Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Creando al ‘Khedira de la Juve’

El centrocampista ha recuperado el juego que le hizo despuntar con Alemania y fichar por el Madrid

Khedira lucha por el balón ante Jose Sosa, del Milán.
Khedira lucha por el balón ante Jose Sosa, del Milán. EFE

Sami Khedira (Stuttgart, 30 años) abandonó el Real Madrid en verano de 2015 después de cinco temporadas. “Me voy, pero voy a echar de menos este club, a todo el cuerpo técnico y a mis inmejorables compañeros. Chicos, ha sido un placer”, publicó en su cuenta de Instagram.

El Madrid lo fichó en 2010 por 18 millones de euros tras despuntar en el Stuttgart y brillar con la selección de Alemania en el Mundial de 2010. Semejante despliegue físico no pasó desapercibido para los ojeadores del Madrid, que vieron en Khedira a ese futbolista capaz de sostener por sí mismo el centro del campo. Junto a él llegó también Mesut Özil, otra de las perlas alemanas, jugador con el que había demostrado una gran sintonía a lo largo del torneo. Sin embargo, ambos acabarían marchándose del Bernabéu por la puerta de atrás. En el caso de Khedira porque su predisposición a las lesiones levantó cierto recelo acerca de su profesionalidad. En total permaneció 350 días de baja, que le llevaron a perderse 79 partidos.

Recuperado de su última dolencia —sufrió un pinchazo en la parte posterior del muslo izquierdo durante la vuelta de las semifinales de Champions ante el Mónaco—, Khedira apunta a titular en la final de Cardiff. “El Madrid se cree favorito pero saldremos a la par”, advirtió recientemente, demostrando esa seguridad en sí mismo de la que todos sus compañeros hablan.

Desde que firmó por la Juve hace dos temporadas —llegó libre al negarse a renovar con el Madrid—, el alemán ha vuelto a ser el que era gracias a que el ecosistema defensivo del equipo de Allegri no coarta esa naturaleza ofensiva que desprende su juego. En el momento de su llegada a España, Khedira representaba una de las figuras futbolísticas al alza, la del box to box, denominación inglesa para el llamado centrocampista trabajador pero con llegada, tan típica en la Premier League.

Factoría alemana

Observar en un cuerpo tan potente (189 centímetros y 80 kilos) semejante despliegue físico y una coordinación y comprensión del juego ofensivo tan preciso llevó al Madrid a apostar por un futbolista que recuperase la figura del mediocentro total. Una estela que recordaba a los Stielike, Matthäus o Sammer que tan bien representaban la producción alemana en esa demarcación.

Khedira junto a Alves durante un entrenamiento con la Juve. ampliar foto
Khedira junto a Alves durante un entrenamiento con la Juve. AFP

Sin embargo, su encaje en el equipo al costado de Xabi Alonso en el 4-2-3-1 que implementaba José Mourinho le cortó las alas en ataque. “En Alemania tengo más libertad, pero es normal. Aquí tenemos cuatro jugadores maravillosos que sólo atacan [Di María, Özil, Cristiano y Benzema] y no tiene sentido que me sume al ataque continuamente. No creo que sea mejor el Khedira de Alemania, creo que es diferente”, reconoció entonces.

“No conozco a nadie que sea mejor en su posición”, llegó a decir el técnico portugués ante las primeras críticas. Lo cierto es que al futbolista alemán siempre ha demostrado una sintonía especial con Mourinho y debió quedársele grabada aquella sentencia según reflejó en una entrevista publicada en este periódico en marzo de este año. “No hay tantos jugadores mejores que yo”, aseguró.

Lo cierto es que sus números en la Juve superan a los obtenidos en Alemania y España en cuanto a presencia en el campo y anotación. “Nunca había jugado tanto”, confesó hace poco, y es cierto. Con 3.746 minutos repartidos en 45 partidos este curso, solo en la 2012-2013 con el Madrid estuvo cerca de esos registros —3.253 en 44 apariciones—, y con cinco goles mejora los cuatro de entonces. Khedira ha recuperado esa condición de futbolista referencial en el centro del campo.

Ahora ante el Madrid podrá desdecir a su anterior reflejo. Podrá presentar al Khedira de la Juve, su tercera versión, que está mucho más cerca de la primera.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.