Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Betis incendia Nervión ante un Sevilla roto

Los de Setién aprovechan mejor un derbi marcado por los errores en defensa y obtienen un resultado a favor histórico

sevilla betis Ampliar foto
Los jugadores del Betis celebran el triunfo en el derbi. EL PAIS
LaLiga Santander Jornada 18

FINALIZADO

Fue un derbi hecho más a la medida de este Betis tan peculiar que diseña Quique Setién, una delicia en sus transiciones en ataque; mal en defensa, capaz de superar a un Sevilla sumido en el caos. Si bien resulta indiscutible la calidad de los jugadores del conjunto que adiestra ahora Montella, también lo es reseñar su increíble debilidad atrás, el desorden táctico de un equipo plagado de jugadores atacantes y su nula capacidad para robar un balón. De todo eso se aprovechó el Betis, muy bien dirigido por Fabián, para pegar un zarpazo y llevarse el derbi de manera tajante. El Sevilla está lejos de ser un equipo competitivo. El Betis acabó goleando a un rival desquiciado, obteniendo un resultado abultado y desnivelando la historia de los derbis. Jamás metió cinco goles el Betis en el campo del eterno rival.

Sevilla

4-3-3

Vincenzo Montella

1

Sergio Rico

18

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Escudero

5

1 goles Gol Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Clement Lenglet

4

1 goles Gol

Kjaer

2

Cambio Sale Sarabia

Corchia

10

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Banega

22

Cambio Sale Joaquin Correa

Franco Vázquez

15

N'Zonzi

24

Cambio Sale Luis Muriel

Nolito

16

Jesús Navas

9

1 goles Gol

Ben Yedder

13

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Adán

14

1 goles Gol

Durmisi

4

1 goles Gol Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Zouhair Feddal

19

Cambio Sale Francis

Barragán

23

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Mandi

3

Javi García

17

Cambio Sale Tello

Joaquín

10

Boudebouz

18

Guardado

6

1 goles Gol Cambio Sale Camarasa

Fabián

7

1 goles Gol Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Sergio León

Betis

4-1-4-1

Quique Setién

Gran triunfo del Betis, con auténticos golazos ante la increíble debilidad de un rival que deberá replantearse muchas cosas. Setién le dio un soberano repaso a Montella, recién llegado para diseñar un equipo sin centro del campo y demasiado desequilibrado. Tremenda la alegría de un conjunto bético que llenó de felicidad a sus aficionados, hartos de soportar resultados negativos en los últimos años. Setién, definitivamente, ha entrado en el alma de los béticos.

En la mezcla de emociones que rodean al derbi sevillano relucieron las virtudes y los defectos que adornan a los dos equipos. Este Sevilla de Champions es un buen equipo cuando Banega y N’Zonzi se activan, pero también es un auténtico horror en sus prestaciones defensivas. Solo así puede entenderse que concediera un gol a los 22 segundos después del gran disparo de Fabián, un futbolista que apunta alto. El Betis es un equipo que toca el balón de maravilla y tiene a futbolistas de mucha calidad. Setién puebla su centro del campo y el equipo toca y toca, hasta que se desmorona cuando es presionado. También cabe preguntarse cómo es posible que después de adelantarse en el marcador sea superado con tanta facilidad por el Sevilla. Al gol de Fabián le sucedió el de Ben Yedder tras un error defensivo. Casi igual en el remate de Feddal para hacer el 1-2. Kjaer, un misterio por su bajo rendimiento, perdió la marca del marroquí, que remató de maravilla una falta muy bien sacada por Joaquín.

El derbi se convirtió en una locura. En términos generales, el Sevilla llegaba más, con más calidad, pero acusaba un sistema defensivo frágil, que facilitaba los contragolpes del Betis. En el colmo de los errores en área propia, Kjaer se adelantó a Adán en su precipitada salida. El Betis, tocado por la lesión de Barragán, era un coladero en la banda derecha.

El segundo tiempo desnudó a los de Montella, un equipo que decidió jugar sin centro del campo. Plagado de futbolistas ofensivos, el Sevilla fue víctima de las veloces combinaciones de los béticos. Guardado avisó lanzando al palo y, en un suspiro, Durmisi y Sergio León pusieron una ventaja de dos goles en el marcador. En ambas acciones, los pases de Boudebouz y Tello fueron una delicia ante los jugadores locales, que parecían estatuas. Sin embargo, todo lo bueno que el Betis hacía en ataque lo perdía en defensa. Lenglet hizo el tercer tanto del Sevilla con la cabeza para forzar un tramo final emocionante. Se desinflaron los de Montella y el Betis, en un golazo de Tello, firmó un resultado histórico. La aportación del delantero catalán fue fantástica a pesar de que entró por Joaquín en un cambio a priori poco comprensible. Luego resultó muy beneficioso para un Betis que acabó con la gran imbatibilidad del Sánchez Pizjuán. Trece meses después, el Sevilla cayó en casa. Y fue en el derbi.

Más información