Real Madrid - Barcelona: un clásico para un lustro de campeonato

Los de Laso buscan enlazar cinco Copas del Rey consecutivas por primera vez desde 1975 ante un conjunto azulgrana apurado por las urgencias históricas. 17º duelo directo entre ambos por el título

FOTO: Pablo Aguilar y Ondrej Balvin luchan con el croata Ante Tomic en la semifinal de la Copa del Rey de Baloncesto. / VÍDEO: Declaraciones de varios jugadores del Barcelona.Foto: atlas | Vídeo: Ángel Medina G. (efe) / atlas

El Real Madrid disputará en Las Palmas su 46ª final en 82 ediciones de la Copa del Rey, la sexta en los siete años de Pablo Laso en el banquillo. Una memorable trayectoria competitiva que se enfrenta al reto mayúsculo de enlazar cinco títulos consecutivos, algo inalcanzable desde hace 35 años, cuando el Barça enlazó seis coronas entre 1978 y 1983. Hito que no logra el club blanco desde 1975, en tiempos de Pedro Ferrándiz.

Sucumbió el Iberostar Tenerife en la semifinal ante el gobernador del torneo, liderado por Doncic y Rudy. Se impuso el inabarcable ataque madridista a la encomiable defensa insular de camino a la que será la 19ª final sobre 27 posibles con Laso al frente de la pizarra. Un ciclo que cambió el rumbo del club con 13 títulos coleccionados hasta la fecha en seis años y ocho meses. El Madrid, que pasó 19 años sin ganar la Copa hasta la llegada del técnico vitoriano en 2011, busca completar un lustro de campeonato con su 28º trofeo copero.

Más información
Toda la información sobre la Copa del Rey de baloncesto

Enfrente estará de nuevo el Barça. Los blancos buscan emparentar con lo mejor de su leyenda, los azulgrana remendar las urgencias históricas. “Aquel equipo del 75 fue un referente en el baloncesto a nivel europeo. Yo tenía 8 años y cuando viajaba de Vitoria a Madrid para verlo me emocionaba. Fue un equipo de leyenda que enganchó a muchos a este deporte”, rememoró tras la semifinal el entrenador del Madrid cuando le preguntaron por el reto de igualar otra plusmarca de Ferrándiz. “El gen competitivo, y más en un club como el nuestro, es innegociable. Los jugadores lo han entendido en estos años”, sumó. En la era Laso, el balance de títulos entre los dos grandes del baloncesto español es de 13-5 para los madridistas, 8-1 desde la Liga culé de 2014.

Precedentes memorables

El romance madridista con su torneo fetiche en este lustro y el balsámico efecto Pesic que ha sacado a los azulgrana de un atolladero histórico ha permitido reeditar un clásico en la pelea por el título copero que se repitió cinco veces en seis años entre 2010 y 2015 y quedó interrumpido la temporada pasada en la que la ACB tuvo cinco campeones distintos: Herbalife Gran Canaria (Supercopa), Real Madrid (Copa), Unicaja (Eurocup), Iberostar Tenerife (Champions FIBA) y Valencia (Liga Endesa). Ahora vuelve el duelo interminable. Los enemigos íntimos —que se han repartido 51 de las 61 Ligas disputadas hasta ahora (33 para los blancos y 18 para los culés), y 50 de las 81 Copas (27-23)— vuelven a competir cara a cara en la 17ª final copera entre ellos (9 títulos azulgrana por 7 del Madrid).

Canasta decisiva de Llull en la edición de Málaga 2014
Canasta decisiva de Llull en la edición de Málaga 2014acbmedia

Los tres últimos precedentes en el torneo no pueden ser más apasionantes para los aficionados. En Vitoria 2013, un pulso estratosférico. Emoción, batalla, dos prórrogas, 219 puntos entre ambos equipos y un espectáculo épico que para muchos resultó ser el mejor partido de la historia de la Copa del Rey. La única derrota de Laso en la competición. Ganaron los azulgrana (111-108) en el encuentro con la segunda anotación más alta de la historia de las fases finales. La mejor anotación que registra la enciclopedia sigue siendo un 115-110 también en un Barça-Madrid en los cuartos de León 1997, en otro encuentro de dos prórrogas. En Málaga 2014 la emoción concentrada en el último lanzamiento. La canasta de Llull que dio el título sobre la bocina a los blancos, que habían dejado escapar una renta de siete puntos a falta de dos minutos. El Madrid encontró a su Solozábal en otro final apoteósico. Y, en Las Palmas 2015, otro final trepidante con Rudy como MVP y la recordada y certera penetración de Sergio Rodríguez para sentenciar el choque en el último minuto.

El Madrid de las canastas in extremis, los desenlaces trepidantes, las remontadas inverosímiles y el indeleble espíritu campeador, no tuvo esta vez mayor sobresalto en la semifinal ante el Iberostar Tenerife que el de enderezar un comienzo destemplado ante un equipo entusiasta que chocó contra un muro. Todo en un partido extraño: con solo 5 asistencias del Madrid (todas de Doncic), con una recuperación y un 2 de 21 en triples del Iberostar; pero con un dominio progresivamente incontestable del campeón, que atajó a Ponitka con Taylor y a Fran Vázquez con Randolph. Sin dejar resquicios a la sorpresa. El parcial de 0-8 con el que los blancos iniciaron el último acto, coronado por el tercer triple de Rudy, descosió definitivamente la moral tinerfeña. Dos bingos madridistas más desde el 6,75 (Thompkins y Doncic) sellaron el triunfo blanco rumbo a la final de la Copa del Rey en la que buscarán su quinta corona consecutiva.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS