o si probar ciertas cosas, simplemente pilotas por instinto; y entras en una rutina, también por el hecho de trabajar con la misma gente, en el mismo equipo, con la misma filosofía, y quizá te acomodas y pierdes un poco la pasión. El hecho de intentar ganar con una moto con la que solo ha podido ganar Casey Stoner, una moto que tiene fama de ser complicada y que ha terminado con la carrera de algunos pilotos, me hace recobrar la pasión al querer conseguir un desafío muy difícil.

“Zarco es muy bueno, lo único que le faltó en 2017 fue respetar a los rivales”

P. ¿Qué espera de este 2018?

R. Desde la aparición de los Michelin y la nueva electrónica se ha igualado tanto todo que cualquiera puede ganar carreras. Las cinco marcas están ahora a un nivel muy parecido, porque electrónicamente no puedes marcar la diferencia, solo con el motor y el chasis. Y los Michelin hacen que sea muy difícil tener constancia en las 19 carreras.

P. ¿Le sorprende lo que está pasando en Yamaha y que un piloto satélite marque tiempos mejores que los oficiales?

R. No es casualidad que Zarco esté continuamente yendo más rápido que los pilotos oficiales. No es suerte. Tiene las cosas muy claras y es realmente bueno. No quiero decir que Viñales no lo sea, es un pilotazo y tiene un talento increíble, y de Rossi no hay nada que añadir que no sepamos. A Zarco lo único que le faltó el año pasado fue respetar a los rivales. Si no respeta a los demás pilotos, no tendrá mi respeto. Pero, lo que hace con una moto que no es oficial es increíble.

“Me encantaría seguir con Ducati, pero pueden pasar muchas cosas”

P. Asegura que su prioridad es renovar con Ducati, aunque la marca italiana advierte que no podrá ofrecerle tanto dinero como hace dos años. ¿Le importaría renovar a la baja?

R. No lo sé. No sé qué pasará. Estoy en una situación en mi vida en que puedo elegir. Veremos qué me conviene. Sigo pensando que me encantaría seguir en Ducati, que sería lo más lógico y lo más bonito, pero pueden pasar muchas cosas.

P. ¿Tiene más ofertas?

R. Todo me va bien. Dejémoslo ahí. Y que cada uno saque sus conclusiones.

Más información