Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ciclismo

Mikel Landa, el heredero necesario de Contador

Solo el vasco del Sky, 27 años, parece en condiciones de cubrir el hueco en el pelotón español de la retirada del ciclista madrileño

Mikel Landa, delante de Contador, en su escapada conjunta en el pasado Tour de Francia.
Mikel Landa, delante de Contador, en su escapada conjunta en el pasado Tour de Francia. AFP/Getty Images

Los ojos del ciclismo español están puestos en él desde hace algunos años. Primero como una gran promesa del Euskaltel, después como una realidad en el Astana y más tarde como un licenciado en el Sky. Se llama Mikel Landa, nacido en Zuia (Álava) hace 27 años. Con el bachillerato en el equipo vasco (ya desaparecido), la licenciatura en el Astana y el máster en el Sky, reclama un puesto de ejecutivo en el pelotón del ciclismo. “Ya es hora de liderar un equipo”, afirmó tras ganar la Vuelta a Burgos, a la espera de firmar su contrato, posiblemente, con el Movistar. Es el príncipe heredero tras el anuncio de Contador de dejar el ciclismo, y la marcha de otros grandes españoles como Purito Rodríguez. Valverde, el otro rey del ciclismo español, acumula tantos éxitos y clase como años.

En el pasado Tour, Contador en cierto modo ya lo eligió como heredero en la 13ª etapa, con final en Peyragudes. Allí el ciclista de Pinto decidió disfrutar del viejo ciclismo (a sabiendas de que el nuevo se le acaba) y lanzó lo que hoy se llama un ataque suicida. Quería romper la carrera, alterar la monotonía de las cosas y si fuera posible, ganar la etapa, ya que el Tour se le había caído por los suelos. Landa, fiel guardián de Chris Froome, llegó a su altura y Contador le brindó todo su apoyo: “Ponte a rueda porque tienes la posibilidad de luchar por el Tour. Es tu oportunidad de meterte en la lucha por el Tour”, le insistió Contador que al término de la etapa —ganada por el francés Barguill— reconoció sin rubor haber brindado todo su apoyo al ciclista vasco, a quien veía como un ganador de la ronda francesa.

Landa también: “Contador me ha hecho soñar, pero no pienso en ganar el Tour. Contador es un ciclista valiente, pero yo solo intentaría ganar si Froome no estuviera o no pudiera responder”. Pero Contador encendió un sueño que el ciclista de Zuia alimenta y rumia, en espera de encabezar un equipo que le ponga en esa tesitura. Fue como la alternativa al ciclista llamado a ser el heredero de un trono con cada vez menos aspirantes.

Cerca de Contador en el Giro

En el Giro de 2015, Landa dio muestras de estar en condiciones de triunfar en la ronda italiana. Entonces triunfó Alberto Contador, pero Landa se vio sometido a ser el hombre de confianza de Aru. De ser el líder del Astana, ¿qué hubiera pasado? Solo el futuro podrá resolver las dudas del pasado. En el reciente Tour, solo un segundo le alejó del podio, y la estrategia del Sky (o de Froome) le impidió estar más arriba.

El ciclismo español se avejenta y disminuye a partes iguales. Sin más equipos que el Movistar de primerísimo nivel, y el Caja Rural, limitado a la Vuelta a España, los ciclistas de base encuentran demasiados problemas para pasar del primer al segundo ciclo de la práctica ciclista. El pelotón es un desierto español, mientras se ha hecho más multicultural y global. Aun así, las grandes figuras han sostenido el aliento del público mundial, con sucesiones más o menos inmediatas, a veces con transiciones más largas. Bahamontes, Loroño, Julio Jiménez, Fuente, Ocaña, Pedro Delgado, Indurain, Contador...

Ahora le toca a Landa. 27 años es una buena edad para triunfar, tras ser tercero en el Giro de 2015 y cuarto en el último Tour. Siempre a las órdenes de otro, siempre de primer escudero, nunca de primer espada. Tiene ganas de enfrentarse a Aru y a Froome de tú a tú, no de tú a usted. De momento es él el elegido para la gloria. A otros les venció la edad (Mikel Nieve, 33 años) o la especialidad (Castroviejo, gran contrarrelojista). ¿ Y por detrás? Por detrás, la nebulosa. Al parecer, en los deportes de dos ruedas, los españoles prefieren el motociclismo.

Más información