Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Futbolistas que bailan, actúan y pintan: así es el rival del Athletic que incluye el arte en su preparación

El Östersunds tiene un proyecto artístico donde los jugadores deben realizar entrenamientos culturales, exposiciones y representaciones

Los jugadores del plantel interpretando 'El Lago de los Cisnes'.
Los jugadores del plantel interpretando 'El Lago de los Cisnes'.

En 2011, cuando Daniel Kindberg asumió la presidencia del Östersunds, el equipo jugaba en la cuarta división sueca. Seis años más tarde, lidera el Grupo J en su primera participación en la Europa League, con dos victorias en sendas jornadas, y este jueves recibe al Athletic. Al asumir la presidencia, Kindberg realizó dos cambios inmediatos: designó a Graham Potter como técnico e impulsó un proyecto artístico denominado Academia de Cultura donde los jugadores bailan, actúan, leen y pintan.

Con Kindberg al mando, Potter en el banquillo y los jugadores dedicando parte de su tiempo al arte, el Östersunds no ha dejado de ascender desde 2011: llegó a Primera División, ganó la Copa de Suecia y se clasificó para la Europa League, tras vencer en la previa al Galatasaray turco, al Fola Esch de Luxemburgo y al PAOK griego.

"El propósito de todo lo que hacemos, incluido el trabajo en la Academia de Cultura, es ganar partidos. Esa es la regla número uno. Es por eso que tratamos de crear este entorno de entrenamiento poco ortodoxo. Y ha funcionado incluso mejor de lo que pensábamos", afirmó el presidente Kindberg en declaraciones a la CNN. El proyecto artístico consiste en encuentros donde los jugadores hablan de literatura, acuden a exposiciones y realizan obras de teatro. Incluso, han puesto en escena la obra de ballet El lago de los cisnes.

Dagens träning, bakning på @jamtli_ostersund och uppladdning inför kulturshowen i november.#öfk #östersund #vigerossaldrig #osdsport #staare

Una publicación compartida de Östersunds Fotbollsklubb (ÖFK) (@ofkofficial) el

El técnico Potter afirma que esto los hace "mejores jugadores y mejores personas" y que "el objetivo es ayudar a jugar mejor al fútbol". Karin Wahlen, la entrenadora cultural del Östersunds, fue quien divisó la posibilidad de utilizar la cultura como herramienta para mejorar el rendimiento deportivo: "La tesis es que si son valientes fuera de campo, serán mejores jugadores", sentenció.

El año pasado, los jugadores ofrecieron un concierto benéfico frente a 1.500 espectadores. Mil personas más que los solo 500 aficionados que los iban a ver cuando jugaban en la cuarta división. Pero muchos menos que los 6.000 hinchas que esta tarde alentarán al equipo en el Jämtkraft Arena cuando enfrenten a un Athletic necesitado de puntos para poder avanzar a los octavos de final.

Athletic Club de Lectura

El conjunto bilbaíno también tiene desde hace dos años un proyecto cultural en el que fomenta la literatura e implica a jugadores, técnicos y directivos del club. Galder Reguera, la persona que está al frente de la Responsabilidad Social Corporativa del club, fue quien en 2015 puso en marcha este proyecto a través del cual los seguidores del equipo podían recomendar lecturas al presidente, al capitán, al entrenador, o a cualquier otro jugador. Enmarcado en el festival de "Letras y Fútbol 2015", los futbolistas recibían recomendaciones a través de la página web y cada uno elegía un libro que después tenía que leer y protagonizar en un acto abierto al público.

El pasado martes 10 de octubre, se presentó una nueva edición de Letras y Fútbol en un encuentro con el autor David Safier, en San Mamés VIP Area, quien ha conversado sobre literatura, fútbol y humor con la periodista Txani Rodríguez. Este año la novedad es que el Athletic Club de Lectura se extiende durante toda la temporada, y los jugadores y jugadoras serán anunciados uno a uno en los próximos meses. El primero es Mikel Rico.

Todas estas actividades se encuadran en un proyecto cultural con el fútbol como telón de fondo que va calando en Bilbao. En 2014 se repartieron 60.000 cuentos sobre fútbol en el metro y en los autobuses de la ciudad. Los ejemplares se ofrecían a aquellas personas que iban leyendo un libro (ya fuera una edición impresa o digital), y a todos se les explicaba el proyecto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información