Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wilander: “El tenis en tierra es como jugar al ajedrez”

El sueco, ganador de siete grandes y exnúmero uno, dejó en 1982 una huella inolvidable en la Chatrier, con solo 17 años. Habla sobre sus memorias en París, el favoritismo de Nadal y el declive de Djokovic

Mats Wilander, en la pista Philippe Chatrier de Roland Garros.
Mats Wilander, en la pista Philippe Chatrier de Roland Garros. CORDON

Mats Wilander (Växjö, Suecia; 52 años) no solo elevó siete Grand Slams y defendió el número uno, sino que además dejó un gesto inolvidable en París. Era el 4 de junio de 1982 y el sueco, entonces 17 años, se jugaba una plaza en la final contra José Luis Clerc. El argentino apuró en un golpe y el juez de línea cantó la bola fuera; en consecuencia, victoria para Wilander. Sin embargo, mientras su rival protestaba y el público lo celebraba, el sueco rectificó la decisión e instó al árbitro Jacques Dorfman a repetir el punto. “No podía ganar así”, expresó entonces. Luego batió a Guillermo Vilas y festejó su primer gran título, uno de los tres que conquistó en la Chatrier.

Hoy día, Wilander ya no empuña una raqueta, sino un micrófono. Conduce el programa Game, Set and Mats y estos días analiza todo lo que ocurre en Roland Garros para Eurosport, canal que emitirá 250 horas de cobertura en directo. También hace un hueco en su agenda para departir telefónicamente con varios medios internacionales, entre ellos EL PAÍS.

Pregunta. ¿Qué recuerdos tiene de París?

Respuesta. Recuerdo sobre todo haber estado muchas horas en la pista, porque los puntos son muy largos, juegas a cinco sets... Puedes haber estado perdiendo durante una hora y de repente volver a estar en el partido si modificas tu estilo de juego, puedes perder tu servicio pero luego recuperarlo... Yo nunca estaba demasiado preocupado de perder porque sabía que los partidos iban a ser casi siempre largos. Aquí tienes tiempo de reaccionar.

P. ¿Era su torneo favorito?

R. Lo fue al principio, porque yo tenía un estilo que se adaptaba bien y crecí sobre la arena; de hecho, mi primer éxito fue sobre arena. Vencí a los mejores del mundo pronto porque jugué contra ellos en tierra. Me crié viendo a Bjorn Borg ganando títulos en Roland Garros... Fue mi torneo favorito los primeros cuatro o cinco años, pero luego eso cambió un poco. De repente, el Open de Australia [allí tambien ganó tres trofeos] pasó a ser mi preferido. Todo depende de cómo te sientas y cómo se adapte tu estilo a la superficie.

Crecí sobre arena y me crié viendo a Borg ganando títulos

P. Y ahora, como comentarista, ¿con qué grande se queda?

R. Con el que más disfruto es con Roland Garros. Los torneos en tierra son los más interesantes por cómo se mueven los jugadores. No vas a aburrirte con ellos. Cuando yo jugaba tal vez había algunos partidos aburridos en tierra, pero ahora no. Hoy día tantos los hombres como las mujeres le pegan duro a la bola y los partidos acaban convirtiéndose en una partida de ajedrez. Esto requiere de un gran esfuerzo físico y mental, y eso siempre contribuye al espectáculo.

P. ¿Imagina este año a otro ganador que no sea Rafael Nadal?

R. No, no puedo. Quizá pueda perder contra alguno de esos jugadores peligrosos que están jugando realmente bien, como Fabio Fognini, pero vencerle a Rafa...Va a ser muy complicado. Tal vez Kyrgios pueda ganarle, o algún otro que pueda tener un buen día, pero... Si no ganase Rafa, entonces mi elegido sería Wawrinka; no ha jugado muy bien últimamente, pero le gusta Roland Garros y tiene la experiencia de haber triunfado antes. Thiem tiene una gran oportunidad y ahí están Djokovic y Murray, pero estos últimos han bajado...

Nadal, durante su estreno en la pista Suzanne Lenglen. ampliar foto
Nadal, durante su estreno en la pista Suzanne Lenglen. AFP

P. ¿Le sorprende la recuperación de Nadal?

R. No estoy sorprendido del todo. Él siempre ha sido el mejor sobre tierra y uno de los mejores desde que comenzó su carrera. Federer sería la amenaza para él, pero este año no juega aquí; creo que en cuestión de juego Roger es el único que puede superarle. No creo que Nadal sea necesariamente más fuerte este año que el pasado, pero sí mejor jugador, como Federer. Ahora, ellos comprenden mejor el juego. Físicamente estás más fuerte porque mentalmente eres más fuerte. Ambos disfrutan y no parece que se hayan cansado de ganar, porque su intensidad es realmente elevada. No me sorprende que Rafa esté bien otra vez, pero si estoy sorprendido por sus éxitos: no sé cómo alguien puede ganar 10 veces en Montecarlo o Barcelona. ¡Eso es algo casi tan impactante como ganar nueve títulos en París!

P. ¿Cree que algún día se batirán todos esos récords?

R. No, no creo que vaya a romperse ese récord, ni el de los siete de Roger y Sampras en Wimbledon o los nueve de Navratilova... Viendo por dónde va el tenis creo que va a ser muy complicado encontrar a alguien tan dominante en una superficie concreta. No volverá a ocurrir otra vez. No creo que vaya a haber otro Federer que gane 18 grandes ni nadie que gane nueve veces en París... Hemos tenido a dos deportistas muy especiales; Djokovic ha sido excepcional y está cerca, pero Federer y Nadal son extremadamente especiales. Deberíamos disfrutar mientras ellos estén jugando.

Este año no puedo imaginar otro campeón que no sea Rafa Nadal

P. ¿Qué le ocurre a Djokovic? ¿Volverá a ser el ganador de antes?

R. No lo sé, es difícil responder a esta pregunta. Es necesario que Novak dé unos cuantos pasos antes de regresar a lo más alto. Obviamente él tiene un juego tan completo en todas las superficies... Él puede ganar cualquier torneo y en cualquier superficie. Ahora solo necesita tener paciencia y de aquí a un año seguro que tiene otra oportunidad de volver a ser el número uno. Debe jugar con una intensidad muy alta y también necesita ganar algún partido igualado contra los mejores para recuperar la confianza. Incluso aunque no gane grandes torneos es importante que mantenga la intensidad. Él puede volver a ser el número uno, pero es difícil pronosticar cuánto tardará. Tal vez medio año, o un año, no estoy seguro.

P. ¿En qué medida le puede ayudar un técnico como Agassi?

R. No creo que el hecho de tener un super-coach vaya a afectarle demasiado a Novak. Todo dependerá de su mentalidad. Está casado, va a tener un segundo hijo y la gente cambia... Solo él sabe lo que quiere hacer. Yo creo que necesita recuperar la intensidad y sé que está intentándolo. No creo que un super-coach, o como quiera llamarlo la gente, vaya a marcar una gran diferencia en su juego.

P. ¿Y cuál es su pronóstico para el cuadro femenino?

R. Es una pregunta extremadamente difícil de responder. Tal vez Simona Halep sea una de las favoritas, porque ganó en Madrid y está jugando muy bien, aunque nunca ha ganado un Grand Slam... También está Angelique Kerber, pero al ser en tierra no estoy seguro. Tal vez pueda ser alguna joven como Daria Kasatkina o bien Carla Suárez, no lo sé. Quizá Garbiñe Muguruza o Karolina Pliskova si juegan bien... Creo que el torneo femenino está completamente abierto, no veo una aspirante clara. Tan solo debemos sentarnos y disfrutar de ello.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información