Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Málaga despide a Míchel y nombra a José González nuevo entrenador

El técnico deja al equipo andaluz a cinco puntos de la zona de salvación tras lograr 11 de 57 posibles y encadenar cuatro derrotas seguidas sin marcar

Michel
Míchel, este viernes durante el partido del Málaga contra el Getafe.

“Los resultados son tan malos que no tengo justificación”. Así se expresó Míchel después de la derrota del Málaga ante el Getafe, la cuarta consecutiva en la Liga, con la que puso fin a una primera vuelta en la que el conjunto andaluz acabó con tan solo 11 puntos de 57 posibles y en la penúltima posición, a cinco de la salvación. No había salida posible para Míchel, al que el Málaga destituye después de haberlo aguantado en el cargo a pesar de las críticas de la afición desde hace varios encuentros y la ausencia de reacción en un equipo que acusó una pésima planificación en el verano.

José González será el nuevo preparador, un exjugador del equipo y que entrenó al Sinobo Guoan chino la pasada temporada. "José González López se hará cargo de la primera plantilla al regreso de los entrenamientos la próxima semana", informó el Málaga en un comunicado. "El preparador, de este modo, tendrá por delante toda la segunda vuelta del campeonato para darle un giro a la dinámica del equipo", añadió el club andaluz.

“El club está teniendo mucha paciencia, igual que la he tenido yo. Tenían motivos más que suficientes para tomar la decisión. Con un director deportivo, con otro, y en eso no tengo nada que decir”, comentó Míchel, la apuesta del club la pasada temporada para salvar una situación delicada, objetivo logrado de sobras, y ahora ya historia en el Málaga. Míchel abandona el banquillo después de un total de nueve triunfos, cuatro empates y 19 derrotas entre el pasado ejercicio y el actual, donde fue eliminado de la Copa por el Numancia, equipo de Segunda División. El madrileño llegó en marzo del pasado año para sustituir al Gato Romero con el equipo en puestos de descenso. Lo dejó 11º con unos aceptables 46 puntos.

“Míchel González llegó la temporada pasada en una situación complicada y el técnico fue capaz de darle la vuelta y acabar en una posición en la parte media de la tabla. Lamentablemente, esta campaña desde el principio el equipo no ha logrado encadenar una racha de buenos resultados que lo saquen de la zona de descenso y el club considera que es necesario un revulsivo para buscar esa reacción”, ha explicado el Málaga en su web. El director deportivo de la entidad, Mario Husillos, busca ya un entrenador que puede ejercer de revulsivo en la delicada situación por la que atraviesa el equipo, la peor desde la llegada de la actual propiedad en el verano de 2010.

El club andaluz, presidido en la distancia por su propietario, el jeque Abdullah Al Thani, está muy lejos de la entidad que en la primavera de 2013 alcanzó los cuartos de final de la Liga de Campeones después de una enorme inversión en fichajes del jeque. Desde ese verano se sucedieron los problemas económicos, aunque el club logró estabilizarse hasta el punto de cuajar aceptables campañas desde el verano de 2014. Sin embargo, la política de la propiedad de vender sus mejores activos para comprar luego a futbolistas de menor precio y hacer negocio ha saltado por los aires este verano. El Málaga vendió sus mejores jugadores, prácticamente la columna vertebral del equipo, compuesta por Kameni, Camacho, Fornals y Sandro. Ingresó más de 30 millones de euros y solo gastó 10 en futbolistas que llegaron sin la conformidad del anterior director deportivo, Francesc Arnau, y del propio Míchel. Arnau fue destituido por el jeque el pasado mes de octubre y el entrenador decidió seguir adelante a pesar de las diferencias que mantuvo con la entidad en la planificación del equipo.

El Málaga fue mal desde el principio de la temporada. Obtuvo su primera victoria en la décima jornada (2-0 al Celta) y aunque luego logró respirar algo tras derrotar a Deportivo en casa y Real Sociedad fuera, la última racha de cuatro derrotas seguidas ante rivales directos (Betis, Alavés, Espanyol y Getafe) y la imagen de impotencia del equipo han llevado a la destitución de Míchel. También, como suele ser habitual en todos los mercados invernales, el club se ha lanzado al fichaje de futbolistas para revertir la delicada situación. El Málaga ha fichado a Ignasi Miquel, Iturra y Alberto Bueno, vendiendo a Baysse al Girondins de Burdeos.

El panorama para el equipo andaluz es desalentador. A cinco puntos de la salvación en el mejor de los casos, debe mejorar una barbaridad sus prestaciones defensivas y ofensivas: lleva cuatro partidos sin marcar y solo ha anotado 13, la cifra más baja de toda la categoría junto al Leganés y al Alavés.

Más información