Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de gol condena al Levante ante un Celta discreto

El conjunto gallego se lleva la victoria del Ciutat de València gracias a un solitario gol de Pione Sisto

levante - celta
Iago Aspas dispara ante Jefferson Lerma. EFE

En su partido más convincente de los últimos meses, el Levante volvió a caer en el Ciutat de València. Una contra perfecta cocinada entre Iago Aspas y Pione Sisto, en uno de los pocos descuidos granota, le dio el triunfo a un Celta muy discreto. El Levante cayó encerrando en su área al Celta pero su endémica falta de gol volvió a condenarlo. El partido fue presenciado desde el palco por el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig.

Muñiz afrontó el partido con un once más convincente que el que presentó el jueves en Copa. No en vano el técnico apostó por sacar la cabeza en la Liga a costa de arriesgarse a perder en la competición copera, como así sucedió. Muñiz ha pagado muy caro el precio de la eliminación en Copa porque su equipo se dejó otros tres puntos en Liga y no aprovechó las derrotas del Deportivo, Málaga y Las Palmas. El traspié ante los celestes acentúa una crisis que ya asoma. La semana ha sido negra. El Levante no gana en casa desde el 21 de septiembre y se queda tiritando al borde del descenso.

El Levante era otro y por momentos recordó al bloque solidario que arrancó la Liga. No concedía atrás, la presión era muy alta y los jugadores se multiplicaban en las ayudas. Muñiz no quería que el Celta tuviera ni un respiro para pensar y elaborar. El técnico quería impedir el peligroso despliegue celtiña a la contra. Lerma y Dokoure de mediocentros con Campaña por delante y Morales e Ivi en las alas le dieron más cuajo al Levante. Atrás, el ex del Sevilla, Coke, que debutaba como titular, le daba más nivel a la banda derecha formando una buena sociedad con Morales.

El Celta estaba bloqueado y sorprendido por la intensidad granota. Hasta que apareció la contra perfecta. El Levante, muy juntito hasta entonces, se abrió y Aspas inició la salida de balón en campo propio, controló, se giró y abrió rápido a Pione Sisto que, en diagonal hacia dentro, se marchó de Coke y tiró una pared con el propio Aspas que evitó la intercepción de Lerma y dejó al danés solo ante Oier. Pione no falló y reventó el sólido planteamiento granota. La salida de balón fue limpia, de manual. Aspas vio un agujero y por ahí se coló. El delantero estuvo rápido y preciso. El Celta ya no encontraría otra salida así en todo el duelo.

Levante

4-1-4-1

Juan Ramón López Muñiz

13

Oier

15

Postigo

12

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Coke

22

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Luna

4

Róber

24

Cambio Sale Jason

Campaña

5

Cambio Sale Enis Bardhi Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Cheick Doukoure

11

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Morales

14

Cambio Sale Nano

Ivi

8

Jefferson Lerma

21

Boateng

13

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Rubén Blanco

22

Cabral

19

Jonny

2

Hugo Mallo

24

Roncaglia

18

Cambio Sale Radoja

Wass

14

Lobotka

8

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Pablo Hernández

11

1 goles Gol Cambio Sale Brais

Pione Sisto

7

Cambio Sale Sergi Gómez Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Maxi Gómez

10

Aspas

Celta

4-3-3

Juan Carlos Unzué

El Levante se marchó al descanso lamentando el contragolpe vigués y maldiciendo la parada de Rubén Blanco en el minuto 2 tras un buen cabezazo de Boateng. El ghanés empezó como último delantero en la rotación de Muñiz pero ante la alarmante falta de fichajes arriba, es el punta más fiable actualmente. Ante el Celta lució su potencia de salto en el golpeo de cabeza.

Entró Jason tras el paso por el vestuario. Muñiz prescindió de uno de sus protegidos, Campaña, y le dio más dinamismo a su ofensiva con el puñal gallego que el Levante le levantó al Deportivo de La Coruña. Morales y Coke explotaron su banda y el Levante se levantó por ese flanco. En el minuto 50, Doukoure estuvo a punto de cazar un centro lateral y cinco minutos después, Boateng tropezó otra vez con Rubén Blanco, que hizo una parada magnífica. El Celta se quedó otra vez sin espacios y los granota jugaban sus mejores minutos. Wass, Lobotka y el Tucu Hernández no tenían el balón lo suficiente. La intensidad granota pudo con la circulación de balón celtiña. La posesión no le servía para nada a los de Unzue.

Una contra local, tras la posesión más larga del Celta en todo el partido, llevó a Morales a plantarse solo ante Rubén Blanco. Recuperó Postigo, Doukoure descargó a la derecha sobre Jason que lanzó sobre la carrera de Morales. El capitán le ganó la espalda a Cabral pero su remate se marchó fuera, cruzado. Tuvo otra Boateng en el 85 pero su remate se marchó fuera tras un centro certero de Luna. La última, muy clara, fue para Coke, pero también se marchó arriba. El Levante pintó el partido de azulgrana pero los tres puntos se los llevaron los celestes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información