Hamilton menosprecia las 500 Millas

El británico pone en duda el nivel de competitividad de una carrera en la que un novato como Alonso arrancará el quinto

Lewis Hamilton en el circuito de Montecarlo.
Lewis Hamilton en el circuito de Montecarlo. PASCAL GUYOT (AFP)
Más información

Lewis Hamilton dejó muy claro desde Mónaco qué opina del reto que Fernando Alonso afrontará este domingo al tomar parte en las 500 Millas de Indianápolis. “He echado un vistazo a la cronometrada y, sinceramente (se ríe a carcajadas), que Fernando se coloque el quinto en su primera participación dice mucho del nivel de la Indy”, soltó el británico en una entrevista concedida a L’Equipe. “Los grandes pilotos, si no logran vencer en F-1 buscan ganar en otros lados. Pero verle situarse el quinto, compitiendo con gente que corre allí durante todo el año, pues no sé”, ironizó el buque insignia de Mercedes, el integrante más popular de la parrilla según la encuesta global realizada por Motorsport Network a una muestra de más de 155.000 aficionados, y cuyos resultados se presentaron este viernes. Según este estudio, Hamilton es la cara más visible de este certamen, y sus niveles de seguimiento se asemejan a los que en su época tenía Michael Schumacher.

La pomposidad del corredor de Tewin encaja perfectamente en un campeonato elitista hasta el extremo, tanto por las cantidades de dinero que circulan en él como por las compañías involucradas y su impacto. El segundo lugar de este ranking lo ocupa precisamente Alonso, que recibió un 18,3 % de los votos, un 2,4% menos que su ex compañero en McLaren (2007), mientras que la tercera posición es para Kimi Raikkonen, con un 14,3%.

Aunque una comparativa directa entre la F-1 y la Indy siempre dejaría elementos importantes en el tintero, lo cierto es que el discurso de Hamilton puede tener parte de verdad. Aunque, evidentemente, para darle total credibilidad a sus palabras, el tricampeón debería desplazarse allí y ponerse a prueba igual que lo está haciendo Alonso. De cualquier forma, hay una serie de argumentos que juegan a su favor, como por ejemplo el hecho de que el actual ganador de las 500 Millas sea Alexander Rossi, un norteamericano de 25 años que pasó sin pena ni gloria por el paddock del Mundial –en 2015 disputó cinco grandes premios con Marussia sin lograr ningún punto– y que se impuso en su debut en la mítica prueba americana.

En la F-1, el componente político y geoestratégico juega un papel mucho más determinante que en la Indy. O sea, que el mejor piloto nunca ganará con un coche que no se lo permita, mientras que en el certamen americano la igualdad mecánica es mucho mayor. De cualquier forma, también hay diferencias entre las mejores escuderías o las más profesionales, y las que lo son menos. Por ejemplo: Andretti, la estructura que cobija al asturiano, pasa por ser una de las más experimentadas, circunstancia que viene avalada por el hecho de que tres de sus coches vayan a ocupar la mitad de las plazas de las dos primeras líneas en el momento de la arrancada. Por lo demás, el presupuesto de los mejores equipos de Indy rondan los 15 millones de euros por temporada completa en base a dos coches, eso supone una cifra diez veces menor de lo que se gasta un equipo de F-1 de media tabla, por no hablar del dineral que invirtieron en 2016 Mercedes (497 millones de euros), Ferrari (472 millones), McLaren (451 millones) o Red Bull (429 millones), según los datos publicados por Business Book F1.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción