Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aronián jugará el Candidatos tras un desempate épico

El armenio disputará la final con el chino Liren Ding, vencedor del estadounidense Wesley So

Maxime Vachier-Lagrave (izquierda) y Levón Aronián comentan una de sus partidas de desempate, recién terminada, ante el árbitro, Faik Gasánov Ampliar foto
Maxime Vachier-Lagrave (izquierda) y Levón Aronián comentan una de sus partidas de desempate, recién terminada, ante el árbitro, Faik Gasánov

Los aficionados que han seguido en directo el desempate de las semifinales de la Copa del Mundo no lo olvidarán nunca. Y no sería extraño que en Armenia, donde el ajedrez es una pasión nacional, haya producido más de un infarto. Levón Aronián ha eliminado a Maxime Vachier Lagrave en la muerte súbita, lo que le da una plaza en el Torneo de Candidatos de marzo en Berlín. Su rival desde el sábado en la final será el chino Liren Ding, ganador de Wesley So y de otra plaza en Berlín.

El segundo de la lista mundial ha sabido controlar la enorme tensión del momento, con todo un país en vilo, empezando por su presidente, Serzh Sargysián, quien también dirige la Federación Armenia de Ajedrez. Hasta ahora, los Torneos de Candidatos han sido el talón de Aquiles de Aronián, incapaz de soportar sobre sus hombros el peso de toda una nación. Pero lo ocurrido hoy quizá signifique que ya ha aprendido a hacerlo.

Su mérito es enorme porque el rival también lo era, tras demostrar que está en un gran momento con varias partidas de muy alta calidad en este torneo. De hecho, Vachier-Lagrave ganó la primera del desempate, situando al armenio al borde del abismo. Obligado a ganar, Aronián sacrificó una pieza en plena apertura -casi con toda seguridad, se trata de una preparación casera- a cambio de un tremendo ataque. Así logró una victoria bellísima.

Las cuatro partidas siguientes, cada vez más rápidas, terminaron en tablas, lo que llevó el duelo al límite de la emoción: en la muerte súbita, Aronián estaba otra vez obligado a ganar, con blancas. El francés logró una posición que parecía casi imposible de romper. Sin embargo, el factor de los nervios entró en escena en el momento justo, Aronián controló mejor los suyos y logró lo que había parecido casi imposible en varios lances del desempate.

Liren Ding, durante el desempate de hoy
Liren Ding, durante el desempate de hoy

Al igual que Vachier-Lagrave, Liren Ding ha mostrado un juego excelso en esta Copa del Mundo. Aunque So omitió el martes una victoria -muy difícil de ver- en el primer asalto de la semifinal, a Ding le ocurrió lo mismo el miércoles, y otra vez hoy en la segunda partida del desempate. So cayó en la tercera, y no pudo evitar las tablas en la cuarta. China, con cinco jugadores entre los 30 primeros del mundo, ha metido a uno de ellos -el mejor, de momento- en el Torneo de Candidatos.

Tanto So como Vachier-Lagrave podrán lograr el pasaporte a Berlín por otras vías, pero no lo tienen garantizado. El estadounidense es uno de los tres aspirantes, junto a Fabiano Caruana y Vladímir Krámnik, a las dos plazas por la media de puntos Elo de las doce listas de 2017; las diferencias entre los tres de momento son muy pequeñas, y es significativo que So haya cancelado su participación en el abierto de la isla de Man (Reino Unido), que empieza este fin de semana, probablemente para evitar el riesgo de perder puntos. En cuanto al francés, depende de sí mismo: logrará la plaza en el Candidatos si queda entre los dos primeros del último torneo de la serie del Gran Premio de la FIDE, previsto para mediados de noviembre en Palma de Mallorca.

Aronián y Ding se suman a Serguéi Kariakin, clasificado de oficio para el Candidatos por ser el actual subcampeón del mundo. La final entre ambos desde el sábado, tras el descanso de hoy) se jugará a cuatro partidas. En un duelo más largo, Aronián partiría como claro favorito porque Ding, de 24 años, da la impresión de que aún no es un jugador totalmente cuajado. Pero en una pelea corta, el chino tiene mucho que decir.

Más información