Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristiano Ronaldo, de triplete en triplete

El portugués, que aceptó descansar para llegar fresco al tramo final de temporada, vuelve

a anotar un ‘hat-trick’, como contra el Bayern y como en Liga en el Calderón

Cristiano celebra junto a Lucas su tercer gol contra el Atlético. Ampliar foto
Cristiano celebra junto a Lucas su tercer gol contra el Atlético. AFP

Lo que ha pasado, pasó. Lo decía Zinedine Zidane en la víspera del derbi. Sin embargo, sigue siendo presente para la hinchada del Madrid, que ayer desplegó un enorme mosaico para recordarle al Atlético lo que había sucedido en las finales de la Champions de Lisboa y Milán. “Decidme qué se siente”, se podía leer, con las orejonas de fondo y el nombre de las dos ciudades en las que los blancos derrotaron al equipo de Simeone. La hinchada no falló a la tradicional convocatoria en la plaza de los Sagrados Corazones, donde, a la espera de la llegada del equipo, Shakira y Simeone eran los protagonistas de los cánticos.

Tampoco falló Cristiano Ronaldo a su cita con el Atlético. El portugués, el máximo goleador de los derbis en la historia del Madrid, anotó ayer su decimonoveno, vigésimo y vigesimoprimer tanto al equipo del Manzanares. Como en la primera vuelta en la Liga, en noviembre en el Calderón. En la segunda, hace un mes, se quedó seco. No así en las noches de Champions, sus noches.

El primero fue un cabezazo dentro del área a pase de Casemiro. Tres veces coreó su nombre el público del Bernabéu. Cristiano, que falló un penalti el sábado contra el Valencia y no es de perdonarse errores, saltó al campo con las ganas de remediarlo. Tardó menos de 10 minutos en hacerlo. Antes, mientras sonaba la música del himno de la Champions, decía que sí con la cabeza. Como si estuviese imaginando la jugada y el devenir de la eliminatoria. Marcó un doblete en Múnich, marcó un triplete en el Bernabéu en la vuelta de los cuartos. Volvió a marcar otro triplete anoche. Lleva 10 en la máxima competición europea. Es el único jugador en la historia de la competición en anotar dos consecutivos en partidos de cruces.

Es, además, su gol número 400 con la camiseta del Madrid. "Quiero felicitar al equipo porque ha estado fenomenal, los goles vienen de un proceso natural, estoy muy contento. Tenemos una buena ventaja, pero esto no está cerrado". declaró el portugués a los micrófonos de Antena3. Y recordó la actuación de Oblak en el partido de Liga en el Bernabéu. "Hemos hecho un partido completo. Recuerdo el derbi de Liga y ya lo merecíamos. Oblak paró mucho ese día, hoy afortunadamente entraron", prosiguió.

Si el primer gol al Atlético fue de nueve puro, el segundo fue de depredador y el tercero de finalizador. Atento a la jugada, se hizo con el balón tras un rechace a disparo de Benzema. Corrió hacia el córner, puño cerrado y la sonrisa de las mejores noches. En el tercero, ajustó el balón que recibió de Lucas Vázquez para rematar desde dentro del área. Aparte de los goles, que pesan lo que 100 rocas en el ánimo del Atlético, Cristiano realizó un partido muy completo. En defensa —en el minuto 42 corrió hasta el banderín del córner del área de Keylor Navas para echar una mano en las coberturas—, y en ataque, donde pareció recuperar si no la rapidez, sí la movilidad que le caracterizaba. Y si los recogepelotas tardaban dos segundos más en darle el balón, exigía más presteza.

Para eso decidió Cristiano aceptar el plan de rotaciones que le dibujó Zidane a principio de temporada: para estar fresco en el tramo final de la competición, cuando se juegan los títulos. Para evitar llegar sobrecargado y con músculos y cartílagos desgastados como siempre le solía ocurrir en las últimas semanas de competición.

Ya lo reconoció tras sus dos goles contra el Bayern en Múnich: “He hecho un cambio radical. En los últimos 4-5 años he llegado siempre al límite, este me he preparado para estar bien en los dos últimos meses. Me siento más fresco”. Clave en la eliminatoria de cuartos contra el Bayern, lo volvió a ser anoche en la ida de las semifinales contra el rival que más suele incomodar al Real Madrid. "No sé si es sólo por el descanso que esté como está, porque Cristiano el gol lo tiene. Es único. Lo de que se haya ido dosificando es importante, eso seguro, él sabe que de vez en cuando tiene que hacerlo con todos los partidos que juega y que ha jugado estos años", explicó anoche Zidane con el sonido del Bernabéu todavía muy presente. 

“Así, así, así gana el Madrid”, empezó a corear el Bernabéu en el minuto 88. “Cómo no te voy a querer, cómo no te voy a querer, si fuiste campeón de Europa por undécima vez”, sonó atronador cuando el árbitro pitó el final. El equipo de Zidane hizo lo que quiso con el Atlético.

La única nota negativa para los blancos fue la lesión de Carvajal. En San Siro también se tiró al suelo pegando puñetazos al césped porque sabía que se había roto. Salió entre lágrimas. Anoche volvió a pegar puñetazos y se marchó por unas molestias en la parte posterior del muslo derecho. Su sustituto, Nacho, cubrió la banda a la perfección.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información