Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlsen busca redimirse en la octogésima edición

Kariakin, Caruana, So, Krámnik y Mamediárov afilarán armas a dos meses del Candidatos

Carlsen y Anand, hoy durante la ceremonia de inauguración Ampliar foto
Carlsen y Anand, hoy durante la ceremonia de inauguración

“Debo cambiar algo”, fue lo último que dijo Carlsen en público tras no ganar tampoco en Londres (sólo se llevó el primer premio de uno de los cinco torneos clásicos que jugó en 2017). Podrá hacerlo con mucho brillo en la 80ª edición del Tata Steel, que empieza este sábado en Wijk aan Zee (Holanda) en una durísima liga frente a trece rivales; seis de ellos son grandes estrellas.

El campeón es vulnerable. He ahí la sensación que está echando raíces entre los ocho candidatos que lucharán en Berlín del 10 al 28 de marzo para decidir quién se enfrenta a Carlsen en Londres a partir del 11 de noviembre. Dado que la psicología es en ajedrez más importante que en cualquier otro deporte, el noruego sabe que esa idea creciente lo perjudica mucho, y necesita un gran triunfo para volver a inyectar el miedo en las venas de sus potenciales retadores.

El pequeño pueblo holandés que cada enero alberga a unos 1.500 ajedrecistas de toda índole es un magnífico escenario para tal exhibición de poder, por su enorme tradición y gran eco internacional, y porque inaugura las competiciones de élite de un año muy cargado de ellas. Y, obviamente, porque el torneo principal es durísimo, tanto por su extensión como por la fuerza de los rivales.

Los estadounidenses Fabiano Caruana y Wesley So, los rusos Vladímir Krámnik y Serguéi Kariakin, y el azerbaiyano Shajriyar Mamediárov no utilizarán sus mejores armas en las aperturas porque deben reservarlas para Berlín. Pero, aun así, todos ellos, y también el veterano pentacampeón del mundo Viswanathan Anand, jugarán muy motivados y podrán ganar a cualquiera, incluido Carlsen. Asimismo, es muy peligroso el chino Yi Wei, 22º del mundo a los 18 años, quien ya mostró su fuerza en Wijk aan Zee el año pasado con un brillante 5º puesto. Y a su altura, o algo más arriba, están el ultrasólido holandés Anish Giri y el octacampeón de Rusia, Péter Svídler. Pero incluso las teóricas víctimas de los grandes astros son rivales fuertes: el ruso Maxim Matlákov, la china Yifán Hou, el indio Baskaran Adhiban y el británico Gawain Jones casi garantizan que el torneo no será aburrido, en cuanto a empates anodinos, porque los favoritos deberán buscar la victoria frente a ellos.

De izquierda a derecha: Jones, Giri, Svídler, Kariakin, Krámnik, Caruana, Carlsen, Anand, Wei, Hou, Matlákov, So, Mamediárov y Adhiban ampliar foto
De izquierda a derecha: Jones, Giri, Svídler, Kariakin, Krámnik, Caruana, Carlsen, Anand, Wei, Hou, Matlákov, So, Mamediárov y Adhiban

En Wijk aan Zee no hay prácticamente nada que hacer en enero para quien no sea ajedrecista. Fuera del muy acogedor ambiente del polideportivo que sirve como sala de juego y de los restaurantes y bares llenos de tableros blanquinegros, el frío, la lluvia y el viento son muy molestos, incluso para pasear entre miles de gaviotas por la playa del Mar del Norte. La clave para que el festival de ajedrez haya persistido durante ochenta años se debe al patrocinio de la acería local, que ahora pertenece a la multinacional india Tata Steel: es su manera de compensar a la población de Wijk aan Zee y alrededores por la contaminación que sale a todas horas de sus chimeneas. Un entorno muy distinto al de Londres hace un mes, pero igualmente válido para que Carlsen intente reafirmarse como el número uno indiscutible.

Primera ronda (sábado, 13.00): Giri – Hou; Krámnik – Yi Wei; Svídler – Adhiban; Carlsen – Caruana; Jones – Kariakin; Anand – Matlákov; So – Mamediárov.

Más información