Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valverde: “El estilo también pasa por tener un juego de medios”

El técnico del Barcelona afirma que le ocupa tener protagonismo en el centro del campo aunque descarta que el equipo de Luis Enrique no fuera reconocible

Valverde posa con la camiseta del Barça junto a Bartomeu.

Estuvo un poco de cháchara con el presidente Bartomeu, ofreció un pequeño discurso en la tribuna del Camp Nou, posó con la camiseta del Barça –sin dorsal pero sí con su nombre- y se sentó en el banquillo que ocupará por al menos por dos temporadas. El nuevo técnico azulgrana, Ernesto Valverde (Cáceres; 53 años), sonriente y dicharachero, también atendió a los medios de comunicación para su presentación en sociedad, rodeado por el vicepresidente deportivo Jordi Mestre y el director deportivo Robert Fernández. “Siento un agradecimiento inmenso por concederme este privilegio de elegirme el entrenador del Barcelona. Es una responsabilidad extraordinaria para mí y espero devolver la confianza que se me ha dado. Allí estará mi trabajo, mi forma de hacer las cosas y la idea de que el club siga creciendo”, se arrancó el entrenador, que de buenas a primeras deslizó cómo es su librillo: “Vengo del Athletic, que es el club de mi vida, y me costó tomar la decisión porque allí la gente es mi familia. Pero me gustaría generar esos mismos vínculos en el Barcelona, creo que es una de las claves que nos pueden impulsar”. Y añadió: “Se trata de ser mejores, crear espíritu de equipo y estar juntos en los buenos y malos momentos. Y que se pueda emocionar a nuestra gente, que son muchos los aficionados y están por todas partes del mundo”.

Más allá de la configuración de la plantilla –ya ha mantenido un par de conversaciones con Robert Fernández al respecto- y de aspectos que todavía no se ha planteado como cuando empezará exactamente la pretemporada o dónde pondrá a un jugador o a otro, Valverde no eludió las preguntas. Y la segunda que le llegó fue sobre Messi, el termómetro del equipo porque cuando él está feliz lo está el barcelonismo. “Para mí será una experiencia única entrenarle, es el mejor jugador que he visto nunca en un terreno de juego. Espero poder ayudarle en la medida que se pueda a mejorar y a disfrutar de la experiencia”, resolvió. Encontrar a Messi en el césped es la clave y para ello hay que mover el balón. En eso se centró Valverde. “Aquí se trabaja con un denominador común, con un sello. Lo conozco porque he trabajado, pero me tengo que readaptar y mi idea es profundizar en ese estilo”, convino; “sé que pasa por tener un juego colectivo, un juego de medios, que se juega por dentro, que combina… Y el esquema aquí suele ser 4-3-3 y también se maneja con el 3-4-3. Pero no lo considero tan importante porque son movibles como los jugadores. Debemos llevar el control del juego y mandar”. En ningún caso quiso Valverde señalar a su predecesor –“Luis Enrique ha conseguido grandísimas cosas, no se trata de mejorar sino quizá de hacer de otra manera”, aseguró- pero sí que se reafirmó en su idea: “El juego del Barça siempre ha pasado por ser colectivo. Es importante que el equipo esté equilibrado y esté junto. Se trata de encontrar la fórmula para jugar mejor”.

Aterriza al fin Valverde en el Barça, que lo pudo hacer en dos ocasiones antes pero no se fraguó porque en una ocasión el presidente Bartomeu impuso a Martino y en la otra le había dado su palabra al presidente del Athletic de continuar. “No digo que hubo ofertas, pero sí contactos. No es una cosa que lamente. Cuando tomé decisión de continuar Athletic lo hice convencido. Una vez que tomas la decisión no se mira para atrás”, resolvió; “La realidad es que tienen que coincidir los tiempos y los momentos. Como ahora”. Desde el club se escogió a Ernesto, entre otras cosas, porque se le presupone la capacidad de gestionar de maravilla los vestuarios. “¿Egos? Es una cuestión recurrente que utiliza todo el mundo. Es una etiqueta para los jugadores, pero cuando quieres competir a alto nivel, necesitas tener un gran impulso personal para querer ser el mejor. La gente lo ve como un ego desmedido. Pero yo no lo veo así, sino que me voy a encontrar a un grupo de jóvenes que quieren ganar y que están obligados a dar lo mejor de sí mismos”, replicó.

Piropeó a Iniesta (con el que mantendrá una conversación para aclarar su futuro), valoró como buena la plantilla, no renegó de su pasado españolista como es lógico y dijo afrontar con ilusión la Supercopa ante el Madrid. Pero sobre todo valoró la presión que puede sentir, toda vez que el presidente ya advirtió que el objetivo era ganarlo todo. “La exigencia del cargo es muy alta, solo con dar una vuelta en el museo se ve. Pienso en los grandes entrenadores que han pasado por aquí como Cruyff, Vilanova, Guardiola, Luis Enrique… y eso no hace más que acrecentar el reto. Es uno de los mejores retos, no tengo dudas”, señaló. Pero no pareció preocupado: “El ruido mediático en estos clubes es habitual porque hay mucha trascendencia en todo. Y la exposición mediática, sé cómo es. Los entrenadores somos los culpables de las derrotas, pero desde el momento que estoy aquí sentado sé a lo que me enfrento y lo asumo”. Palabras del nuevo técnico del Barça, Ernesto Valverde.

Más información