Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania despierta a España y conquista el Europeo sub-21

Los germanos, superiores todo el encuentro, se llevan el título con un gol de Weiser y dejan a La Rojita sin pentacampeonato

Alemania - España
Alemania celebra el triunfo sobre España tras el pitido final. REUTERS

Bajo el diluvio de Cracovia se esfumó el Europeo sub-21 para España. Siempre inferior, La Rojita sucumbió ante Alemania y se quedó sin el pentacampeonato en un torneo que por juego y nombres parecía predestinada a ganar. El grupo de Albert Celades, inmaculado hasta la fecha, fue incapaz de sobreponerse a un tanto de Weiser y al planteamiento táctico de Stefan Kuntz, más acertado que el técnico andorrano. Sin control ni verticalidad, España, encerrada toda la primera mitad y sin reacción suficiente en la segunda, fue a remolque en una final en la que estuvo a merced de una Alemania que conquistó el balón

Se citaron en la final del campeonato sub-21 las canteras de las dos selecciones que han acaparado el panorama futbolístico en la última década. España y Alemania, el equipo que con el toque conquistó dos Eurocopas y un Mundial entre 2008 y 2012 frente al que le sucedió en el trono en 2014, y que disputa hoy la final de la Copa Confederaciones ante Chile. Dos campeonas con un patrón de estilo común, el toque, al que los germanos siempre añaden una verticalidad que también impera en esta Rojita. Se presentó España con mayor poso y control del que había mostrado en el arranque de cualquiera de sus cuatro partidos anteriores en Polonia. Con Asensio y Ceballos buscándose por el flanco izquierdo y Llorente al timón de la nave, La Rojita buscaba hacerse con el balón y dominar a una Alemania que no tardó en sacar las uñas.

La pujanza germana fue diluyendo las intenciones iniciales de España, cada vez más espesa y con menos balón. De él se fue adueñando Alemania y el panorama empezaba a no augurar nada bueno para el grupo de Celades, metido atrás, esperando una contra rápida o un error alemán en la salida. Los primeros buenos minutos de España eran ya un espejismo de un partido del que Alemania era dueño y señor.

Con Deulofeu desesperado, Asensio errático y sin rastro de Saúl, Meyer, uno de los referentes del mermado grupo que llevó Stefan Kuntz al campeonato, acaparó las primeras acciones del encuentro. Un cabezazo y un disparo lejano del volante fueron el primer aviso para España, cada vez con menos ideas y más a merced de su rival. Tocaba una y corría detrás del balón la otra, incapaz de reaccionar. Fiel a su estilo, combinando el toque y la verticalidad, Alemania centraba el foco de su ataque en los costados, donde Jonny y Bellerín eran superados una vez tras otra. España no saldría indemne de su peor rato en todo el Europeo y en un centro por la derecha a cinco minutos para el descanso sucedió lo que se veía venir. Se escapó Mitchell Weiser de la marca de Vallejo y superó a Kepa con un cabezazo bombeado.

Celades trató de dar con la tecla intercambiando a Gayà por Jonny en la izquierda. Con el valenciano, más ofensivo, buscaba encontrar mayor profundidad el andorrano. Pero ni el cambio de laterales ni el paso por la caseta cambiaron la cara a España, inferior en juego y en físico ante una Alemania que perdonaba una vez tras otra la sentencia. La falta de puntería de Meyer, Gnabry y compañía y una intervención milagrosa de Kepa, excelente todo el torneo, mantenían con vida a La Rojita.

Sin reacción

Saúl, con una arrancada y disparo de los suyos, probó por primera vez a Pollersbeck, casi un espectador, a la hora de partido. Pero no salía ni eso. Perdida, sin capacidad de reacción y sin inquietar apenas a Alemania, se iba desesperando más y más España. Celades agotó las opciones dando entrada a Iñaki Williams y Mayoral por Sandro y Llorente, uno de los que pocos que aguantaba el tipo.

Ni ellos, ni un peleón Ceballos, nombrado mejor jugador del torneo, ni tampoco Asensio y Deulofeu, al que el andorrano no retiró pese a estar físicamente lastrado, pudieron cambiar el rumbo de una final en la que Alemania fue superior táctica, física y futbolísticamente. Bajo la lluvia de Cracovia se le esfumó a España el Europeo. La gloria fue para Alemania.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información