Ante Haase, el Nadal imperial

El balear, otra vez firme, resuelve su estreno en la Chatrier por la vía cómoda: 6-1, 6-4 y 6-3 (después de 1h 49m). En la tercera ronda encara a un rival inédito, el georgiano Basilashvili (7-6, 7-6 y 7-6 a Troicki)

Nadal devuelve la bola durante el partido ante Haase.
Nadal devuelve la bola durante el partido ante Haase.BENOIT TESSIER (REUTERS)

En menos de un cuarto de hora, Robin Haase ya jadeaba, y en media vuelta de reloj, ya había cedido el primer parcial. El holandés padeció lo que estos últimos dos meses ya han padecido tantos otros: Rafael Nadal, si no en estado puro, muy cerca de ello. No afloja un milímetro ni el paso el español, que en su segunda comparecencia en Roland Garros, la primera este año en la Chatrier, su Chatrier, volvió a dejar claro que para sacarlo de ahí va hacer falta algo más que ganas y buena voluntad. Ahora mismo, en París, no se le advierte mayor rival que él mismo o su cuerpo. Desde luego no Haase, con aspecto de muy buen tipo pero despachado en 1h 49m: 6-1, 6-4 y 6-3.

Más información
Verdasco apaga al fenómeno Zverev
Feliciano López, de grande en grande

No afloja Nadal. Ya lo dice uno de sus técnicos, Carlos Moyá: “A veces tenemos que decirle que pare en los entrenamientos”. No entiende otra vía el de Manacor, que este miércoles regresaba a su pista fetiche –aunque se siente más cómodo la Suzanne Lenglen– después de un año. Para ser exactos, no jugaba en su pequeño reino parisino desde el 27 de mayo de 2016, cuando sometió a Facundo Bagnis y alcanzó su triunfo 200 en los Grand Slams. El resto, ya se sabe y se ha contado: la muñeca, el parón, el oro olímpico en dobles y una pretemporada a destajo; después, seis finales, tres títulos en tierra y los excelentes biorritmos de la actualidad.

No admite réplica Nadal ahora. No hasta ahora, al menos. Solo Dominic Thiem ha conseguido batirle esta temporada sobre arcilla (Roma) y progresa en París como un carro de combate. Despachó a Benoit Paire sin apuro alguno en el estreno y este miércoles de una forma muy similar a Haase, jugador de su quinta, 46 en el listado de la ATP. Lo dicho al principio: le puso buena voluntad el hombre, de la misma quinta que Nadal, pero solo se soltó un poco cuando el balear ya le había dado un garrotazo en la primera manga, resuelta en un santiamén.

Jeu, Nadal, se oye estos días en la megafonía de Roland Garros. Un juego, otro, otro, otro y otro… El público de la Chatrier, entre 20º agradables y algo de brisa, hacía la ola. Lleno para el espectáculo, como siempre. Y el español a lo suyo, sólido en todas las vertientes del juego y puliendo esa derecha y el saque (85% de puntos con segundos) para dominar. Haase colaboró lo suyo, porque al holandés no le falta tenis y le propuso un partido con ritmo y peloteo, que en el fondo es lo mejor a estas alturas para ir cogiendo rodaje y llegar a punto a las estaciones definitivas de la segunda semana.

Nadal, siempre cauto, recela de mirar más allá del día a día y el partido a partido. Liquidó a Haase sin sobresaltos, por la vía imperial (33 ganadores y sin conceder una sola bola de break), y se encontrará en la tercera ronda del torneo con el georgiano Nikoloz Basilashvili (7-6, 7-6 y 7-6 a Viktor Troicki). La ficha dice que tiene 25 años, está en el peldaño 63 del ranking y todavía no se ha medido a Nadal. Y los números de este lo dicen todo: este año, 19-1 en tierra batida; en Roland Garros, 74-2. Jeu, Nadal, Jeu, Nadal, Jeu, Nadal…

RESULTADOS. MIÉRCOLES 31

CUADRO MASCULINO:Rafael Nadal, 6-1, 6-4 y 6-3 a Robin Haase; Pablo Carreño, 7-5, 6-4, 4-6 y 6-0 a Taro Daniel; Roberto Bautista, 6-3, 3-6, 6-3 y 6-2 a Mikhail Kukushkin; Albert Ramos, 6-2, 6-1 y 6-1 a Benjamin Bonzi; Guillermo García-López, 7-5, 6-4 y 7-5 a Marco Trungelliti; Grigor Dimitrov, 6-3, 6-4 y 7-5 a Tommy Robredo; Novak Djokovic, 6-1, 6-4 y 6-3 a Joao Sousa; Dominic Thiem, 7-5, 6-1 y 6-3 a Simone Bolelli; Renzo Olivo, 7-5, 6-4, 6-7 y 6-4.

CUADRO FEMENINO: Garbiñe Muguruza, 6-7, 6-4 y 6-2 a Anett Kontaveit; Venus Williams, 6-3 y 6-1 a Kurumi Nara; Kristina Mladenovic, 6-2 y 6-3 a Sara Errani; Ons Jabeur, 6-4 y 6-3 a Dominika Cibulkova; Bethanie Mattek-Sands, doble 7-6 a Petra Kvitova; Caroline Wozniaki, doble 6-0 a Francoise Abanda.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS