Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Giménez, el central que no se deprecia

El uruguayo, ahora titular y protagonista en la persecución del Atlético al Barcelona, no ve rebajada su cotización ni el interés de los grandes clubes cuando es suplente

Giménez saca el balón en el último Sevilla-Atlético de Liga.
Giménez saca el balón en el último Sevilla-Atlético de Liga. Getty Images

José María Giménez (Uruguay, 23 años) se cuida mucho de no exteriorizar los buenos momentos como por el que pasa ahora. Es el tapado entre los grandes nombres del Atlético de Madrid que protagonizan la persecución del Barcelona durante las últimas jornadas. Los que le tratan explican esa autorepresión en el respeto que aún le infunde compartir vestuario y el eje de la zaga con Diego Godín en el club y con Uruguay. También, dicen, le impone el miedo a los errores en un conjunto en el que los fallos en defensa se amplifican mucho porque no son habituales. Algunos que cometió en el pasado le perjudicaron en su carrera por la titularidad con el sobrio Stefan Savic. Alguna mala entrega en las salidas de balón o alguna entrada mal media en una zona delicada le han penalizado porque ningún equipo consiente menos el fallo atrás que el Atlético, que solo ha encajado 11 goles en lo que va de curso. Lesionado Savic y también Lucas, Giménez sumará esta noche ante el Leganés (21.30 beINLaLiga) nueve titularidades consecutivas en Liga. El partido es trascendental por ser la antesala de la visita al Camp Nou.

Giménez no disfrutaba de una dosis de continuidad similar desde hace dos temporadas, pese a que siempre ha sido un jugador importante para Simeone. Su asentamiento en el once coincide con la crecida del equipo en su persecución al Barcelona. El próximo domingo pasará una dura prueba ante Messi, Luis Suárez y compañía de la que puede salir consolidado de aquí al final de temporada. No tendría fácil Savic recuperar el puesto si el Atlético llega al Camp Nou aún con opciones de pelear la Liga y sale de allí soplándole el cogote al Barça. Por gusto futbolístico, por la espectacularidad y la agresividad que transmite en algunas de sus intervenciones, y por sus raíces suramericanas se decantaría por Giménez si en un caso extremo le dieran a elegir entre uno y otro.

La fe que Simeone le tiene a Giménez le ha llevado incluso a situarlo con éxito como mediocentro o como lateral derecho cuando las lesiones se han cebado con esas posiciones. Elegido como el primer sustituto de Miranda, con esos errores puntuales como losa, Giménez ha sido víctima de la dura competencia en la que aún pesa mucho la jerarquía de Godín, y la fiabilidad de Savic y de Lucas. Simeone presume de contar con el mejor cuarteto de centrales del mundo y reitera que la decisión que más le cuesta tomar es la de tener que prescindir de dos de ellos cada semana.

Sin ser titular durante el último año, Giménez ha jugado mucho y generalmente bien y cuando no lo ha hecho el mercado ha sacado a la luz que su potencial se cotiza. Hay pocos casos en los que un jugador no se devalúe por su estancia en el banquillo y este, junto al de Lucas, es uno de ellos. La Premier League, Real Madrid y Barcelona observan por el rabillo del ojo a un central que es el que más duelos aéreos gana por partido (3) de su equipo, que tiene un índice de faltas muy bajo (0,5) y que acaba los partidos entre los centrales de las mejores ligas europeas que más intercepciones y despejes protagonizan. Su valor de mercado actual se estima entre 40 y 50 millones de euros sin ser indiscutible. En Giménez, como en el caso de Lucas, los informes de las secretarías técnicas valoran mucho su respuesta a las altas exigencias cuando aún no habían alcanzado la veintena de años. Hay clubes que siempre están muy atentos para detectar si prefiere cambiar de aires o seguir peleando el puesto en el Atlético. Hasta ahora se han encontrado con esto último.

“No es fácil jugar en el Atlético”, dice Simeone, “han venido pocos futbolistas con la confirmación de enseguida pasar a ser titulares: Oblak, Savic, Vrsaljko, Augusto, Griezmann... todos han tenido que pelear”, advierte el técnico. “Como dijo Correa tienes que tener la cabeza muy fuerte porque nos exigen y nos exigimos pelear con los mejores. Necesitamos el 110%, como me dijo Jesús Gil cuando llegué al club: para estar en el Atlético no alcanza el 100%”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información