Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Leicester recupera el espíritu de Ranieri en el primer partido sin el italiano

Los 'foxes' baten al Liverpool con dos goles de Vardy y uno de Drinkwater, y escapan de los puestos de descenso

Vardy marca de cabeza su segundo gol.
Vardy marca de cabeza su segundo gol. Getty

El Leicester logró escapar de los puestos de descenso tras imponerse este lunes por 3-1 al Liverpool, en un encuentro en el que los foxes recuperaron el espíritu que les llevó a proclamarse el pasado año campeones de Liga de la mano de Claudio Ranieri, en el primer partido sin el técnico italiano en el banquillo. La traumática destitución del preparador transalpino, que fue despedido el pasado jueves, nueve meses después de llevar al Leicester a su primer título de Liga, pareció hacer reaccionar definitivamente a un equipo, que contaba por derrotas todos sus partidos ligueros en 2017.

Leicester

4-4-2 (D.P.)

Craig Shakespeare

1

Schmeichel

17

Simpson

5

Morgan

6

Huth

28

Fuchs

4

1 goles Gol

Drinkwater

25

Onyinye Ndidi

9

2 goles Gol Gol

Vardy

26

Cambio Sale Gray

Mahrez

11

Cambio Sale Ben Chilwell

Albrighton

20

Cambio Sale Amartey

Okazaki

22

Mignolet

2

Clyne

32

Matip

7

Milner

23

Emre Can

5

Wijnaldum

11

Roberto Firmino

10

1 goles Gol

Coutinho

21

Cambio Sale Ben Woodburn

Lucas Leiva

20

Cambio Sale Divock Origi

Lallana

19

Cambio Sale Alberto Moreno

Mane

Liverpool

4-3-3

Jürgen Klopp

Espoleados por las críticas de una afición, que como se vio en algunas de las pancartas exhibidas antes del inicio del encuentro no dudó en acusar a los jugadores de propiciar la caída de Ranieri, los futbolistas del Leicester recuperaron la versión que les hizo campeones.Intensos en la presión, punzante a balón parado y sólidos en la retaguardia, el Leicester recordó hoy al conjunto que bajo la dirección del preparador italiano se ganó la simpatía de aficionados de todo el mundo con su triunfo en la Premier League.

El Leicester recuperó, incluso, la mejor versión de su gran estrella, el delantero Jamie Vardy, que firmó dos de los tres tantos de los foxes, un equipo que no había sido capaz de anotar ni un solo gol en sus seis últimos encuentros ligueros. Una metamorfosis que llegó en el momento en el que el Leicester se aferró a la esencia del estilo Ranieri, una forma de entender el juego y, sobre todo, una forma de entender el compromiso dentro del campo, que había desaparecido por completo en los últimos partidos con el italiano en el banquillo.

Valores que logró recuperar su sustituto, el eventual Craig Shakespeare, empezando por la alineación, la misma que se podía recita el pasado año de memoria con la excepción del centrocampista N'Golo Kanté, traspasado el verano al Chelsea. Un once que superó desde el inicio con claridad a un Liverpool, que por momentos, pareció seguir en la concentración que los de Jurgen Klopp han realizado en las últimas dos semanas en La Manga del Mar Menor en España.

Circunstancia que no desaprovechó el Leicester para llegar una y otra vez con peligro al área rival con los larguísimos saques de banda del Christian Fuchs y los balones largos en busca de Vardy, que se convirtió en una pesadilla constante para el hoy central Lucas Leiva. Precisamente en un balón largo de Marc Albrighton a los 28 minutos llegó el primer gol del Leicester, obra de Vardy que superó por velocidad a los centrales del Liverpool para plantarse solo en el área y batir (1-0) a Mignolet.

Una ventaja que los locales doblaron once minutos más tarde, en el 39, con una soberbia volea desde fuera del área de Daniel Drinkwater, que no desaprovechó un balón rechazado por la zaga visitante tras el enésimo saque de banda de Fuchs para firmar el 2-0. Dos tantos que no aplacaron la ambición del Leicester, que sentenció definitivamente la contienda al cuarto de hora de la segunda mitad, con un nuevo gol de Jamie Vardy, que cabeceo a las redes (3-0) un centro desde la banda izquierda del austríaco Fuchs.

Un contundente marcador que hizo ya inútil el posterior tanto del brasileño Coutinho para un Liverpool, que pese que a que dominó en el tramo final del choque, no pudo evitar la derrota (3-1) ante el renacido Leicester, que privó a los "reds" de auparse a la tercera plaza de la clasificación.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información