Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El torneo de Wimbledon, 140 años de tradición con el mejor tenis

La hierba del campeonato más prestigioso del mundo acoge a los mejores tenistas

Campeonato de Wimbledon.  Insignia de la chaqueta de un árbitro en el Torneo de Wimbledon. GETTY IMAGES

Comienza en Londres la 131ª edición del Torneo de Wimbledon, el más antiguo pero también el más prestigioso y peculiar del circuito profesional de tenis. Esta edición cumple 140 años desde su inicio en 1877, pero que sufrió dos interrupciones en los periodos entre 1915 y 1918 y entre 1940 y 1945 debido a las dos grandes guerras mundiales que asolaron Europa.

El torneo de Wimbledon lo organiza desde su primera edición el All England Tennis and Croquet Club, una institución sin ánimo de lucro que cuenta solamente con 375 miembros de pleno derecho. El All England Club, como se le conoce, destina todos los beneficios del torneo a la Federación Británica de Tenis (Lawn Tennis Association) para el desarrollo del deporte de la raqueta en el Reino Unido.

Wimbledon es el tercer torneo de Grand Slam que se juega en la temporada, precedido por el Abierto de Australia y Roland Garros, y seguido por el Abierto de Estados Unidos. La competición se disputa en césped como superficie, siendo el único de su categoría en hacerlo. La hierba que hoy se utiliza en Wimbledon, denominada Perennial Ryegrass, se sembró por primera vez en 2002 y cada día se corta a una altura de 8 milímetros.

La duración del campeonato es de dos semanas, aunque puede extenderse en caso de lluvia. Se juegan torneos simultáneos de individuales masculinos y femeninos, dobles masculinos y femeninos, y dobles mixtos. También se juegan torneos juveniles individuales masculinos y femeninos y en dobles. Sumado a esto, se celebran torneos con invitaciones especiales para jugadores retirados -dobles masculinos mayores de 35 años y mayores de 45, y dobles femeninos mayores de 35 años-.

La pista central de Wimbledon es llamada Centre Court y las finales del torneo siempre se juegan allí. Debido a la imprevisibilidad del clima londinense se decidió construir un nuevo techo retráctil en 2009, por lo que ya no se suspende el torneo por lluvia en un partido en la cancha central.

El torneo comienza en lunes, seis semanas antes del primer lunes de agosto, y finaliza quince días después. Tradicionalmente no se juega en el ‘Middle Sunday’ (domingo del medio) y tan sólo cuatro veces en la historia del campeonato -la más reciente el año pasado-, la lluvia forzó a tener que jugar en ese día. Durante la primera semana, se juegan las rondas preliminares, mientras que durante la segunda semana se juegan los octavos de final, los cuartos de final, las semifinales y la final de todas las categorías.

MÁS INFORMACIÓN

Los colores verde oscuro y púrpura son los tradicionales del Campeonato de Wimbledon, que es el único donde se exige que la vestimenta tanto para masculino como femenino sea cerca del 100% de color blanco. Las tenistas son siempre nombradas como “Miss” o “Mrs.” (señorita o señora) durante el juego, mientras que los hombres sólo son nombrados por su apellido.

En individuales, el ganador masculino recibe un trofeo de plata, mientras que a la ganadora femenina se le entrega una bandeja del mismo metal llamada ‘Rosewater Dish’ o ‘Venus Rosewater Dish’.

Pero Wimbledon, a pesar de sus 140 años de vida, aúna tradición e innovación, porque continúa siendo característico por su superficie de hierba, pero también son fresas con champán, es el viejo marcador de luces en cada una de las pistas, es el público característico que mezcla aristocracia, realza y pueblo llano, es el blanco impoluto del atuendo de los jugadores y, este año, más incluso que el anterior, seguro que también se habla del Brexit.

Por todos estos motivos, el Torneo de Wimbledon es un monumento vivo del deporte mundial en general y del tenis en particular, y por eso Google lo homenajea hoy con un Doodle que destaca los 140 años desde su primera edición, la particularidad de la superficie de césped y a su famoso halcón ‘Rufus’, otro de los ingredientes del torneo para mantener las pistas a salvo de la palomas.

La primera edición del torneo, en 1877, solo se disputó en categoría de individuales masculinos y con un cuadro de 22 jugadores, todos amateurs británicos. En 1884 se sumaron los individuales femeninos y los dobles masculinos y en 1913 los dobles femeninos y los mixtos.

