Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra de guerrillas entre Herri Norte y los rusos

La Ertzaintza señala que los radicales rojiblancos, unos 200 miembros, comenzaron los disturbios y pide a la Fiscalía tratar como “violenta” la muerte del agente

La policía carga contra los aficionados.
La policía carga contra los aficionados. AP

Cuando parecía que los enfrentamientos entre radicales del Athletic y Spartak comenzaban a estar controlados, Inocencio Alonso, ertzainade 51 años y miembro de la Brigada Móvil, cayó desplomado. Sus compañeros, entre ellos su propio hermano, intentaron reanimarlo hasta que fue trasladado al hospital de Basurto, a escasos metros de San Mamés. La causa de su muerte fue una parada cardiorrespiratoria sin que se apreciara ningún traumatismo.

Inocencio, según ha relatado un fotógrafo de El Correo, amigo de la víctima, contaba las horas para que acabase el operativo y disfrutar de una semana de vacaciones. Según los sindicatos, el ertzaina llevaba trabajando ese día 13 horas seguidas. En San Mamés la Ertzaintza había conseguido separar a ambos sectores radicales y se asistía a algo parecido al paisaje después de la batalla. Y entonces ocurrió la tragedia.

Antes, sin embargo, radicales vascos y rusos aplicaron sus estrategias de batalla como planes preconcebidos. Los rusos habían estudiado algunos lugares o bares que servían como sede de peñas rojiblancas, objetivos sencillos para incendiar la violencia. Sin embargo, según el sindicato de la Ertzaintza ESAN, fueron los radicales de Herri Norte, del Athletic, quienes comenzaron a lanzar bengalas a los rusos y desencadenaron la violencia. El material lo guardaron, según las pesquisas policiales, en un local próximo al estadio. La policía vasca también informó ayer de que varias armas fueron incautadas entre los miembros del grupo ultra rojiblanco. Unos 200 miembros componen actualmente este grupo, después de varias escisiones internas.

“Los causantes de todos los altercados han sido los radicales de Herri Norte Taldea, ya que fueron los que provocaron todos los incidentes”, señaló en rueda de prensa Eneko Urkijo, secretario general de ESAN. Este sindicato subrayó también que “estos radicales quieren entrar en el cuerpo a cuerpo y la Ertzaintza no está preparada”.

Socios implicados

Antes de los disturbios, los violentos vascos vaciaron varios contenedores de vidrio para abastecerse de objetos con los que enfrentarse a los rusos desde lejos. Tácticas básicas de guerrilla. La batalla se saldó con la muerte del ertzaina, nueve detenidos (cinco miembros de Herri Norte, tres rusos y un polaco que se alista como mercenario), y seis heridos, de los que solo un ruso permanecía ayer ingresado en Basurto.

Las concentraciones de repulsa y de apoyo al ertzaina fallecido se multiplicaron ayer. En el Ayuntamiento de Ermua (localidad natal de Alonso, donde se instaló la capilla ardiente y hoy sábado se celebrará el funeral) y en Bilbao.

Al margen de informar de los sucesos del jueves, los sindicatos de la Ertzaintza reclamaron que los actos violentos de los ultras sean tratados como delitos de terrorismo, y piden a la Fiscalía que aborde el fallecimiento de Alonso como “una muerte violenta” y como tal se depuren responsabilidades. El presidente del club bilbaíno, Josu Urrutia, participó ayer junto a los exjugadores José Angel Iribar y Dani Ruiz en la concentración convocada en Bilbao. Urrutia señaló que al Athletic no le temblará la mano a la hora de sancionar a los socios implicados: “Si nosotros constatáramos que alguno de nuestros socios no ha tenido un comportamiento adecuado y así nos lo transmiten tomaremos las medidas oportunas”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información