Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético de Madrid vende sus acciones en el Lens

El club rojiblanco interrumpe su política de año y medio de expansión internacional a través de clubes satélite

Los jugadores del Lens celebran un gol el día 18.
Los jugadores del Lens celebran un gol el día 18.

La afición del Racing Club de Lens, una de las más populares en Francia, nunca podrá animar al nuevo Antoine Griezmann en su mítico estadio, el Bollaert-Delelis, teatro del Inglaterra-Gales de la pasada Eurocopa.

El sueño que se metió en la cabeza de miles de hinchas sang et or (rojo y amarillo, los colores que hacen de la camiseta del Lens una especie de bandera española) cuando el Atlético de Madrid anunció en mayo de 2016 su entrada en el capital de este histórico club francés, con la intención de convertirle en uno de sus clubes satélite en el mundo, se evaporó para siempre el martes pasado. El club rojiblanco hizo oficial en un comunicado su salida de las cuentas del club galo, que lucha actualmente por mantenerse en la Segunda División.

En la nota, la directiva del Atlético explica que ha llegado a un acuerdo económico con el accionista mayoritario del RC Lens, el fondo de inversión luxemburgués Solférino, presidido por Joseph Oughourlian, para venderle el total de las acciones que poseía, un 34,6 %. Solférino se convierte así en accionista único. El comunicado no concreta cifras de la operación, aunque es muy probable que esta se contabilice en millones de euros. En el verano de 2016, el club rojiblanco inyectó unos 5,6 millones en la operación de recompra del club francés a manos del oligarca azerí Hafiz Mammadov, según aseguró entonces ante los medios Ignacio Aguillo, el responsable del desarrollo internacional y representante del club.

El Lens estaba al borde de la quiebra y la llegada de capital de un club como el Atlético, que acumulaba los buenos resultados en la Liga de Campeones, fue acogida con gran ilusión y mayor alivio. Aguillo afirmó que el objetivo prioritario del Atleti era ayudar económicamente a través de la compra de nuevos jugadores para que el Lens volviese a ascender a la primera categoría, así como que se convirtiera a medio plazo en uno de sus clubes satélite. "Pretendemos aportar aquí las cualidades deportivas del Atlético a través de nuestras conexiones y de nuestra red de futbolistas, que no tienen por ahora el nivel para jugar con la camiseta rojiblanca pero que demuestran un gran potencial", dijo. Pero el proyecto de club reserva nunca se confirmó año y medio después.

El espejo atlético

El Lens, ciudad del norte de Francia, vecina a Lille y a la frontera con Bélgica, perdió en el tiempo añadido del último partido de la temporada pasada su billete para ascender a la Ligue 1 y desde entonces no ha vuelto a ser competitivo. El lunes pasado cerró la primera vuelta de la temporada en la 15ª posición. Estos malos resultados provocaron el despido del entrenador Alain Casanova, un hispanófilo convencido que declaró meses antes su admiración por el proyecto deportivo del Atlético.

"El Atlético debe ser un ejemplo para nosotros en la inversión, la carga de trabajo, la concentración, la determinación y la confianza en la entidad", ensalzó Casanova. La crisis deportiva que atraviesa el Lens también afectó al organigrama de la entidad. El pasado 14 de octubre, Aguillo dio un paso atrás en las decisiones estratégicas del club al abandonar el consejo de administración.

El anuncio de la salida del Atlético en el presente y el futuro del Lens llega meses después de que, en julio pasado, el club que preside Enrique Cerezo informara de que se retiraba también de otro proyecto futbolístico en el exterior, el que mantuvo con el Atlético Kolkota, un club de la India.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.