Tres jugadores comparten el trono en la catedral del tenis mundial con siete victorias en Wimbledon cada uno. William Renshaw, Pete Sampras y Roger Federer, este último, además, es el jugador con más finales, diez.

En número de victorias, el rey indiscutible es Jimmy Connors que, en sus 21 participaciones, consiguió 84 victorias. Federer está a la zaga, con 79. Connors también es el jugador con más partidos disputados en Wimbledon con 102.

Algunas rachas son impresionantes en Wimbledon: William Renshaw acaparó el torneo desde 1881 a 1886, ganando seis ediciones consecutivas. Con cinco triunfos consecutivos están Laurence Doherty (1902-1906), Bjorn Borg (1976-1980) y Roger Federer (2003-2007). El suizo también tiene el récord de finales consecutivas con siete, de 2003 a 2009. Doherty es, además, el jugador con más títulos totales, ya que a sus cinco individuales hay que sumar ocho de dobles, para un total de trece.

Borg es el que más partidos ha ganado ininterrumpidamente, 41 de 1976 a 1981. Federer con 40 se quedó a uno solo de empatar con el sueco en 2007. La final con mayor número de juegos se disputó en 2009 entre Federer y Roddick con 77 juegos, muy lejos, sin embargo, del récord absoluto de Isner-Mahut de primera ronda de 2010, con 183 juegos y 11 horas y 5 minutos de duración.

Boris Becker es el campeón más joven del torneo con 17 años y 222 días cuando ganó en 1985. El más veterano es Arthur Gore que contaba con 41 años y 182 días cuando triunfó en 1890. Gore es, además, el jugador con más participaciones en el torneo, nada menos que 31, todas consecutivas entre 1888 y 1922, un récord que a buen seguro permanecerá indefinidamente en el libro de Wimbledon.

Otro récord impensable hoy día lo protagonizó Josiah Ritchie, uno de los mejores jugadores del mundo en los albores del siglo XX, que disputó sus últimos individuales en 1926 con 55 años y 247 días. Jean Borotra, el legendario francés, fue aún más lejos y en 1963 participó en dobles a la edad de 65 años y 320 días.

Entre las mujeres destaca Martina Navratilova con nueve títulos en individuales, seis de ellos consecutivos y 20 en total, los mismos que Billie Jean King.

Navratilova tiene también el mayor número de finales individuales consecutivas, con nueve, aunque la mejor marca total pertenece a Blanche Bingley Hillyard que disputó nada menos que 13 finales entre 1886 y 1901, de las cuales perdió siete, las mismas que Chris Evert. La campeona más joven fue Lottie Dod, ganadora en 1888 con solo 15 años y 285 días. La más veterana fue Charlotte Cooper, con 37 años y 282 días en 1908.

Torneo de Wimbledon pulsa en la foto
Manolo Santana besa el trofeo de Wimbledon que ganó en 1966 al estadounidense Dennis Ralston.

Para los españoles la superficie de hierba nunca ha sido su entorno natural, y tan solo Manolo Santana en 1966 y Conchita Martínez en 1994 conquistaron Wimbledon antes de que Rafa Nadal igualara esos títulos con un doblete en 2008 y 2010. Sin embargo, aunque no ganara, igual de destacable es Elia María González-Álvarez y López-Chicheri, más conocida como ‘Lilí’ Álvarez, pionera del deporte femenino español y que entre 1926 y 1928 consiguió llegar a tres finales consecutivas en Wimbledon. Sin embargo, también se le conoce porque en 1931 fue la sensación del torneo londinense con una falda de tenis dividida creada expresamente por la diseñadora Elsa Schiaparelli y que fue la precursora de los pantalones cortos.

Pero esta edición de 2017 nos depara el regreso del mejor Nadal, que parte como favorito después superar sus lesiones. Todas las miradas se fijan en él tras ganar Roland Garros y no sólo por su gran nivel de juego, sino porque puede volver a alcanzar el número 1 del ranking ATP. Junto a él otros nueve españoles -Feliciano López, David Ferrer, Fernando Verdasco, Roberto Bautista, Albert Ramos, Garbiñe Muguruza, Carla Suárez, Laura Arruabarrena y Sara Sorribes- competirán por el preciado trofeo.

Torneo de Wimbledon
Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic con los trofeos de Wimbledon

Comienza el espectáculo: dos semanas por delante del mejor tenis sobre la alfombra verde para conocer si Nadal recupera el liderazgo mundial del tenis por cuarta vez en su carrera.

Más información