Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vitolo, contra el ‘cuatrivote’ de Simeone

El canario, con un proceso de adaptación más complejo que el de Diego Costa, rompe con la solución más defensiva del técnico del Atlético

Vitolo celebra su gol al Lleida.
Vitolo celebra su gol al Lleida. Getty Images

La integración en el Atlético de Madrid de Diego Pablo Simeone conlleva una exigencia máxima en los futbolistas recién llegados. Las dificultades para digerir el día a día físico y táctico se acentúan con los centrocampistas, que más que definir el estilo, marcan la alta intensidad a la que se ejecuta. Hay pocos entrenadores que expriman tanto a los jugadores del centro del campo como lo hace el entrenador argentino. En la elección de los onces, cuando Simeone decide jugar con cuatro mediocentros hay más connotaciones de supervivencia a esa exigencia física y polifuncional que puramente estilísticas. Existe el convencimiento en el técnico de que en ese cuatrivoteque forma con Thomas, Saúl, Gabi y Koke no hay fisuras ni tácticas ni físicas. Los cuatro tienen algo del Simeone jugador, pero sobre todo han adquirido la disposición que él tenía a ejercer de todocampista.

 Con Simeone, todos los centrocampistas, volantes o mediocentros son guardianes del equilibrio defensivo, tienen la obligación de quitar, crear y llegar desde la segunda línea. Vitolo (28 años), que el martes contra el Lleida llenó más el ojo de su entrenador de lo que lo hizo en la media hora final que disputó en la ida, se encuentra inmerso en eso proceso de adaptación tan exigente. Su entrenador le pide un punto más.

 

Criba de creativos

Si en el caso de Diego Costa se le da por reintegrado, en las declaraciones de Simeone se detecta que con Vitolo el proceso todavía no se ha completado. “Hizo muy buen partido, se va integrando poco a poco a las necesidades del equipo, el fútbol que sale de su juego es evidente, se ve, controla bien, gira bien, tiene buena transición para atacar por afuera y por adentro. Tendrá que seguir aprovechando los minutos que el equipo necesite de él”, le analizó Simeone al término del partido con el Lleida, en el que el canario se estrenó como titular en el Wanda Metropolitano. Hizo un buen gol y fue de menos a más en la medida en la que fue soltándose, aunque se notó esa falta de acople que dan los partidos. Los laterales deben comprender que sus combinaciones, cuando juega por dentro, son más en diagonal que en horizontal.

Ni las condiciones físicas de Vitolo ni sus condiciones técnicas ofrecen dudas. Desde que el Atlético abordó su fichaje, existía la convicción de que era un futbolista que podía asimilar el método Simeone. Con todo, su integración en la dinámica del equipo se ha pretendido acelerar con pequeños detalles. Cuando Vitolo se lesionó en los isquios con Las Palmas, a finales de noviembre, Simeone y la dirigencia decidieron que se recuperara en Madrid. Cuando comenzó la recuperación se determinó que algunos de los aparatos con los que debía ejercitarse fueran instalados en los campos de entrenamiento.El objetivo era que Vitolo empezara a conocer a Simeone y los métodos del Profe Ortega en el trabajo de campo. Se pretendía que escuchara las arengas, las correcciones, y observara de cerca el desgaste que suponen los entrenamientos. Su caso era distinto al de Diego Costa, que ya experimentó en su primera etapa la dureza del trabajo diario.

La entrada de Vitolo romperá la tendencia de Simeone a jugar con cuatro mediocentros. Su presencia afecta a cuatro jugadores y a dos posiciones. Por un lado, su alineación apuntará a la suplencia de uno de los mediocentros (Gabi o Thomas) y dificultará la participación de Carrasco y Correa. Para su entrenador, Vitolo es un jugador distinto a estos dos últimos, a los que aprecia más explosivos para atacar los espacios y con más desborde.

En el canario ve a un jugador profundo, pero más posicional. Un futbolista que le puede ayudar a mejorar las transiciones entre la defensa y el ataque, uno de los déficits del equipo en los partidos en los que se mete muy atrás y que con la posible marcha de Gaitán se queda sin enganches puros. El argentino es uno más en la lista de jugadores creativos que no han superado la criba de ser centrocampista en este Atlético de Simeone.

Más información