Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Europeo de balonmano 2018

España borra a Macedonia y se acerca a las semifinales del Europeo

Los Hispanos se estrenan en la ronda principal con una contundente victoria por 20-31 ante los balcánicos

Ariño lanza ante Ristovski.
Ariño lanza ante Ristovski. REUTERS

Sin apenas margen para los titubeos, España superó este domingo su primera final en este Europeo tras borrar a Macedonia desde el minuto uno con una buena renta de goles (20-31). Tras tres días de descanso, el rendimiento de la selección era una incógnita con tanto oxígeno en sus pulmones, con algunas voces alertando del riesgo de desconexión. Nada de eso ocurrió y el cuadro macedonio, que estaba haciendo un gran torneo, se llevó una tunda incontestable. Importante por la diferencia de goles y también porque el equipo balcánico era el único que arrancaba esta segunda ronda con un punto más que los españoles. Mucha culpa de todo la tuvo Gonzalo Pérez de Vargas, MVP del partido, un muro con un extenso repertorio de reflejos, anticipaciones y paradas (18,49% de efectividad).

Los Hispanos de Jordi Ribera dieron un paso crucial para lograr el pase a semifinales, algo que han logrado en las últimas tres ediciones, aunque aún tiene dos partidos por delante (Eslovenia, el martes, y Alemania el miércoles). Nadie esperaba una superioridad tan clara ante uno de los rivales que mejor balonmano estaba cuajando en Croacia gracias a la mano de su seleccionador, Raúl González, exinternacional con España, bronce en Atlanta 96 y técnico del Vardar, macedonio, verdugo del Barcelona en la Final Four de la última Champions, de la que fue campeón.

Desde la primera jugada Macedonia dio muestras de sus debilidades y España de sus fortalezas. Pérdidas y errores de un lado; seguridad defensiva del otro, con Morros y Guardiola dirigiendo la retaguardia. Tiró Macedonia cuando pudo de su reconocible siete contra seis, sin rédito, y en su segundo intento Pérez de Vargas, inmenso toda la noche, marcó de portería a portería. Antes, había llegado el primer tanto español, obra de Gurbindo en el minuto 2, y también el de Sarmiento poco después. El primero de Macedonia no ocurrió hasta pasado los primeros seis minutos y tuvo que ser desde los siete metros. Casi tuvo que cumplirse un cuarto de hora para que Macedonia marcara de jugada. Entonces España ganaba 3-7, una diferencia que fue ampliando poco a poco hasta el descanso, cuando se fue con un +9 (6-15) ante un rival noqueado, sin lanzamiento exterior y falto de recursos.

Había bajado los brazos Macedonia nada más empezar el partido y en la segunda parte fue incapaz de acabar con la sangría. Se divirtieron Gurbindo (6 goles), Ferran Sole (5) y Figueras (5), corriendo todo el equipo, aunque errara ocho opciones de contraataque. Mermada Macedonia, con jugadores tocados como Lazarov, se deshinchó con las pérdidas, 21, y llegó a perder de 13 (14-27, máxima diferencia) antes de sellar el 20-31 final.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información