Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Selecciona etapa

Martinelli: “Landa puede ganar el Tour”

El director del Astana, que le frenó para que no ganara a Aru en el Giro de 2015, cree que el Sky debería apostar por el español

Tour de Francia 2017 Ampliar foto
Landa, en la salida de la etapa del sábado, Blagnac-Rodez. Getty Images

Así va la clasificación

Nombre Diferencia
1 GBR Chris Froome 86h 20:55
2 COL Rigoberto Uran + 00:54
3 FRA Romain Bardet + 02:20
4 ESP Mikel Landa + 02:21
5 ITA Fabio Aru + 03:05
6 IRL Dan Martin + 04:42
7 GBR Simon Yates + 06:14
8 RSA Louis Meintjes + 08:20
9 ESP Alberto Contador + 08:49
10 FRA Warren Barguil + 09:25
Nombre Puntos
1 FRA Warren Barguil 169
2 SLO Primoz Roglic 80
3 BEL Thomas de Gendt 64
4 COL Darwin Atapuma 55
5 GBR Chris Froome 51
6 FRA Romain Bardet 47
7 ESP Mikel Landa 45
8 NED Bauke Mollema 37
9 ESP Alberto Contador 36
10 BEL Serge Pauwels 32
Nombre Puntos
1 AUS Michael Matthews 370
2 GER André Greipel 234
3 NOR Edvald Boasson Hagen 220
4 NOR Alexander Kristoff 174
5 ITA Sonny Colbrelli 168
6 BEL Thomas de Gendt 149
7 NED Dylan Groenewegen 144
8 GBR Chris Froome 133
9 COL Rigoberto Uran 106
10 IRL Dan Martin 106
Nombre Diferencia
1 GBR TEAM SKY 259h 21:06
2 FRA AG2R LA MONDIALE + 07:14
3 USA TREK SEGAFREDO + 1h 44:46
4 USA BMC RACING TEAM + 1h 49:49
5 AUS ORICA SCOTT + 1h 52:21
6 ESP MOVISTAR TEAM + 1h 55:52
7 USA CANNONDALE DRAPAC PRO CYCLING TEAM + 2h 15:25
8 FRA FORTUNEO - VITAL CONCEPT + 2h 18:18
9 BEL LOTTO - SOUDAL + 2h 28:18
10 KAZ ASTANA PRO TEAM + 2h 28:39

El Tour de Francia, territorio universal conquistado por la cultura anglosajona, vive una falsa ilusión. El inglés se ha convertido en el idioma principal de comunicación en el pelotón, pero las cosas importantes se dicen en la lengua de siempre, en el patois francés-italiano-español que todos los de toda la vida entienden y propagan. Los ciclistas, que son seres antiguos por lo general, también. A los que están en equipos anglosajones, a Landa, que está de moda, a Contador, que nunca se va, se les oye contar una historia en inglés obligado, cuatro generalidades y no mucho más, y otra en su español, con matices, con contenido. Al principio, los medios anglosajones, monolingües en su mayoría, no se esforzaban en entender la versión original, pero, dado el peso que ha alcanzado el ciclista vasco, y la influencia de sus decisiones en la estrategia de su dios Sky, los periodistas ingleses no dejaron el viernes de preguntar a los españoles qué significaba esa expresión del Landa destroyer de Foix, “tengo piernas pero no galones”, a la que todo el mundo daba tanta importancia. Descubren tarde que las buenas historias de traición, orgullo, venganza y celos se escriben mejor en lenguas latinas.

Beppe Martinelli, uno de los del ciclismo de toda la vida, la tradujo al italiano inmediatamente, lo que tampoco les ayudó mucho. “Landa puede ganar el Tour”, dice el director bresciano, uno que como técnico ha ganado el Tour con Pantani, con Nibali, con Contador, y que conoce bien a Landa, al que mandó durante dos años en el Astana de la cohabitación de Nibali y Aru. “Está muy fuerte, está muy fuerte, pero con un líder en su equipo como Froome, va a tener muy complicado tener libertad. Landa podía haber cogido el liderato el viernes, pero Froome atacó en el Muro de Péguère y la ventaja de Landa se redujo porque no podría haber soportado tener que trabajar para él. Solo espero que no se frene Landa, es uno que merece ganar algo importante. Y ahora es el más fuerte, es el más fuerte”.

Sabe perfectamente de lo que habla Martinelli, que en 2015 impidió a Landa ganar el Giro. “Landa pudo haber ganado aquel Giro en la etapa del Mortirolo”, reconoce el director italiano. “Aquel día podía haber acabado con Contador, pero le frené y le mandé que esperara a Aru porque no sabía entonces hasta dónde podía llegar, lo fuerte que era. Después, en la etapa de las Finestre también le mandé parar cuando iba a ganar la etapa. Ya no podía ganarle el Giro a Contador. Lo único que podía hacer era quedar segundo por delante de Aru y, estando en Italia, eso no podía permitirlo”.

En el podio de Milán, tercero del Giro de 2015, detrás de Contador y Aru, Landa se juró que nunca más volvería a obedecer a un director que le mandara frenarse en mita de un ataque. Decidió abandonar el Astana. En la Vuelta, mantuvo firme su decisión cuando Martinelli le pidió que se parara en Andorra para ayudar a Aru. Landa siguió, ganó la etapa y el director italiano reconoció que se había equivocado al mandarle parar. El ciclista alavés se lo agradeció trabajando tan duro que gracias a su esfuerzo en la etapa de Navacerrada, Aru desbancó a Dumoulin y ganó la Vuelta. “Sé que Landa no seguirá en el Sky y también que no correrá en el Astana pese a que le quisimos fichar”, dice Martinelli. “Pero nos dijo claramente que con nosotros no quería volver”.

Solo dos personas son visibles a través de la gran luna delantera del autobús del Sky, el conductor tras el volante y el jefe, David Brailsford, en el asiento del acompañante. Brailsford manda pero quien habla es el director francés, Nicolas Portal, que aprendió español de niño en Auch, en el Gers, tierra de inmigrados y exiliados, y lo practicó corriendo con Valverde en el Caisse d’Épargne. Portal domina el patois del pelotón pero habla con mentalidad inglesa, la única del equipo. “Martinelli solo quiere meter cizaña dentro del equipo para favorecer a Aru”, dice Portal, con la seguridad con la que hablan aquellos que creen tener todos los elementos de una información. “Lleva así todo el Tour, diciendo que el Sky no está tan fuerte ni unido como otros años. Y ya le he llamado la atención… Y estoy seguro de que Mikel está contento y tranquilo con la situación, y de que no se volverá loco pese a que tanta gente al alrededor diga que puede ganar el Tour. Aunque no siga en el Sky, tenemos confianza plena en él, y esperanza en su valor táctico: no solo no atacará a Chris, sino que trabajará para él”.

Contador, de 34 años, salió por primera vez en el Tour con el dorsal rojo de la combatividad, y con la mente a tono, plena de futuras aventuras y revoluciones. A su sombra, Landa, de 27 años, vive entre dos atracciones, la de la grandeza que le mostró, como el diablo a Cristo, el viernes Contador –“Alberto me hizo soñar”, dice, el sábado, el corredor alavés--, y la de su responsabilidad en el equipo que le paga. Parece haber decidido ya, y con cierta pesadumbre lo hace público, hablando como hablaría en inglés. “No lo pienso”, responde cuando le preguntan si se ve ganando el Tour. “Ojalá pueda pelear por un puesto en el podio sin perjudicar a Chris. Solo si él se tiene que ir a casa tomaría la capitanía del equipo. Y no es algo que yo quiera”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información