Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mireia Belmonte, cuarta en la final de los 800 libre de los Mundiales de natación

La nadadora catalana se queda fuera del podio y Ledecky se cuelga el oro

Belmonte, durante la final de los 800 libre.
Belmonte, durante la final de los 800 libre. EFE

Los veranos de Budapest son caprichosos. Un día el aire del Mediterráneo pone el termómetro en 35 grados y al siguiente baja un frente del Báltico y hacen 17. Mireia Belmonte, la heroína solitaria de la natación española, insiste en que ha pillado un constipado del que no se deshace fácilmente. El malestar le impide sentir el agua como le gusta y hay días que no logra darle un ritmo a su prueba. Si la prueba es el 800 libre, la cosa se complica porque dos calles a su izquierda se tira Katie Ledecky impulsándose con cadencia de récord. Ledecky apretó en la salida. Luego se distendió. Casi se da un paseo. No le hizo falta picar pies hasta el último largo para ganar el oro con un tiempo de 8m 12,68, ocho segundos más lenta que en los Mundiales de 2015.

Segunda fue la china Binbjie Li, una quinceañera que marcó un tiempo notable. Los 8m 15,46s le habrían valido la plata en los Juegos de Río. La estadounidense Leah Smith no pudo atraparla en su reacción tardía: 8m 17,22s.

“No me he encontrado muy bien físicamente”, lamentó Mireia; “he tenido catarro, mareos, dolores de cabeza antes de nadar. ¡Mañana será otro día!”.

Ledecky hizo una carrera funcionarial para sus estándares y demoledora para el resto. “A Ledecky la ves en la salida y ya no la ves más; se hace muy difícil seguirla”, dijo Mireia. La española nadó por debajo de sus parciales habituales en el 800, en el que debe cubrir los primeros largos en 31 segundos cortos para no perder el hilo de la prueba. Así lo hizo cuando ganó la plata en 2012. En la final de Budapest su tiempo fue de 8m 23,30s; seis segundos por encima de su mejor marca.

Este domingo (a partir de las 18.30, Tdp y Eurosport), Belmonte intentará disputar el oro en los 400 estilos, la prueba con la que cierra su Mundial.