Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España supera con solvencia a Montenegro y sella su pase a la segunda fase

Con la solidez de su quinteto titular (Colom, Fernández, Rabaseda, Aguilar y Vázquez), los de Scariolo cumplen el objetivo con menor brillantez pero igual afán que en noviembre

Fran Vázquez pelea un rebote con Nikolic
Fran Vázquez pelea un rebote con Nikolic

La España de las ventanas impuso su superioridad ante Montenegro, alcanzó su cuarta victoria en otros tantos partidos de clasificación, y selló el pase a la segunda y definitiva fase rumbo al Mundial de China de 2019. Con la solvencia de su lustroso quinteto titular —Quino Colom, Jaime Fernández, Xavi Rabaseda, Pablo Aguilar y Fran Vázquez— y los fogonazos de Sergi Vidal, Javier Beirán y Sebas Sáiz, los de Scariolo completaron de nuevo la misión, con menor brillantez pero igual afán y solvencia que en noviembre.

Dos minutos le bastaron a España para marcar territorio ante la desajustada y timorata selección montenegrina. Una defensa aplicada y tres aciertos desde el triple, uno de Jaime Fernández y dos de Quino Colom, sellaron el efervescente comienzo de Scariolo en Zaragoza con un parcial de 11-2 que poco después creció hasta el 18-6. Para evitar la dispersión que penalizó a la selección española el viernes en Bielorrusia, Scariolo agitó el pronto el banquillo. Buscaba el técnico sostener el ritmo y consolidar el dominio pero, igual que sucedió en Minsk, España no encontró la continuidad con la segunda unidad.

Reaccionó Montenegro con ocho puntos de Zoran Nikolic que sirvieron para reenganchar a su equipo antes de finalizar el primer cuarto (22-17, m. 10). Pese a los buenos minutos de Xavi Rabaseda y Pablo Aguilar, en ese tramo se acható España, se amodorró la grada del Príncipe Felipe y empataron los visitantes (36-36, m. 16). La fugaz aparición de Jonathan Barreiro, el 24º debutante en las dos etapas de Scariolo, fue lo más significativo de unos minutos de transición antes del despegue de La Roja.

Fue la vuelta de Colom a la pista y su conexión con Jaime Fernández lo que enderezó definitivamente a los de Scariolo que, para entonces, acumulaban mejores estadísticas que sensaciones. El 8 de 12 en triples y el dominio de los rebotes permitió a España mantener a raya a su rival antes del entreacto. Y, de nuevo con su plan A, la selección española volvió a tensar la cuerda (53-41, m. 22). El dinamismo de los exteriores y la experiencia de los altos descosió a Montenegro, sin repertorio para la reacción. La máxima rondó los 20 de ventaja (73-55, m. 34) en los mejores minutos de la selección española. El triple de Barreiro que cerró el marcador (79-67) y el cumpleaños feliz que le cantaron a coro a Rabaseda sus compañeros y la grada cerraron otra fiesta reivindicativa de un equipo responsable y cumplidor.

A la espera de completar la tercera ventana, del 26 de junio al 3 de julio (Eslovenia fuera y Bielorrusia en casa), España ya está clasificada para la segunda fase. En esa ronda, que se disputará entre septiembre de 2018 y febrero de 2019, los de Scariolo se medirán a los tres mejores del grupo B (Ucrania, Turquía, Letonia y Suecia).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información