Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pérez de Vargas mete al Barça en la Final Four de balonmano

Las paradas del portero azulgrana y la eficacia de Valero y Tomàs facilitan la remontada ante el Kiel (23-18)

Pérez de Vargas, ante Edberg. Ampliar foto
Pérez de Vargas, ante Edberg. EFE

El Barcelona volvió a superarse en el Palau Blaugrana y logró la gesta que necesitaba, remontar dos goles a un rival tan duro de pelar como es el Kiel, para regresar a la gran cita del balonmano mundial. El Barça venció por 23-18 y superó así el 28-26 adverso de la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones.

El equipo de Xavi Pascual volverá a competir en la Final Four, el 3 y el 4 de junio en el Lanxess Arena de Colonia. La pasada campaña faltó a la cita al caer en cuartos de final, precisamente ante el Kiel. Pero en esta ocasión el equipo azulgrana cuadró una actuación sobresaliente, con una defensa de hierro, y un puntal, su portero Gonzalo Pérez de Vargas.

BARCELONA, 23; KIEL, 18

Barcelona Lassa: Pérez de Vargas (Ristovski), Víctor

Tomás (4), Enterríos (1), Sorhaindo (1), Rivera (7, 3 d.p.), N'Guessan (1),

Syprzak (2), Mem (1), Ariño (1), Morros, Jicha, Jallouz, Lazarov (3),

y Noddesbo (2).

THW Kiel: Landin (Wolff); Toft Hansen, Weinhold (1), Dissinger, Wiencek (1), Ekberg (4, 1 d.p.), Dahmke, Brozovic (2), Vujin (4, 2 d.p.), Bilyk (2), Nilsson (2), Lackovic (1) y Santos (1).

Árbitros: Jurinovi y Mrvic (Coracia).

Parciales, cada diez minutos: 6-3, 9-6 y 13-9. Segunda parte: 16-11, 19-15 y 23-18.

Palau Blaugrana. 7.083 espectadores. 28-26 para el Kiel en la ida. El Barcelona, con un global de 49-46, se clasifica para la Final Four.

Pérez de Vargas, que jugó el partido de ida tras recuperarse en un tiempo récord de la operación de una fractura del dedo meñique a la que fue sometido el 13 de abril, cuajó en el Palau una actuación impresionante. Detuvo 21 de los 37 lanzamientos de los jugadores alemanes. Fue un valladar, con un 57% de acierto en sus intervenciones. En cambio, Landin, el guardameta alemán, paró nueve de los 28 lanzamientos de los jugadores del Barcelona, con un 32% de eficacia.

Valero Rivera, casi siempre por el extremo izquierdo y también en los lanzamientos de penaltis, y Víctor Tomàs, por el extremo derecho, fueron los principales ejecutores del Barça. Valero sumó siete tantos y Tomàs, cuatro.

El Barcelona llevó la batuta todo el tiempo, pero durante muchas fases, con ventajas exiguas que acertó a administrar siempre sin permitir que el Kiel cogiera un ritmo ofensivo suficiente para igualar. El equipo azulgrana apretó el acelerador al inicio del segundo periodo. Llegó a situarse con cinco tantos de ventaja (15-10), pero el Kiel volvió a carga y redujo diferencias (16-13). La defensa del Barcelona redujo los daños que causaron los mejores realizadores del Kiel, Vujin, que se quedó en cuatro tantos cuando en la ida había anotado diez, y Ekberg, que en Kiel anotó seis y en el Palau se quedó en cuatro.

El Barcelona se clasificó para su sexta Final Four, pero de hecho buscará en Colonia su décima Copa de Europa. La última la consiguió en 2015 tras vencer en la final al Veszprem. La Final Four en esta ocasión no contará con ningún equipo alemán. Los otros tres clasificados son el Vardar, el París Saint Germain y el vencedor del Veszprem-Montpellier que se disputa este domingo.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información