Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid se ventila al Efes con el impulso de Tavares

El conjunto de Laso supera al colista turco (87-68) con una exhibición de suficiencia del gigante caboverdiano (14 puntos, 9 rebotes y 4 tapones)

Causeur busca el pase ante los defensores del Efes
Causeur busca el pase ante los defensores del Efes EFE
Euroliga Fase Regular

Finalizado

Subido a los hombros de su gigante Walter Tavares, el Madrid se ventiló con suficiencia al Efes y se apuntó su 13ª victoria en 20 jornadas de Euroliga en un trámite funcionarial y de escasa erosión. El pívot caboverdiano, por encima de los 15 de valoración en cinco de los siete encuentros previos, elevó ante el cuadro turco su creciente influencia con 14 puntos, 9 rebotes y 4 tapones para achicar a un enemigo ya famélico antes del encuentro.

Llegaba el colista a Madrid con tan solo cinco victorias en 19 jornadas, con la peor defensa de la competición (83,8 puntos en contra de media), con el segundo peor average después del Brose y con la certeza de que, con Velimir Perasovic o sin él, sus penas en la Euroliga ya no tenían ningún remedio. El técnico croata, destituido a mediados de diciembre tras caer en la duodécima jornada ante el Baskonia en Estambul, dejó la contabilidad del equipo en 3 triunfos y 9 derrotas y su sucesor, Ergin Ataman, la continua con un 2-6 tras medirse a los de Laso. Los números delataban a un grupo endeble que, tras el 7-2 inicial, necesitó la reprimenda colegial del entrenador turco para no derretirse a las primeras de cambio. De ahí se pasó al 9-11 para acabar el primer acto con un 20-14 a favor de los blancos, donde la versatilidad de Maciulis, los rebotes de Doncic (17 puntos y 22 de valoración al final), la asistencias de Rudy (8), los puntos de Causeur y la intimidación de Tavares (2,21m) ya habían comenzado a funcionar.

Se defendió un rato el Efes con la producción del dúo Dragic-Motum, pero ni el escolta esloveno ni el pívot australiano encontraron acompañamiento para contener el progresivo despegue del Madrid. Con la briosa incorporación de Felipe (cuatro puntos y tres rebotes en sus primeros dos minutos en pista), los blancos pusieron la velocidad de crucero ante la enclenque defensa del cuadro turco ((28-18, m. 14). Sin noticias de Stimac ni de Dunston y con pocas de McCollum, los jugadores franquicia de Ataman, el ataque visitante se convirtió en una suma de improvisaciones sin mayor pulso competitivo que el de mantener una distancia prudencial en el marcador. Poco duró el oremus y la renta madridista se disparó por encima de lo 20 en el tramo final del encuentro.

El Madrid se contagió por momentos de la actitud distendida que planteó su rival pero, entregados a la inercia de su rotación y abrazados a los centímetros de Tavares, los blancos conservaron su dominio soporífero, coronado con un triple de Rudy antes del bocinazo del descanso (39-30, m. 20). A la vuelta del entreacto se acabó la poca intriga que quedaba sobre el parqué (57-40, m. 29). El Efes ni quiso ni pudo dar guerra. Los rebotes, la estadística del hambre, reflejó un 46-34. Solo las pérdidas de balón (13) afearon el expediente de un Madrid sólido.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información