Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simbólico premio de belleza

Una de las mejores partidas del Torneo de Candidatos de Zúrich 1953, donde hubo muchas excelentes

Simbólico premio de belleza. 

Blancas: Ta1, Ac1, De1, Tf1, Rg1, Ac2; peones en a3, c3, d4, e5, f3, g2 y h2.

Negras: Ta8, Rg8, Cd7, Tf7, Dc6, Ae6; peones en a7, b6, c4, d5, f5, g7 y h7.

Es probable que la historia sea injusta con Mark Taimánov (1926-2016), y le recuerde principalmente por su escandalosa derrota por 0-6 ante Bobby Fischer en el Torneo de Candidatos de 1971. Pero fue uno de los mejores jugadores del mundo durante muchos años, hizo aportaciones relevantes a la teoría de las aperturas y destacó también como pianista. Su victoria sobre Tigrán Petrosián en el legendario Torneo de Candidatos de 1953 en Zúrich corresponde a su periodo de mayor esplendor.

El Gobierno soviético interpretó esa derrota como fruto de un amaño, y acusó a Taimánov de haberse dejado ganar; eso se tradujo en un fuerte castigo: sin sueldo, ni invitaciones para torneos o conciertos, ni artículos en la prensa sobre ajedrez o piano, ni actividad alguna que pudiera producir algún ingreso. Por fortuna para él, Fischer también ganó por 6-0 pocos meses después al danés Bent Larsen, y el Kremlin levantó las sanciones. Hasta que murió, a los 90 años, Taimánov fue muy apreciado en el mundo del ajedrez.