Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Villarreal cierra con el Milan la cesión de Bacca

El club de Roig acuerda con la entidad italiana el préstamo del delantero con opción de compra

Bacca, tras marcar ante Paraguay.
Bacca, tras marcar ante Paraguay. AFP

La agilidad con la que el Villarreal se mueve en el mercado del fútbol le procura rápidas soluciones a los problemas insospechados. La inesperada marcha de Roberto Soldado al Fenerbahçe dejó incompleta la vanguardia amarilla a tres semanas del cierre de la ventana de fichajes. Con la celeridad y sigilo que caracteriza, el club de Roig ha encontrado en Carlos Bacca un sustituto de Soldado de contrastada valía. El Villarreal ha conseguido del Milan la cesión del delantero colombiano con una opción de compra no obligatoria por una cifra superior a 15 millones de euros según apuntan desde Italia. Las buenas relaciones entre el club rossonero y la entidad castellonense, fraguadas estas con el traspaso de Musacchio del Estadio de la Cerámica a San Siro, han facilitado el acuerdo entre ambos clubes. El jugador vuela a Valencia este martes, donde un día más tarde se espera que firme el contrato.

A punto de cumplir 31 años, Bacca regresa a la Liga tras dos temporadas en el Calcio, recalando en el Milan en el verano de 2014 después de dos cursos en el Sevilla en el que se destapó como un goleador solvente, anotando 49 goles en 108 partidos en el club hispalense y siendo pieza capital en la consecución de dos Europa League. Bacca fue el enésimo buen negocio de Monchi, el director deportivo que ahora ejerce en la Roma y que descubrió al internacional colombiano en el Brujas belga.

La necesidad y conveniencia han unido al Villarreal y a Bacca. Para el club castellonense el delantero cafetero no era su primera opción, apostando primeramente por el regreso de Gerard Moreno, el delantero del Espanyol que comparte los derechos federativos con el club de Roig. La indefinición de Gerard Moreno y la negativa del club catalán han impedido la operación. El fichaje de Bacca tampoco resulta la operación más asequible económicamente para los intereses del Villarreal debido a la alta nómina (3,5 millones de euros netos) que percibe el colombiano en la entidad lombarda en la cual le quedaban tres años más de contrato. Una elevada ficha justificada con los 34 goles logrados por Bacca en dos cursos y 77 partidos dispuestos en el fútbol italiano. Un aval que no ha tenido en cuenta el nuevo entrenador del Milan, Vicenzo Montella que considera al colombiano prescindible.

En la víspera del Mundial de Rusia 2018, Bacca ha buscado en el Villarreal una salida para volver a ser protagonista, ganar visibilidad y seguir contando con la confianza de Pékerman para ser incluido por el seleccionador colombiano en la futura lista mundialista. El deseo de Bacca de volver a la Liga ha resultado una aspiración cumplida a medias. Su principal intención era regresar al Sevilla. El club hispalense, a la espera de solventar con éxito la previa de la Champions, también pretendía recuperar al colombiano. El Villarreal, como acostumbra, ha estado más hábil y determinado para incorporar a Bacca. Un delantero de garantías.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.