Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barcelona escoge a Ernesto Valverde

El presidente Bartomeu oficializa la contratación del exentrenador del Athletic por dos años más uno prorrogable

Ernesto Valverde
Ernesto Valverde, en el banquillo del Athletic de Bilbao en el Camp Nou, este mayo. AFP

Era un secreto público hasta que lo oficializó el presidente Josep Maria Bartomeu. “Comencemos por el tema que nos hace más ilusión”, se arrancó, sabiendo que también debería hacer frente a preguntas sobre la acción de responsabilidad ante la junta de Laporta perdida en los juzgados y el encarcelamiento del expresidente Rosell. “Nos hemos reunido esta mañana la pata técnica del club para decidir el nuevo entrenador, que es una apuesta del director deportivo Robert Fernández”, explicó sin mencionar a los demás integrantes de dicha comisión: el vicepresidente deportivo Jordi Mestre, el directivo Javier Bordas, el director de Deportes Profesionales Albert Soler y el director de fútbol, Raül Sanllehí. Así que Bartomeu se lanzó: “El nuevo entrenador será Ernesto Valverde, que vendrá acompañado del segundo Jon Aspiazu y Juan Antonio Pozanco, preparador físico conocido de la casa [Ros, como se le llama, exjugador de la cantera que dejó el balón a los 21 años por un problema coronario]”. El técnico firmará con el Barcelona un contrato de dos años con la opción de prorrogarlo uno más.

Fotos, ajedrez y bicicleta

Siempre ha sido Valverde discreto, lejos de las estridencias y la fanfarria, inclinado hacia la cultura con los libros y con la fotografía como su gran pasión. Pero desde hace un tiempo le ha dado fuerte por el ajedrez —en los viajes con el Athletic era un clásico que jugara largas partidas contra la máquina— y por las excursiones en bici. “Es un tío normal y eso es todo un elogio”, reflexionan desde el Athletic, club que dejó tras cuatro años. “Nos dijo que le daba pena porque siempre dimos el callo y estuvimos cuando lo ha necesitado”, dice el extremo Williams; “se merece todo lo bueno”. Y eso, entiende Ernesto, es el Barça. “Él está muy contento e ilusionado por venir”, resolvió Bartomeu.

Desde el Camp Nou convienen que Valverde ya sabe cómo funciona la casa porque “es un tío válido e inteligente” y aprendió de su paso por el primer equipo como jugador. Y cuentan sus amigos que decidió hacerse entrenador por lo que aprendió con Cruyff de 1988 a 1990, dos cursos en los que solo disputó 22 partidos por las lesiones. Pero quizá sentarse en el banquillo es algo que tenía vocacional desde bien niño, instruido por el padre de Aitor Karanka cuando empezó a darle patadas al balón e influenciado en su momento por Javier Clemente —fue quien le apodó Txingurri (hormiga)—, Irureta y Heynckes. También le marcó José María Amorrortu, que dirigió al Athletic y la Real, pero que después se hizo cargo del futbol base de Lezama, momento en el que compartieron horas y horas de cháchara alrededor del balón. Y todo eso se le ha pegado, tal y como resaltó Bartomeu: “Buscábamos un entrenador que tuviera el perfil Barça, el concepto del juego, alguien al que le gustara el fútbol base y esté dispuesto a trabajar. Tiene conocimiento en gestión de equipos y una filosofía parecida a nosotros. Incluso en su forma de ser. Y es un amante de las nuevas tecnologías”. Aunque no practica el 4-3-3 como se exige en el club, sino que suele utilizar el 4-2-3-1, del mismo modo que tampoco obliga a sacar el balón desde atrás pero sí que gusta de extremos abiertos y veloces.

Tras colgar las botas, Ernesto aceptó formarse como técnico en un cadete del Athletic y ascendió categorías hasta hacer de segundo de Txetxu Rojo en el primer equipo. Aunque luego aceptó ir a la dirección deportiva del Athletic junto a Andoni Zubizarreta que, curiosamente, siendo director deportivo del Barça le llamó en dos ocasiones para ofrecerle el puesto de entrenador, pero no pudo ser porque Bartomeu decidió traer al Tata Martino en una ocasión y en la otra el técnico le dio la palabra al presidente del Athletic de que continuaría y no falló a su compromiso. Pero a la tercera ha llegado la vencida. “No era el único nombre porque Robert hizo una búsqueda tras saber que Luis Enrique no seguiría”, dijo Bartomeu sin citar a Unzue, Koeman, Oscar García y Eusebio como los otros candidatos; “pero sí que ha sido el único que nos ha presentado y hemos estado todos de acuerdo. Creo que llega en el momento adecuado de su carrera”.

La política de comunicación no variará con Valverde porque siempre ha mantenido la distancia con los medios, más por ser reacio a dar su opinión que por un enfrentamiento con los periodistas. Aún se recuerda con sorpresa que en su primer día en el Espanyol advirtió al jefe de prensa: “No voy a coloquios ni a las radios, diarios ni televisiones”. Aunque sí que atendía a entrevistas individualizadas y nunca se negaba a responder una pregunta furtiva sobre temas deportivos.

Valverde será presentado el jueves y Bartomeu le avanzó el objetivo: “Con Luis Enrique hemos ganado nueve títulos en tres años. Ese es el reto, seguir con los éxitos. Esperábamos más en esta temporada, pero ya está hecho el diagnóstico y previstas las soluciones”. La primera era Ernesto.

Más información