LaLiga Santander jornada 6
Finalizado
Betis
Betis
1
46' Sanabria
54' Fabián
64' Sergio León
92' Sanabria
4
0
Árbitro: Pablo González Fuertes
Levante
Levante
Liga Santander | Betis, 4-Levante, 0

El Betis apunta alto tras destrozar al Levante

Partidazo del cuadro de Setién ante un rival que sufre la primera derrota de la temporada

Setién felicita a Fabián después del gol del canterano del Betis.
Setién felicita a Fabián después del gol del canterano del Betis. JULIO MUÑOZ / EFE

El Betis, definitivamente, está instalado en una nueva y feliz época. Setién ha transformado la cara de un equipo que, por fin, hace disfrutar a su afición. Más de 48.000 béticos festejaron un lunes por la noche el buen triunfo de su equipo frente al Levante, al que destrozó en un fantástico segundo tiempo. Y lo hizo, además, con un fútbol lleno de velocidad, toque y gol. Grandes combinaciones que tuvieron finalización y que encontraron en Fabián, un joven canterano, al gran arquitecto de su juego. Los goles, extraordinarios, acabaron por dibujar la felicidad en la cara de los béticos, haciendo olvidar un primer tiempo mucho más gris. El Levante, bien trabajado, se derrumbó como un castillo de naipes con el empuje del Betis, endiablado en sus combinaciones, realizando un fútbol en la segunda mitad que hacía mucho tiempo que no se veía por el Benito Villamarín. Con espacios por delante para explotar su talento y rapidez, el conjunto verdiblanco ofreció su mejor versión. 

Lanzado tras el gran triunfo del pasado miércoles contra el Madrid, la filosofía de Setién cuaja, de momento, en un grupo donde se mezclan veteranos como Joaquín o Guardado con elementos emergentes caso del citado Fabián, Sergio León o Sanabria. El Betis, rápido y vertical, con un nivel de confianza altísimo, está en un punto óptimo de convicción y fútbol. El resultado no es otro que los 12 puntos que lo colocan en la quinta plaza, empatado con el cuarto, el Valencia. Por encima de los verdiblancos solo asoman Barcelona, Atlético de Madrid y Sevilla. La satisfacción reina en el beticismo de la mano de Setién y sus jugadores. Actuaciones como las realizadas ante el Levante no hacen sino confirmar que el Betis se encuentra en el camino correcto para apuntar alto en esta Liga. Eso sí, queda tanto por delante que sería temerario lanzar las campanas al vuelo.

El Betis, no obstante, comprobó lo duro que es competir frente a rivales trabajados y de buena disciplina táctica, caso de este Levante que dirige Muñiz. La bonita victoria del Bernabéu, acompañada de un aroma de buen fútbol, apenas pudo tener continuidad en el primer tiempo del choque frente al Levante. Los motivos hay que encontrarlos en el defensivo planteamiento de los visitantes y, también, en el empeño del propio Setién por jugar con prácticamente tres delanteros. Joaquín, Sanabria y Sergio León se amontonaron en la zona de vanguardia al mismo tiempo que Guardado y Fabián gozaban de pocos espacios en el centro del campo. Sin duda, la zona donde se controla el juego, desde donde, teóricamente, se debe mandar en los partidos. En esa zona vivió con comodidad el Levante, un grupo muy trabajado, aunque con escasa calidad individual para fructificar en gol tanto trabajo.

El Betis, ahogado, hubo de tirar de acciones de sus laterales, en las bandas, para crear peligro. Hubo momentos, en su gris primer tiempo, donde tocó con sentido el balón, pero la precipitación fue la tónica dominante. Apenas hubo desbordes ni pases interiores, sufriendo los verdiblancos la imposibilidad de superar una defensa tan bien organizada. Solo Sergio León, después de un gran cambio de juego de Amat a Barragán, disparó con peligro en la única jugada potable del Betis en ataque en el primer tiempo.

La escasa paciencia y maduración que tuvo el Betis en este primer acto se convirtió, como por arte de magia, en una imponente demostración de fútbol en el segundo. La muestra más evidente fue el gol que abrió el marcador. Una excelsa combinación entre Mandi, Barragán y Fabián acabó en un centro de Sergio León (en fuera de juego) a Sanabria, que remató de cabeza en el segundo palo. El tanto fue un veneno para el Levante, que sintió el golpe y desapareció del terreno de juego. El efecto en el Betis fue el contrario. Como un vendaval, arrasó a su rival, imponente ante las combinaciones y la verticalidad de los verdiblancos. Fabián, que se hace futbolista, hizo el segundo después de una carrera en solitario y una buena definición. Todavía Sergio León anotó el tercero en plena borrachera de fútbol bético. Los cambios de Muñiz no ejercieron ningún efecto positivo en su equipo. Barrido en 10 minutos mágicos del Betis, el Levante, que venía en buena forma, se marchó de Heliópolis con la cabeza agachada. Un gran Betis lo fulminó y le condenó a la primera derrota de la temporada.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50